En su propio jugo

 

opinion

 

Según artículos publicados en prensa, el presidente Barack Obama ha decidido dejar que Binyamin Netanyahu y Mahmoud Abbas ‘‘se cocinen en su propio jugo’’.

Eso suena justo.

Estados Unidos se ha esforzado mucho para que Israel y Palestina hagan las paces. El pobre John Kerry ha dedicado casi todas sus considerables energías a conseguir que ambas partes se reúnan, hablen, lleguen a acuerdos.

Después de nueve meses, descubrió que todo el asunto era un embarazo falso. No había bebé, ni siquiera feto. Nada en absoluto.

Así que se puede justificar a los líderes estadounidenses por estar enfadados. Enfadados con ambas partes. Ninguna de las dos ha mostrado disposición alguna por sacrificar sus intereses para hacerle un favor a Obama o a Kerry. Qué desagradecidas son esa gente de Oriente Medio.

Así que parece que la reacción está justificada. ¿No queréis cumplir nuestros deseos? Iros al infierno. Ambos.

La palabra importante en estas frases es ‘‘ambos’’.

Lo que pasa es que ‘‘ambos’’ se basa en una mentira.

Al decir que ‘‘ambos’’ deberían cocinarse en su propio jugo, uno asume que ambos son iguales

Cuando uno dice que ‘‘ambos’’ no se comportaron como se esperaba, que ‘‘ambos’’ no tomaron las ‘‘decisiones difíciles que eran necesarias’’, que ‘‘ambos’’ deberían cocinarse en su propio jugo, uno asume consciente o inconscientemente que ambos son iguales. Nada está más lejos de la verdad.

Israel es enormemente más poderoso que Palestina en todos los aspectos materiales. El primero parece un elegante rascacielos estadounidense, y la segunda una chabola de madera en ruinas.

Palestina está ocupada por la otra mitad del ‘‘ambos’’. Los palestinos están privados de todos los derechos humanos y civiles básicos. La renta media en Israel es veinte veces mayor que en Palestina. No un 20 por ciento más, sino un impactante 2.000 por ciento más. En términos militares, Israel es una potencia regional, y en algunos aspectos una potencia mundial.

Teniendo en cuenta esta realidad, hablar de ‘‘ambos’’ supone en el mejor de los casos ser un ignorante, y en el peor ser un cínico.

El hecho en sí de presentar esta imagen de ‘‘ambos’’ es equivalente a aceptar la narrativa israelí.

¿Qué significa para cada parte de ‘‘ambos’’ cocinarse en su propio jugo?

Para Israel, significa que puede seguir construyendo nuevos asentamientos en la tierra árabe de la Cisjordania ocupada sin que haya ninguna intromisión extranjera. Puede hacer que la vida en Cisjordania y en la Franja de Gaza sea todavía más dura, con la esperanza de que más y más palestinos prefieran irse. Las tropas en territorio ocupado asesinan arbitrariamente a civiles cada pocos días.

Israel puede cocinarse alegremente cuando Estados Unidos sigue pagando su tributo anual de 3.000 millones

Algunos de nosotros nos damos cuenta que este camino está llevando a un desastre en forma de Estado binacional, en el que una minoría judía gobernará a una mayoría árabe que no deja de crecer, y está privada de todos sus derechos. Eso se llama apartheid. Pero la mayoría de los israelíes no lo ven.

Los israelíes están felices, y esta semana más que nunca. En una repetición moderna de la historia bíblica de David y Goliat, el equipo de baloncesto Maccabi Tel Aviv se hizo con el campeonato europeo al vencerle al fantástico equipo del Real Madrid. El orgullo nacional se ha elevado a altitudes olímpicas. (El presidente Peres y el primer ministro Netanyahu protagonizaron una carrera infantil al intentar arrimarse al equipo ganador durante su camino hacia la recepción multitudinaria que les esperaba en la Plaza Rabin, para así disfrutar de la gloria ajena).

Así que Israel puede cocinarse alegremente, y aún más cuando Estados Unidos nos sigue pagando su tributo anual de tres mil millones de dólares, nos proporciona armamento y usa su poder de veto en Naciones Unidas para protegernos de la censura internacional.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

En su propio jugo
 
 

5 comentarios

 
 

Deja un comentario