José Luis Cuesta

Vivir bajo la ocupación

 
Soldados israelies en los tejados en una calle del  mercado de la ciudad vieja de Hebron.Una mujer palestina accede a la Explanada de las Mezquitas, controlada por tropas israelíes.Ciudadanos palestinos pasan ante soldados israelíes en una calle de Jerusalen Este, ciudad ocupada.Soldados israelies en el techo del mercado de la ciudad vieja de Hebron, cada vez más paralizado.Colonos judios recorren Jerusalen Este, cantando canciones contra 'los arabes' la noche del shabat.Enfrentamientos entre palestinos y ejército israelí frente al muro que divide la ciudad de Belen.Un anciano palestino cruza un checkpoint israeli en mitad de una calle de la ciudad vieja de Hebron.Enfrentamiento entre palestinos y fuerzas de ocupación israelíes en  el checkpoint de Bayt Furik, Nablus.Palestinos en un checkpoint militar israeli en mitad de una calle de la ciudad vieja de Hebron.Soldados israelíes escoltan a unos judíos ortodoxos en la Explanada de las Mezquitas, entre protestas.Las redes sobre la calle acumulan los objetos que arrojan los colonos judios de Hebrón desde sus ventanas.Soldados israelíes avanzan hacia Nablus para enfrentarse a una protesta palestina.Judios ortodoxos en la parte arabe de la ciudad vieja de Jerusalén, bajo control del ejercito israelí.Jovenes palestinos se enfrentan a tropas israelíes en Belen.Una colona pasea por el asentamiento judio en Hebron, edificado en el lugar de un antiguo mercado.Soldados israelíes en la Explanada de las Mezquitas donde unas palestinas charlan ignorandoles.Patrulla militar israelí en un asentamiento judío en el centro de la ciudad de Hebron. Un grupo de palestinos evacua a un niño herido por los soldados israelíes en Nablus.

De qué hablamos cuando hablamos de ocupación

Palestina, tierra manoseada desde los romanos a los británicos, rincón espinoso donde pelear por los santos lugares, las salidas a mar, las rutas a Oriente. Su mapa cambiante tiene vieja memoria de lo que es la ocupación, entendida a la antigua, víctima de los imperios y del colonialismo. Lo sangrante es que hoy, en el siglo XXI, sigue sabiendo de ella, de la violación persistente de su territorio y las gentes que lo habitan, como ningún otro lugar del planeta.

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

José Luis Cuesta

@joseluiscuesta

Fotógrafo (Madrid, 1959). Fotoperiodista profesional desde 1988, Cuesta ha recorrido America...

Vivir bajo la ocupación

Porque no hay otra situación comparable: tres territorios de la mano del diablo, sin continuidad, sometidos a la presión constante del Ejército israelí, desconectados y, cada uno a su manera, convertido en un gueto. Gaza con su bloqueo, Cisjordania con sus checkpoints y su muro, Jerusalén Este con el miedo a la mezcla, más aún ahora, tras la guerra del verano, cuando los árabes se ocultan para no ser vejados, insultados, hasta apaleados.

La partición de la Palestina histórica contemplada en una resolución de la ONU de 1947 creó dos estados, Israel y Palestina. Pero lo que había sobre el papel se borró con la guerra. Más batallas, en 1967 y 1973, afianzaron el modelo actual de separación territorial, de lejanía entre hermanos, culturas, vida. Hoy el Gobierno palestino del débil presidente Mahmud Abbas se conforma con ser soberano sobre la tierra previa a las invasiones de la Guerra de los Seis Días.

A algunos les parece un premio de consolación. A otros, un lujo en comparación con la situación actual: 600.000 colonos israelíes residiendo ilegalmente entre Jerusalén Oriental y Cisjordania; la futura capital del estado unificada con el oeste israelí, gobernada por israelíes y troceada por los colonos; el 62% de Cisjordania catalogado como área C, y por tanto bajo pleno control civil y militar israelí; casi 500 checkpoints permanentes o temporales en los que se generan colas interminables y donde la seguridad es la palabra mágica que supera a la dignidad y al respeto; un muro de hormigón y alambre con más de 700 kilómetros que es ilegal según la Justicia internacional; un juego de presiones y cesiones para lograr un permiso de salida –para ir a estudiar, al médico, de vacaciones-; los cinco millones de refugiados largos que hay repartidos por el mundo fruto del expolio de la propia tierra; el agua vedada que acaba en las piscinas de los colonos y la piedra de las canteras que construye los chalés del adversario…

Tanto número y tanta estadística tienen su concreción humana, irrebatible, en las fotografías de José Luis Cuesta. Palestina es hoy esa ciudad vieja de Jerusalén donde la sempiterna mirada de los soldados y la policía de fronteras amedrenta al paseante, sea un chaval o un anciano, donde no se puede circular sin la presencia de quien no está para protegerte, sino para prevenir, en el convencimiento pleno de que todo árabe es, por naturaleza, peligroso.

Palestina es la jaula de Hebrón, donde hasta el techo tiene redes, trenzados antibasuras en prevención del ataque –no mortal, pero inmoral- de pañales sucios y cáscaras de plátano. Es la asfixia de un torno oxidado por el que pasan los ciudadanos como los carneros que van al matadero, donde la rutina es de sospecha y miedo. Vallas y blindaje, uniformes y armas contra los civiles y para pertrechar a los elementos extraños, los fanáticos religiosos que un siglo tuvieron, pero hoy no, derecho a vivir allí.

Estas imágenes son la ocupación materializada en una terraza plagada de soldados, donde tender la ropa es imposible, deporte de alto riesgo, o en el silencio viscoso de la calle del apartheid, donde los ocupantes se pasean, donde los locales están vetados.

También en ellas está la resistencia, la piedra frente al escuadrón de élite, las piernas firmemente asentadas en el suelo y la mirada puesta en los uniformes de enfrente, las banderas, la insistencia de la gente de Biliin que cada viernes recuerda en una loma del desierto de Judea que hay un invasor y un invadido, y que esa situación debe acabar. El humo, las balas, la guerrilla urbana. Y, sobre todo, la dignidad de quien aguanta un sufrimiento viejo de 66 años. Un repaso de la resignación a la ira. Del status quo a la pelea por cambiarlo. Un retrato en primera línea del queso gruyère que es el hoy quimérico estado de Palestina.

 [Carmen Rengel]

 
 

2 comentarios

  1. Gabriel Sus dice:

    Me parece que este informe es sumamente parcial y hasta diría anti-israelí, y no hay dudas que antisemita; falseás la realidad totalmente con frases como esta:
    “Hoy el Gobierno palestino del débil presidente Mahmud Abbas se conforma con ser soberano sobre la tierra previa a las invasiones de la Guerra de los Seis Días.”; 1º) Antes de la creación del Estado de Israel todo este terrritorio era parte del Protectorado Británico de Palestina y antes de esto parte del Imperio Otomano; quienes invadieron el territorio adjudicado a los países árabes no fueron precisamente los judíos sino Jordania y Egipto, a Israel no le quedó otra opción que ir a la guerra para defender a su población.
    No veo ninguna fotografía con las atrocidades de Hamas, ninguna foto de atentados terroristas, de Qassam caídos; hablás del tema de Hebrón, esta es una ciudad milenaria judía cuya comunidad fue masacrada en 1929 seguramente tus convicciones te prohiben hablar del tema; también te quejás que hay judíos ortodoxos en Jerusalem, seguramente no tenés idea que para un judío esta ciudad es como La Meca para los musulmanes. No sé que son sin periodistas o blogueros o vaya a saber; lo que sí que en lo que hacen son pésimos.

  2. Gabriel Sus dice:

    Me parece que este informe es sumamente parcial y hasta diría anti-israelí, y no hay dudas que antisemita; falseás la realidad totalmente con frases como esta:
    “Hoy el Gobierno palestino del débil presidente Mahmud Abbas se conforma con ser soberano sobre la tierra previa a las invasiones de la Guerra de los Seis Días.”; Antes de la creación del Estado de Israel todo este terrritorio era parte del Protectorado Británico de Palestina y antes de esto parte del Imperio Otomano; quienes invadieron el territorio adjudicado a los árabes no fueron precisamente los judíos sino Jordania y Egipto, a Israel no le quedó otra opción que ir a la guerra para defender a su población.
    No veo ninguna fotografía con las atrocidades de Hamas, ninguna foto de atentados terroristas, de Qassam caídos; hablás del tema de Hebrón, esta es una ciudad milenaria judía cuya comunidad fue masacrada en 1929 seguramente tus convicciones te prohiben hablar del tema; también te quejás que hay judíos ortodoxos en Jerusalem, seguramente no tenés idea que para un judío esta ciudad es como La Meca para los musulmanes. No sé que son sin periodistas o blogueros o vaya a saber; lo que sí que en lo que hacen son pésimos.

 
 

Deja un comentario