«No existe una 'juventud árabe'»

Hamed Sinno

 
Hamed Sinno, líder de Mashrou' Leila | © H. Sinno (uso en Facebook)

Hamed Sinno, líder de Mashrou’ Leila | © H. Sinno (uso en Facebook)

Beirut | Julio 2014

En el bigote de Hamed Sinno, justo debajo de la nariz, asoma un mordisco de la maquinilla, un error de afeitado que rompe la frontera del vello y perturba mientras habla. “Su bigote era puntiagudo y más espeso”, dice de Freddy Mercury, “siempre me pregunto si solo me comparan porque no somos blancos y ambos somos gays, mucha gente cree que él era árabe, pero no, era medio indio, medio persa”.

Sinno también es “medio, medio”, tiene sangre libanesa y jordana, y también canta, a veces, en falsete. Ahí acaban las similitudes, reconoce el cantante de la banda indie beirutí Mashrou’ Leila, llamado a ser el “Freddy Mercury de Oriente Medio”, una suerte de pionero gay al que los apelativos “extremadamente halagadores” dejan extrañamente sin palabras.

Lo consideran el “Freddy Mercury de Oriente Medio” y pionero del movimiento gay

En seis años, el aún veinteañero ha echado brazos a base de horas de gimnasio y baños de multitudes no solo en Beirut o El Cairo, también en Londres, París, Toronto o Barcelona. Es el mismo tiempo que ha pasado desde la sorpresa del primer álbum homónimo del grupo (Mashrou’ Leila, “proyecto de una noche”, en árabe), nacido en 2008 del estrés de clases de arquitectura y diseño en la Universidad Americana de Beirut, hasta la tarde antes de embarcar rumbo a Florencia para apuntalar la promoción europea de su tercer y último trabajo, editado gracias a una campaña de crowdfunding que liquidó en una semana el presupuesto necesario para sacarlo al mercado.

Aquella iniciativa que les encumbró a lo más alto del moderneo regional bajo la etiqueta de #OccupyArabPop tuvo poco que ver con una supuesta alergia a las discográficas y mucho con las ganas de gritar “mierda” en una canción y recortar el número de veces por estrofa que decían “habibi”, el apelativo cariñoso en árabe prácticamente omnipresente en el cancionero regional. “Los sellos (musicales) en la región son terribles”, zanja.

“Nunca se ha visto un artista árabe acogido por el público europeo o norteamericano, salvo  Fairuz o Umm Kulthum”

A las pequeñas discográficas, reivindica, les enseñaron a hacer el trabajo con su propia promoción (“Nosotros ya hemos hecho antes lo que ofrecen ellas”, dice), y a las grandes las compara con entidades financieras con peores condiciones que las de una hipoteca, “imponiendo un montón de compromisos en términos de qué música tocar, qué cantar, censurar lo que decimos…”.

“Realmente no esperábamos nada de esto, para ser sinceros”, concede en referencia al éxito fuera de sus propias fronteras donde se han convertido en una especie de grupo fetiche; “nunca se ha visto ningún artista árabe acogido por el público europeo o norteamericano, salvo los grandes nombres, como Fairuz o Umm Kulthum, sujetos a un cierto exotismo”.

Algo han debido de hacer bien, porque aún volando solos y soltando improperios, han sido la primera banda árabe, y hasta ahora única, que ha protagonizado una portada de la edición en Oriente Medio de la revista Rolling Stone, que ya los ha etiquetado como “la vanguardia del rock alternativo” en la región, la avanzadilla de una generación compartida con grupos también libaneses como The Wanton Bishops o Who Killed Bruce Lee y que pertenecen a un tiempo y un lugar que ha decidido obviar toda una tradición de laúd y canciones empalagosas: “No actuamos con bailarinas de danza del vientre, no tocamos instrumentos orientales, así que es genial poder presentarnos a nosotros mismos como la otra cara de la historia que siempre es retratada”.

Mashrou’ Leila es atípica, con su cantante gay, un violinista armenio, una chica más preocupada por su carrera que por la ropa…

Esa otra parte de la historia habla con un nuevo lenguaje a medio camino entre la música y la sociología que combina folk, rock, jazz y electrónica con “un creciente interés en la región”. “Creo que es bastante interesante que estemos consiguiendo este tipo de exposición”, dice sobre su contribución a aclarar los malentendidos sobre Oriente Medio, sobre lo que “un artista árabe debería parecer”. Mashrou’ Leila no encaja, con su cantante gay, un violinista armenio (no árabe), una chica más preocupada por su carrera que por qué vestir sobre el escenario y otros cuatro componentes desperdigados por el mundo, de EE UU a Dubai.

Para Sinno es casi una cuestión matemática que suma a la situación política en la región el flujo de expatriados que van y vuelven de Europa y Norteamérica. El resultado es “un montón de artistas árabes que están siendo exportados fuera del circuito de la industria musical (tradicional) y que constituyen una particular puerta a la región”.

Pero nada de eso explica por qué en su último concierto en Beirut, a beneficio de una ONG local que trabaja para aliviar la crisis humanitaria en Líbano provocada por la presencia en el país de más de un millón y medio de refugiados de la guerra en Siria, hubiera tantos espectadores foráneos, fascinados aunque incapaces de seguir la lírica de Sinno, letrista de la banda.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Laura J. Varo

@ljvaro

Periodista (Melilla, 1983). Vive en Beirut como periodista freelance.
Es colaboradora de...

Hamed Sinno
 
 

14 comentarios

 
 

Deja un comentario