Salud en crisis

 
Clínica social de Médicos del Mundo en Atenas (2014) | © Clara Palma

Clínica social de Médicos del Mundo en Atenas (2014) | © Clara Palma

Atenas | Diciembre 2014

Traer un niño al mundo se ha vuelto demasiado caro en Grecia. Morir, también. Y vivir con cierta salud mientras tanto, también. Tras seis años de recesión, la crisis económica y la austeridad impuesta por el Gobierno han socavado todo el sistema sanitario de Grecia.

Casi uno de cada tres griegos – un total de 3 millones de personas – ya no tiene acceso a la sanidad publica, según datos del Sistema Nacional de Salud, pues la cobertura se pierde al pasar más de un año en el paro o al no pagar las contribuciones. El gasto público se ha reducido en un 60%, y a pesar de que los presupuestos para 2015 prevén que la economía por fin se expanda, las partidas destinadas a sanidad se reducirán una vez más. Las consecuencias son la masificación de los hospitales e inmensas esperas que no afectan sólo a quienes están pendientes de hacerse una prueba o someterse a una intervención.

“Me encontraba mal y fui a urgencias para que me viera un médico y porque en el trabajo me pedían un justificante,” cuenta María, una azafata de 24 años. “Llegué a las seis de la tarde y cogí el número 112. Estaban en el 35. Al final, cuando decidí marcharme, a las doce de la noche, el número seguía siendo el 35, porque les llegaban todo el tiempo urgencias graves.”

Los hospitales más concurridos se ven obligados a alojar en camillas a un cuarto de los ingresados, a veces en los pasillos

Los hospitales más concurridos se ven obligados a alojar en camillas, a veces en los pasillos, a aproximadamente una cuarta parte de los ingresados. La presencia continua de familiares, que a menudo se hacen cargo de los pacientes debido a la escasez de personal, aumenta el hacinamiento; una situación que ha llevado a que muchos recurran a los sobornos para recibir algún tipo de trato de favor.

Con todo, lo más grave es la situación de las esas tres millones de personas que no tienen derecho siquiera a la asistencia médica gratuita. Este año, el Ministerio de Salud anunció un plan para cubrir a toda la población, y a día de hoy fuentes del Ministerio aseguran que todos los desempleados tienen ya “acceso normal” la sanidad.

Más pacientes que antes

Una afirmación con la que discrepa Nikitas Kanakis, director de Médicos del Mundo. “De hecho, nos llegan más pacientes que antes,” recalca. Escéptico con el éxito de la iniciativa, asevera que hasta ahora la gente que no está asegurada no ha recibido tratamiento.

“El sistema para acceder a la atención médica es muy complejo para los no asegurados. Tienen que ser evaluados por un comité, y en caso de emergencia no es viable” Según explica el médico, otra iniciativa del Ministerio ofrece a los desempleados bonos para acceder a ciertos tratamientos. Sin embargo, el programa cubre sólo a 200.000 personas, una gota en el mar. Además, subraya, los beneficiarios de estas ayudas deben estar al día en sus pagos a Hacienda y a la seguridad social, algo prácticamente imposible para los desempleados griegos.

Cada vez más ciudadanos recurren a las clínicas sociales que han brotado por todo el país, muchas atendidas por voluntarios

Dadas las circunstancias, cada vez más ciudadanos se ven abocados a recurrir a las clínicas sociales que, atendidas a menudo por voluntarios, han comenzado a brotar por todo el país. Sólo en Atenas, Médicos del Mundo presta servicio a unos 14.000 pacientes anuales, y a otros tantos en Tesalónica.

Las patologías más comunes en la clínicas sociales son los problemas cardíacos y la diabetes, que precisamente requieren un tratamiento continuo. Sólo en 2013, un 8% de los pacientes crónicos dejaron de recibir su medicación porque se quedaron en paro. Y los precios no han dejado de crecer, al reducirse los porcentajes cubiertos por la seguridad social.

“A menudo no les dan nada ni siquiera a la gente que debería recibir estos medicamentos de forma gratuita,” explica Kanakis. “Nos llegan muchos testimonios de que los hospitales están faltos de medicamentos. En otros casos, les dan cita para entregárselos mucho después del diagnóstico”

1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Clara Palma Hermann
Periodista (Berlín, 1990). Tras licenciarse en Periodismo por la Universidad de Sevilla vive a caballo entre España...

Salud en crisis
 
 

1 comentario

  1. […] Grecia: Salud en crisis […]

 
 

Deja un comentario