Hijo de perra

 

opinion

 

 

Cuanto más se acerca el fin del mandato de Mahmoud Abbas, más radicales se vuelven sus palabras.

Recientemente pronunció la expresión “Ojalá te quemen la casa” refiriéndose a Donald Trump.  Se trata de una expresión despectiva muy común en árabe que carece de la fuerza que tiene en español. Pero incluso en árabe, no es común dirigir estas palabras a un jefe de estado.

Esta semana Abbas ha hablado acerca de David Friedman, el embajador de Estados Unidos en Israel, y le ha llamado “hijo de perra”. También este insulto suena menos fuerte en árabe que en español, pero no deja de ser un lenguaje poco diplomático.

No se puede decir que Friedman no lo merezca, aunque como amante de los perros que soy, desearía que Abbas hubiera elegido otro animal.

Friedman es un judío de los de kipá en la coronilla, que se identifica completamente con los colonos más extremistas de los territorios ocupados. La verdad es que estaría mejor de embajador de Israel en Estados Unidos que de embajador de Estados Unidos en Israel.

Nombrar a un fascista judío como Friedman embajador de EE UU en Israel es pura desfachatez

Esto último también entrañaría sus problemas, pues Friedman ha aludido a los judíos estadounidenses liberales diciendo que son “peores que los kapos”. Los ‘kapos’, abreviatura de “policía del campo”, eran prisioneros que ayudaban a los nazis en los campos de concentración.

El nombramiento de semejante fascista judío como embajador en Israel es pura chutzpah: desfachatez. Los países normales se abstienen de nombrar embajadores a personas con intereses personales en los países a donde se les envía. Pero eso a Trump le da igual. Como le dan igual Israel y Palestina.

¿Qué le importa a Trump? Los votos en las elecciones estadounidenses.

Nombrar embajador en Israel a un judío ortodoxo puede asegurarle unos cuantos votos en la comunidad judía norteamericana. Normalmente los judíos estadounidenses votan al Partido Demócrata. ¿Por qué? Por costumbre. Desde hace generaciones, en Estados Unidos los nuevos inmigrantes votan a los demócratas. Los irlandeses antes de los judíos y los asiáticos después.

Sin embargo, la mayoría de los judíos seguirán votando a los demócratas a pesar de la kipá de Friedman. En la comunidad judía se oyen voces que acusan a sus líderes de dejar de lado las cosas que deberían preocuparlos, como el ascenso del antisemitismo, y de gastar toda su energía en apoyar al gobierno ultraderechista israelí.

Los fanáticos cristianos creen que Jesucristo retornará cuando todos los judíos estén en Tierra Santa

Para Trump esos millones de evangelistas son mucho más importantes. Estos fanáticos cristianos creen que Jesucristo retornará cuando todos los judíos estén congregados en Tierra Santa. No suelen mencionar que lo que esperan que pase después: que los judíos se convertirán al cristianismo. Los que se nieguen morirán.

¿Suena raro? Sin duda lo es. Pero el caso es que Trump necesita esos millones de votos, sin los cuales, para empezar, no habría ganado las elecciones. Se comporta de acuerdo con las creencias de esta secta.

El resultado es que el presidente de Estados Unidos ignora completamente los derechos y aspiraciones del pueblo palestino. Según él, a los palestinos no les queda otra que aceptar lo que se les ofrezca, como un perro que se come lo que su amo le arroje y encima menea la cola. ¿Y qué ofrece exactamente el amo Trump? Su plan de paz sigue siendo un misterio. No obstante, basta con saber que la persona al frente es su yerno judío, Jared Kushner.

La desesperación de Abbas es natural. Sabe que durante lo que le queda de mandato nada bueno espera al pueblo palestino.

Desde su surgimiento, la situación del pueblo palestino moderno nunca ha sido peor.

Los habitantes de Palestina comenzaron a sentirse nación con la caída del Imperio Otomano a finales de la Primera Guerra Mundial. Hay fotos de las manifestaciones de aquellos tiempos en las que ya aparece la bandera palestina negra, blanca, roja y verde. Hasta entonces a los palestinos se les consideraba “sirios del sur”. El vínculo se rompió cuando los franceses y los británicos se repartieron Siria y Palestina.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Hijo de perra
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario