Fuerte como la muerte

 

opinion

 

Oh, Gaza. Fuerte como la muerte es el amor.

Yo amaba Gaza. Esto es un juego de palabras. El cantar de los cantares bíblico dice que el amor es fuerte como la muerte. Fuerte en hebreo se dice Aza. Y Aza es también el nombre hebreo de Gaza.

Pasé muchas horas felices en Gaza. Tenía muchos amigos allí. Desde el doctor izquierdista Haidar Abd al-Shafi hasta el islamista Mahmud al-Zahar, que es ahora ministro de Exteriores con Hamás.

Estuve allí cuando Yasser Arafat, hijo de una familia de Gaza, volvió a casa. Me pusieron en la primera fila de una recepción en la frontera de Rafah, y esa misma noche, Arafat me recibió en un hotel en la costa de Gaza y me hizo sentarme a su lado en la tribuna durante una rueda de prensa.

En todas partes de la Franja de Gaza me encontraba con una actitud amigable, fuese en los campos de refugiados o en las calles de la ciudad de Gaza. En todas partes hablábamos de la paz y del lugar de Gaza en el futuro Estado de Palestina.

Vale, pero ¿qué pasa con Hamás, esa terrible organización architerrorista?

Rabin exilió a 45 destacados islamistas de Gaza a Líbano, donde no los dejaron entrar

A principios de la década de 1990, el primer ministro Yitzhak Rabin exilió a 45 destacados islamistas de Gaza a Líbano. Los libaneses no los dejaron entrar, de manera que vegetaron durante un año al aire libre en la frontera.

Nosotros protestamos contra la expulsión y montamos una tienda frente a la oficina del primer ministro en Jerusalén. Allí nos quedamos 45 días con sus noches, incluyendo algunos días de nevadas. En este campamento hubo judíos y árabes, también árabes israelíes islamistas. Pasábamos los largos días y noches entregados a debates políticos. ¿Sobre qué? Sobre la paz, desde luego.

Los islamistas eran personas simpáticas y trataban a mi mujer, Rachel, con una educación exquisita.

Cuando a los exiliados se les permitió finalmente volver a casa, se hizo una recepción para ellos en el auditorio más grande de Gaza. Me invitaron, junto a un grupo de compañeros. Me pidieron dar un discurso (en hebreo, por supuesto) y después me invitaron a un banquete.

Sharon retiró el Ejército y a los colonos y entregó la Franja a… ¿a quién? A nadie

Cuento todo esto para describir la atmósfera en esa época. Cuando yo hablaba, siempre subrayaba que era un patriota israelí. Abogó por la paz entre dos Estados. Antes de la primera intifada (que empezó el 9 de diciembre de 1987, Gaza no era un oscuro lugar de odio. Ni mucho menos.

Masas de obreros cruzaban cada mañana los puntos de control fronterizos para trabajar en Israel, al igual que lo hacían los comerciantes que vendían sus productos en Israel, o cruzaban el país para viajar a Jordania o para recibir mercancías en los puertos israelíes.

Bien, ¿cómo conseguimos – nosotros, el Estado de Israel – convertir Gaza en lo que es hoy?

En verano de 2005, el entonces primer ministro, Ariel Sharon, decidió cortar todos los lazos con la Franja de Gaza. ‘Arik’, siempre soldado en el alma, decidió que el coste de ocupar la Franja era mayor que los beneficios. Retiró el Ejército y a los colonos y entregó la Franja a… ¿a quién? A nadie.

¿Por qué no la entregó a nadie? ¿Por qué no a la OLP, que ya estaba reconocida como Autoridad Palestina? ¿Por qué no en el marco de un acuerdo? Porque Arik odiaba a los palestinos, a la OLP y a Arafat. No quería tener que ver nada con ellos. Así que simplemente abandonó la Franja.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Fuerte como la muerte
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario