«Hoy, la universidad árabe está penetrada por el fundamentalismo»

Nasr Hamid Abu Zayd

 
Nasr Hamid Abu Zayd (Madrid, 2009)  | ©  Ilya U. Topper / M'Sur

Nasr Hamid Abu Zayd (Madrid, 2009) | © Ilya U. Topper / M’Sur

La fama le precede: Nasr Hamid Abu Zayd (Tanta, Egipto, 1943) *) profesor en la Universidad de El Cairo, investigador de la historia del islam, es considerado hereje en Egipto. No es un decir: en 1995, un tribunal civil de El Cairo declaró apóstata al profesor basándose en sus escritos, pese a que Nasr Hamid Abu Zayd siempre mantuvo que es musulmán y que considera el Corán la palabra de Dios.

Como consecuencia del juicio, el matrimonio de Abu Zayd se anuló, porque la ley egipcia prohíbe que una musulmana esté casada con un hombre de otra (o de ninguna) religión. La pareja se exilió a Holanda, donde Abu Zayd ocupa la cátedra Ibn Rushd de Humanidades e Islam en Utrecht. Recientemente ofreció una conferencia en la Casa Árabe en Madrid para promocionar la edición española de su libro El Corán y el futuro del islam (Herder, 2009).

Usted se considera un pensador no ortodoxo. ¿Qué quiere decir con eso?
Mi tesina era sobre la Mu’tazila [una escuela teológica islámica del siglo VIII y IX], su interpretación racional del Corán y su método de la interpretación metafórica. Hice mi tesis doctoral era sobre Ibn Arabi. Desde el inicio de mi carrera académica estaba cercano a los no ortodoxos… Cuando me defino como pensador no ortodoxo, quiero decir que pertenezco a esta tradición.

¿Cómo nace esta corriente?
En el islam, el pensamiento no ortodoxo empieza antes de que se estableciera la ortodoxia. Se convirtió en no ortodoxo después. Tanto Ibn Arabi como Averroes son continuadores de este pensamiento no ortodoxo. La Ilustración empezó muy pronto. En el inicio, en el surgir del pensamiento islámico, el método era racional. La historia del pensamiento islámico es casi la contraria de la historia del pensamiento cristiano.

«En el islam, el pensamiento racional surge antes de que se estableciera la ortodoxia»

¿A qué se debe esta diferencia?
Al la interacción entre la cultura árabe y las demás culturas del mundo, especialmente en Iraq, en Egipto, Irán, India… Y al temprano movimiento de traducciones del griego, a través del siriaco: eso creó el inicio de una teología racional. Tenía que ser racional: los que iniciaban esta teología no eran árabes. Claro que escribían en árabe, pero no eran árabes de origen. Tenían que debatir con cristianos, con judíos, con sabeos… No pudieron debatir basándose en el texto, porque los demás no creían en este texto. Había que acudir a un tipo más alto de debate, que era la razón. Tomaron prestadas cosas de Aristóteles… La teología islámica temprana empezó como teología racional, se desarrolló con filósofos como Farabi o Avicena y alcanzó su desarrollo pleno con Averroes, el defensor del aristotelismo contra el neoplatonismo.

Hubo bastante debate, entonces…
Había otra manera no ortodoxa, la mística, que se desarrolló como comportamiento y se convirtió en una manera de pensar. El inicio era: ¿por qué deberíamos basar nuestra relación con lo divino en el temor? ¿Por qué no en el amor? El concepto del amor como opuesto al del temor, que está muy presente en la teoría legal, lo aportó una mujer, Rabi’a al Adawía, en Bagdad. En Egipto se desarrolló en una forma de gnosticismo, en el contexto del cristianismo gnóstico. En Bagdad estaba el mártir de la mística, [Mansur ibn] Halay; en el Oeste, Ibn Arabi, que ofreció una expresión del panteísmo, wahda al-wuyud [la unidad del ser]. Ibn Arabi abandonó Al-Ándalus para ir al Este ―en esta época, Al-Ándalus estaba bajo la Reconquista― pasó un tiempo en La Meca, escribió sus Revelaciones mecanas, viajó a Egipto y a Turquía; luego se asentó en Damasco donde murió.

 

*)

1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Nasr Hamid Abu Zayd
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario