«Siempre habrá quien quiera capitalizar el desencanto»

Abdelatif Hwidar

 
Abdelatif Hwidar | Cedida

Abdelatif Hwidar | Cedida

Un vagón de metro, el hastío matinal, cierto aire hostil de la muchedumbre embarcada en su rutina. De pronto, un niño se pone a jugar con su padre. Se produce el encantamiento, sin sospechar que una tragedia está a punto de desatarse.

Éstas son las premisas de Salvador, historia de un milagro cotidiano, cortometraje del director ceutí Abdelatif Widar que le ha valido la candidatura a los premios Goya. Con anterioridad, Widar había trabajado como actor en filmes como Fuerte apache o La vida abismal. “He hecho varios papeles, de tetuaní, de argelino y de cabileño”, comenta con sarcasmo. Pero después de recibir elogios en todos los festivales, desde Berlín hasta Corea, todo apunta a una carrera más que promisoria.

¿Cómo encontró ese especial punto de vista sobre el 11-M?
Lo primero que pensé es que el propio terrorista es la primera víctima, desde el momento en que quiere aniquilar cuanto le rodea. Hay que sentir mucha presión, y mucho vacío interno, para llegar a ese extremo: no he conocido a nadie feliz que quiera autoinmolarse, o exterminar al prójimo. Salvador propone ponerse por un instante de ese lado. El terrorista niega a la gente como personas, niega a la humanidad; pero cuando vemos esos atentados, nos hierve la sangre y le negamos la humanidad a quien los ha perpetrado, es algo muy perverso que va más allá de las bombas, que nos destruye a todos. Mucha gente que ve el corto se siente extraña, ven que les he hecho identificarse con el malo.

Sorprende que aborde un tema tan espinoso con ternura, pero sin caer en el almíbar.
Teníamos claro que queríamos una fotografía un pelín áspera. En el fondo íbamos a contar un cuento, pero que no pareciera un cuento. Empieza saliendo de un túnel, se hace la luz, y se termina en esa aspereza visual, un regreso a la oscuridad.

¿Tenía el espíritu de algún referente cinematográfico concreto rondándole?
No, no me acordaba de nadie. Tampoco puedes negar que tienes un poso de todo lo que has visto. A mí me gustan muchos directores, desde Mazinger-Z para acá me lo he mamado todo, pero rehúyo las militancias y no tengo prejuicios. Cada historia pide lo suyo, y la labor del director es dárselo.

¿Cree que el cine mediterráneo vive un buen momento?
No sabría decirte nombres concretos, pero es que el Mediterráneo es mucho Mediterráneo [risas]. Francia, por ejemplo, es un clásico, pero ahora hay cosas de macedonios y griegos muy, muy interesantes. Antes de la lluvia, de Milcho Manchevski, es para mí magistral. Una libanesa, Nadine Labaki, que es directora, actriz y guionista, ha hecho una película absolutamente entrañable como Caramel… Pero no hago diferencias de estilos ni geografías. Y me temo que, aunque tengamos locos maravillosos, hay que ponerse las pilas porque las mejores historias las están contando ahora los asiáticos.

He leído en alguna entrevista que tuvo que superar cierto pudor, por el hecho de ser un musulmán hablando del 11-M. ¿Cómo fue ese proceso?
Hubo una primera fase, algo que se instala en tu cabeza y no te lo puedes quitar. Y una segunda, de preguntarte si eres la persona adecuada para contar esa historia. Llegué a ofrecérsela a un amigo, hasta que me hizo meditar: “¿Por qué esquivas ese proyecto?” Entendí que me estaba autocensurando, y la única forma de evitarlo era sacar la cinta adelante.

¿Sintió rechazo por parte de algún vecino tras los atentados, o la sensación de que cualquiera que entre o salga de una mezquita es sospechoso?
He visto algún detalle feo, pero no que se intente satanizar a nadie, en general la reacción colectiva fue muy buena. España asumió ese dolor con mucha madurez. Claro que los ignorantes lo eran antes y después de los atentados: gente cerril la hay en todas las culturas. Pero yo vivía entonces en un barrio multirracial de Valencia, y ya digo, no noté reacciones negativas.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Abdelatif Hwidar
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario