Dios, tetas

 

Una teta vale más que mil barbas. Desde hace un año, algunos grupos salafistas de Túnez asaltan tiendas de licores, vandalizan exposiciones de arte, intimidan a chicas que no visten como ellos consideran correcto. Son casos aislados, sí, aunque en verano pasado llevaron a un toque de queda de cuatro días en varias ciudades y al cierre de una universidad durante un mes. Que se sepa, ninguno de los agresores ha sido juzgado. Probablemente sean incidentes sin mayor importancia en estos tiempos revueltos, acabada la dictadura.

Pero una foto de dos tetas sí es una amenaza. Porque esa foto no es una de las millones que circulan por las web porno que se consultan en los cibercafés de Túnez sino que tiene nombre y apellido. Las tetas pertenecen a Amina Tyler, 19 años, tunecina. Y sobre la piel pone “Mi cuerpo es mío, no es el honor de nadie” y “Fuck your morals”.

Esta semana, Amina será juzgada en Kairouan, Túnez. Desde luego no por la foto. Está acusada de vandalismo – dos años de cárcel – y de posesión de un spray de pimienta – seis meses -. En concreto, el vandalismo constituye en escribir con pintura negra la palabra FEMEN sobre un murete de hormigón de 30 cm de alto que rodea un cementerio.

Sobre la piel de Amina pone “Mi cuerpo es mío, no es el honor de nadie”

No se lo perdonarán. La foto aún tenía un pase: podría haber pasado desapercibida si no fuera porque un clérigo tunecino, Adel Almi, propuso castigar a la joven con 80 o 100 latigazos o incluso lapidarla , para evitar que el ejemplo se propagara. La red feminista Femen, conocida por sus protestas a pecho descubierto, lanzó la alarma. Y las redes islamistas no tardaron en atacar a Femen: denunciaron como islamofobia el que alguien se tomara en serio la opinión de un telepredicador. Proliferaron fotos de mujeres con y sin hiyab que se declaraban orgullosamente musulmanas, sin necesidad de ser liberadas, llenas de odio contra la supremacía colonial europea que se atrevía a defender el derecho de una chica tunecina a enseñar las tetas. Como si una tunecina – es decir, musulmana – pudiera tener los mismos derechos que una europea, Dios no lo quiera.

Curiosamente, esas mismas redes de mujeres orgullosamente musulmanas no gastaron una sola palabra en pedir un castigo para el telepredicador que proponía los latigazos. Muchas denunciaban a voces la prensa europea por titular que Amina estaba “condenada a muerte” cuando la pena de muerte ni se aplica en Túnez ni tiene valor legal la opinión de un telepredicador. Pero tampoco gastaron una sola palabra en pedir que el Estado ponga freno a los salafistas que ejecutan, piedra en mano, su propia ley, la de predicadores como Almi.

 Como si una tunecina pudiera tener los mismos derechos que una europea, Dios no lo quiera

Cuando un equipo de televisión localizó a Amina, secuestrada por su familia y atiborrada de medicamentos psicotrópicos, y ella dijo que algunas de las acciones de Femen habían “ofendido al islam”, el suspiro de alivio se escuchó desde Casablanca al Golfo. Amina se había distanciado de las colonialistas occidentales, en el fondo era buena, lo de la foto no era más que una chiquillada, el honor de la nación musulmana estaba a salvo.

Pero Amina consiguió fugarse. Ahora ha escrito FEMEN sobre un murete de Kairouan, donde se reunían ese mismo día varios grupos salafistas. Ha ratificado su traición a la patria musulmana, ha hecho causa común con la liberación de la mujer, esa terrible amenaza que pende sobre las religiones. No se lo perdonarán.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Dios, tetas
 
 

3 comentarios

  1. Irene dice:

    Lo errado del artículo no radica en que no contenga alguna verdad (Amina tiene derecho a mostrar sus pechos y todas las personas deberíamos apoyarla) sino en que es sumamente parcial: niega otras verdades. Si alguien se molestara en buscar las críticas que hicieron las feministas islámicas a la actuación de Femen (en absoluto centradas en mostrar o no los pechos) sabrá a que me refiero.

  2. Una feminista islàmica para los lectores de esta pàgina: https://www.facebook.com/wadi.ndaghestani?fref=ts

 
 

Deja un comentario