«Los celos son una enfermedad universal»

Tahar Ben Jelloun

 
Tahar Ben Jelloun (Madrid, 2013) |   © Alejandro Luque / M'Sur

Tahar Ben Jelloun (Madrid, 2013) | © Alejandro Luque / M’Sur

Si en su última visita a España traía dos nuevos libros, uno sobre emigración y otro sobre la primavera árabe, esta vez Tahar Ben Jelloun (Fez, 1944) se propone hablar sobre el amor. La felicidad conyugal, su última novela publicada en España por Alianza, está llena de elementos autobiográficos que el premio Goncourt proyecta sobre la sociedad marroquí y sobre la idea de pareja en general.

A sus 70 años, Ben Jelloun mantiene cierta apostura, y nunca olvida sazonar la conversación –en francés o en español trufado de expresiones italianas– con buen humor, aunque también confiesa que a veces se cansa de que le pregunten por cualquier cuestión de actualidad, y se olviden de sus libros.

Llama la atención que el protagonista de su novela sea un pintor marroquí…

¿Por qué? [Risas]

Bueno, conocemos a escritores, músicos, cineastas de su país, pero a muy pocos artistas plásticos. Una vez le pedí a un pintor marroquí que me citara nombres de colegas suyos, y solo pudo hablarme de él mismo.

«Al pintar no tengo una visión, ni una filosofía, solamente colores, luz y optimismo»

Hay una clase de pintores muy importante en Marruecos. Están los clásicos, del fin del XIX al XX, y ahora hay una profusión de pintores de distinta categoría. No todos son buenos, pero hay una docena de pintores importantes que se venden bien, incluso en el mercado español. Si no hay una tradición pictórica en Marruecos, es porque hay una tradición artesanal de calidad, para mí, superior. Cuando visitas la Kutubía, en Marrakech, o la Gran Mezquita de Casablanca, puedes ver la excelencia de los artesanos de Fez, Marrakech, Tetuán. Son para mí los mejores artistas de Marruecos. Hay también pintores que trabajan sobre la tela, pero no tienen una visibilidad importante en el extranjero. Le contaré una medio-broma: me “convertí” a la pintura hace cuatro o cinco años…

Por eso quería preguntarle, la ilustración de portada de su libro es suya.

Hice una muestra el año pasado en Roma, y preparo ahora una nueva exposición en Marrakech, con unos cuarenta cuadros. No practico la pintura como profesión. Me gusta mucho, porque no me tomo en serio. Hago colores, cosas surrealistas. Tengo un estilo personal, soy el único que hace cosas de este tipo.

¿Y qué le da pintar que no le dé la literatura?

Por ejemplo, esta última obra que hice, grande, de dos metros… [muestra sus cuadros en la pantalla del teléfono] Hay también cosas distintas, una serie de mariposas. No tengo una visión, ni una filosofía, nada, solamente colores, luz y optimismo. Pero hala, pasemos a la novela…

«En el matrimonio se unen dos tribus: la pareja se ve destruida por las familias»

Hay una socióloga marroquí que dice que el problema del matrimonio en este país no es la unión entre dos personas, sino entre dos familias. ¿Lo cree así?

Normal, ¿no? También pasaba antes aquí, ¿verdad?, aunque quizá menos. Pero sí, se unen dos tribus. Cada familia tiene su opinión, su enfoque. Es una cosa increíble, que se repite en Grecia, en todo el Mediterráneo. Hay muchos intereses.

Lo que sucede es que, como dos familias no pueden hacer el amor, el sexo es la primera víctima de esa concepción, ¿no?

Sí, las primeras víctimas de esta situación justamente son las parejas, éstas se ve destruida por las familias. Porque hay jóvenes que están totalmente encantados de verse dominados por la familia. Existen, no solo hay parejas rebeldes.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Tahar Ben Jelloun
 
 

13 comentarios

 
 

Deja un comentario