683 +1 motivos de vergüenza

 

opinion

Egipto celebra en dos semanas las segundas elecciones presidenciales en dos años con sólo dos candidatos. Uno es Abdel Fatah Sisi, exgeneral y ex ministro de Defensa, rostro visible del golpe de Estado contra Mohamed Morsi. El otro, Hamdeen Sabahi, un nasserista que ya fue tercero en las elecciones en las que Morsi salió vencedor, pero que tiene poco que hacer frente al salvador de Egipto Sisi.

La campaña de ambos, que arrancó oficialmente el pasado sábado, planea pivotar en la lucha contra el terrorismo. Así lo hizo saber en su primera entrevista pública el exgeneral. Los proscritos Hermanos Musulmanes son el objetivo pero, a estas alturas, es como echar gasolina al fuego. La sociedad egipcia está ya más fracturada que nunca y con las recientes encarcelaciones de activistas y las condenas a muerte en masa, se ha criminalizado a una parte importante de la sociedad.

Alguien debía morir, pero no fueron los Hermanos Musulmanes ni los militares. Ha muerto la revolución

Hasta aquí ha llegado el país en la tumultuosa transición iniciada el 11 de febrero de 2011, cuando Hosni Mubarak fue depuesto como jefe de Estado, tras una revolución popular llevada acabo en apenas dos semanas. En estos poco más de tres años, las pugnas por el poder han sido enconadas, con los Hermanos Musulmanes y los militares manteniendo una lucha de sables y coranes que no podía acabar bien. Sobre todo para los primeros, como bien ha demostrado la historia que estos días se repite a sí misma, inexorable. Alguien debía morir, pero no fueron los unos ni los otros. Ha muerto la revolución.

El 6 de Abril, ilegal

En las últimas semanas han sucedido dos hechos graves que confirman el deceso: La ilegalización del Movimiento 6 de Abril y una nueva condena a muerte en masa (683 reos) para miembros de los Hermanos Musulmanes.

Los primeros ya han manifestado que son un ideal, no una empresa con razón social. Y no se puede ilegalizar un ideal. Los otros muy probablemente boicotearán las elecciones y su criminalización no hará sino acrecentar el ansia de revancha de muchos que no verán más salida que la de seguir apagando el fuego con gasolina.

Los jóvenes del 6 de Abril estuvieron en la vanguardia durante las protestas, pero fueron además el germen del alzamiento. Una de sus fundadoras, Asmaa Mahfuz, grabó entonces un vídeo alentando a los ciudadanos a alzar su voz contra el régimen y a salir a la calle el 25 de enero. Ese vídeo y otros que le siguieron componen lo que el Tribunal de Asuntos Urgentes de El Cairo ha calificado de uso de las redes sociales para crear el caos.

Esta ha sido una de las acusaciones esgrimidas en la corte para prohibir las actividades del Movimiento 6 de Abril y ordenar el cierre de sus oficinas. ¿Se habrán percatado los jueces de que los cafés del Borsa, en el centro de El Cairo, son la sede principal de este movimiento popular encarnado por jóvenes?

En la decisión judicial contra el 6 de abril se puede ver la revancha de los remanentes del antiguo régimen de Mubarak

Difamar a Egipto y pedir a Estados Unidos que cancele su ayuda son otras de las inculpaciones del tribunal que también usó como elemento condenatorio la grabación (obtenida sin autorización judicial y hecha pública en televisión, según denuncia la bloguera Zeinobia en The Egyptian Chronicles), de una conversación entre los cofundadores Ahmed Maher y Mohamed Adel. Ambos activistas se encuentran en prisión condenados a tres años por manifestarse ilegalmente precisamente contra la ley que prohíbe protestas no autorizadas.

La sociedad civil egipcia está consternada y el grupo ya ha anunciado que no acatará la sentencia, para la que aún cabe recurso. Pero lo que queda en la mente de todos, a pesar de la cacareada independencia judicial egipcia, es que se puede ver la mano de los remanentes del antiguo régimen de Mubarak tomando revancha detrás de la decisión judicial.

Los jóvenes del 6 de Abril se han sentado a la mesa con los dirigentes del país desde la revolución, incluso con el candidato presidencial, Abdel Fatah Sisi, el artífice del golpe de Estado contra Morsi el pasado 3 de julio , antes ministro de Defensa. El hombre, del que nadie duda que se convertirá en el nuevo presidente de Egipto, se hizo la foto con los líderes revolucionarios. Pero a un mes vista de los comicios, parece que se prepara el terreno al nuevo rais para que no haya voz que le lleve la contraria.

Son muchos los que confían en que “prohibir la disidencia política no hará que desaparezca”, como apuntaba al conocerse la sentencia Joe Stork, subdirector para Oriente Medio y el Norte de África de la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW).

1 2Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Nuria Tesón
Periodista y escritora (Zamora, 1980). Vive en El Cairo.
Tesón ha trabajado para varios medios españoles en...

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

683 +1 motivos de vergüenza
 
 

9 comentarios

 
 

Deja un comentario