El órdago

 

opinion

¡Alerta! ¡Toques de corneta! ¡Sube la ultraderecha en toda Europa, desde Francia a Grecia, pasando por Austria! ¡Alarma! ¡A las armas!

Uno de los muy pocos países donde no existe un partido de ultraderecha con representación en las urnas es curiosamente España. Y no me vale el recurso facilón de decir que el PP es la ultraderecha: el PP no está más a la derecha que el resto de los partidos conservadores europeos y democristianos, y no mucho más que el partido socialista alemán, ya que nos ponemos.

La ultraderecha es otra cosa. Es una ruptura con lo establecido, es el jugador que interrumpe la partida de cartas para volver a barajar todo el mazo, porque así no vale. Es la revolución. La misma revolución que prometió Hitler para acabar con tanto mamoneo político, y por la que le votaron. Porque la gente estaba harta de que la democracia fueran cien o doscientos diputados parlamentando. No. Esto había que cambiarlo, y por la fuerza, si falta hiciera.

“El derecho a portar armas es una de las bases de la democracia: ésta es incompatible con el monopolio de la violencia del Estado”

“El derecho a portar armas es una de las bases de la democracia. La democracia es incompatible con el monopolio de la violencia por parte del Estado. La democracia es tal si el poder está repartido. Y si la base del poder es la violencia, el pueblo no puede delegar el fundamento de la soberanía”.

Esto no es un discurso de Hitler en el momento de fundar las SS, la “fuerza de protección de salas”, encargado de vigilar los mitines del partido nazi, ocho años antes de que llegara al poder. Tampoco de Jörg Haider, aquel austríaco al que acusaban de neonazi, ni de su epígono Andreas Mölzer, que acaba de hacerse con el 20 por ciento de los votos en Austria. Ni del viejo Le Pen en Francia, ni del exmilitar Nikolaos Michaloliakos, cabeza de Amanecer Dorado en Grecia, ni de Volen Siderov, dirigente de Ataka en Bulgaria.

Es un monólogo del ahora eurodiputado Pablo Iglesias, realizado en noviembre de 2012 en el programa televisivo La Tuerka. No era una disquisición histórica: “Qué nos han dado los estadounidenses?” se pregunta Iglesias al inicio de su monólogo. ¿Y qué nos pueden aportar? Sugiere un ejemplo concreto: “Cómo cambiaron las cosas en algunos barrios de California cuando el partido de las Panteras Negras, amparándose en la Constitución, empezó a defender a sus comunidades, patrullando armados los barrios”.

Pablo Iglesias define a Venezuela como “una de las democracias más saludables del mundo”

En otras palabras, para mejorar la democracia, lo recomendable, al ver que la policía vuelve a cachear sin motivo a unos inmigrantes en el barrio de Lavapiés, es sacar la pipa y pegarle un tiro al policía. Para no delegar el fundamento de la soberanía. Esta sería la conclusión. “Al menos en términos teóricos”, acotó Iglesias su reivindicación de multiplicar la posesión de armas.

“Se mete en muchos berenjenales”. “Seguro que sólo quería abrir un debate, plantear un elemento de reflexión”. Así responden en las redes sociales los votantes o simpatizantes de Podemos, el partido que, con Iglesias a la cabeza, conquistó cinco escaños en el Parlamento Europeo. Nadie es capaz de defender su reflexión armamentística. Casi mejor no entrar en el debate. Mejor no reflexionar si esa proclamación de que la democracia se arregla a tiro limpio quizás tenga relación con que define a Venezuela como “una de las democracias más saludables del mundo”, precisamente cuando se trata del país con la segunda tasa de homicidios más alta del mundo (después de Honduras), una tasa que multiplica 60 veces la de España.

No, aseguran sus votantes, no hay que buscarle defectos. Qué más da lo bocazas que haya tenido que ser para llamar la atención, o lo cínico, al arremeter contra la falta de libertad de prensa en España desde las pantallas de HispanTV, una cadena estatal de Irán. Lo que cuenta es que con su glorificación de Hugo Chávez (“el invencible”) consiga asustar a los viejos partidos políticos ahogados en sus negocios corruptos y les produzca escalofríos a los dueños de los bancos. Eso es lo que nos pone. (Cuando un eurodiputado austríaco intenta buscarle una faceta atractiva a la Alemania de Hitler, para el mismo efecto, chillamos de susto: seguro que lo dice en serio).

1 2Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

El órdago
 
 

13 comentarios

  1. El órdago dice:

    […] El órdago […]

 
 

Deja un comentario