Todos pierden

 
Maidán (Plaza de la Independencia) de Kiev (Mayo 2014) |  © Irene Savio

Maidán (Plaza de la Independencia) de Kiev (Mayo 2014) | © Irene Savio

Kiev | Junio 2014

El 20 de febrero, en plena ‘guerra’ del Maidan, con los muertos contándose por muchas decenas en la plaza central de Kiev, una delegación de políticos europeos llegó a la capital ucraniana. Estaba encabezada por Frank-Walter Steinmeier, ministro de Exteriores alemán, acompañado por sus homólogos de Francia y Polonia. La visita estaba coordinada por la jefa de política exterior de la UE, Catherine Ashton, que ya había visitado Kiev en diciembre y durante una semana entera en enero.

Tras una primera reunión con los grupos opositores, el trío fue a ver al aún primer ministro, Víktor Yanukóvich, parapetado en su residencia. Al día siguiente, Yanukóvich abandonó Kiev y tras errar unos días por el este del país, se exilió a Moscú.

Exactamente un mes después, el 21 de marzo, el jefe del nuevo gobierno de transición ucraniano, Arseni Yatsenyuk, firmó en Bruselas los capítulos políticos del Acuerdo de Asociación y Libre Comercio entre la UE y Ucrania. Al día siguiente, Steinmeier volvió al Maidan para darse un baño de masas. A todas luces, el bando “europeo” había ganado la guerra de desgaste.

Porque fue la firma de este acuerdo lo que provocó lo que ya es casi una guerra civil de Ucrania. Planteado en 2011, Kiev había previsto firmar en noviembre de 2013 el acuerdo pero se negó, por sorpresa de muchos, supuestamente por presiones de Moscú. Esa negativa desencadenó las protestas del Maidan que llevaron a su caída, y al paseo triunfal de Steinmeier en marzo. El último acto se escenificó apenas el 27 de junio pasado, cuando se ratificaron en Bruselas también los aspectos económicos del Acuerdo.

Ucrania se está convirtiendo en otro agujero negro para la economía de la Unión Europea

Pero ya no es nada claro que el triunfo europeo en el conflicto ucraniana sea realmente una victoria. Al menos desde el punto de vista económico: Ucrania se está convirtiendo en otro agujero negro para la economía europea en un momento en el que la UE apenas está intentando recuperar su estabilidad financiera. Y la amenaza de sanciones de Bruselas contra Rusia por su papel en la crisis ucraniana tampoco sienta bien al comercio.

Dependencias

“Mientras continúe el conflicto, desde un punto de vista económico, nadie se beneficiará de la actual situación en Ucrania”, dice el economista Vasyl Yurchyshyn, del centro Razunkev de la capital ucraniana. Otros expertos coinciden en que la crisis ucraniana está afectando a la economía de todos los implicados: Rusia, Ucrania y la UE.  Grupo, este último, en el que están muchos países de la antigua Europa del Este, que todavía dependen enormemente de Rusia en varios aspectos. Su crecimiento previsto para este año ha bajado del 2,7% al 1,4%, según un estudio del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

Las últimas cifras de la oficina estadística de la Comisión Europea (Eurostat) muestran un panorama poco alentador. En los primeros dos meses de este año, las exportaciones europeas hacia Rusia sumaban 25.600 millones de euros, unos 3.000 millones menos que en ese mismo periodo en 2013. Y esta contracción también se registra en las exportaciones europeas hacia Ucrania, que hasta marzo de este año habían caído un 12% (unos 1.000 millones de euros menos en esos tres meses). Precisamente después de años de crecimiento en las relaciones económicas entre Europa y Rusia.

Precisamente, la estrategia de presión sobre Moscú —las sanciones en su contra aprobadas por la UE y Estados Unidos—  le está haciendo daño a los propios miembros del club europeo. Han convertido a Rusia en un cliente al que le han recortado el sueldo: su PIB crecerá solo un 0,5% este año, según las estimaciones actuales. Lo que, claro, se debe también a la agresividad de las políticas del Kremlin.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Irene Savio
Periodista (Roma, 1982). Trabaja como corresponsal de la revista mexicana Proceso y colabora con el...

Todos pierden
 
 

12 comentarios

 
 

Deja un comentario