«Un Estado normal no puede ser durante mucho tiempo un Estado de héroes»

Hamutal Bar-Yosef

 
Hamutal Bar-Yosef | © Dan Porges / Cedida por Cosmpoética

Hamutal Bar-Yosef | © Dan Porges / Cedida por Cosmopoética

Córdoba | Octubre 2014

Es una de las poetas más reconocidas de Israel. A razón de tenacidad, cabe añadir: Hamutal Bar-Yosef (Galilea, 1940) empezó tarde en la literatura, a los 40 años, tras una vida entera de funcionara y profesora en el sector de la Educación. A los 74 años, su currículum vitae abarca 38 páginas, como apunta el diario israelí Haaretz: 14 libros de poesía y relatos, 12 libros de ensayos, decenas de traducciones del ruso, francés e inglés, críticas, investigaciones… así como 13 premios literarios y 10 académicos. Con este bagaje a cuestas, Hamutal Bar-Yosef leyó en octubre sus poemas en el festival Cosmopoética de Córdoba. En España tiene editado un poemario: El lugar donde duele (Vaso Roto Ed.), una antología de 2007 a 2010.

Literatura e investigación académica, eso ha llenado la extensa y muy activa vida de Bar-Yosef después de haber sido madre de familia con cuatro hijos, en la que ella fue no sólo la figura que aseguraban la economía del hogar, sino también las estructuras familiares autoritarias y tradicionales, frente a un marido inconformista, según el retrato de Haaretz. Finalmente, después de doctorarse en Jerusalén en Literatura Hebrea a los 44 años, empezó a dar clase en la Universidad Ben-Gurión del Néguev, donde es hoy catedrática emérita.

Nació en un kibbutz cerca del Lago de Galilea, por lo que su lengua materna es el hebreo, algo no demasiado habitual en su generación, nacida de padres que en su inmensa mayoría sólo habían llegado a Palestina en la década anterior, trayendo un sinfin de lenguas propias. Fue precisamente en los kibbutz donde se llevó a la práctica la educación de la infancia en un idioma recientemente revivido, que no era el de los padres.

«Hoy el hebreo es la lengua oficial, la de periódicos, taxistas y mercado. Esto no era posible cuando los judíos no tenían su estado propio»

Bar Yosef lo afirma con orgullo, subrayando que “hoy, el hebreo – el idioma del Antiguo Testamento – se habla en Israel como el castellano en España; es la lengua oficial, la de la mayoría, de periódicos, televisión, taxistas y mercado. Esto no era posible en el pasado, cuando los judíos no tenían su Estado propio”.

Ella tenía además la suerte de tener padres que ya utilizaban este idioma: “Aprendí hebreo de mis padres. Llegaron a Israel desde Europa del Este en 1936 y ya antes de inmigrar aprendieron a hablar y escribir hebreo”. Hoy, desde luego “hebreo es la lengua materna de la mayoría de los escritores, poetas y dramaturgos de Israel, diferente a lo que fue a principios del siglo XX”, recalca. “Hay unas pocas decenas de poetas en Israel que escriben en otros idiomas, sobre todo árabe, ruso o inglés, que son sus lenguas maternas, pero son una excepción”.

Le guarda un buen recuerdo al kibbutz: “Israel lo fundaron judíos que estaban hartos del antisemitismo. El sionismo lo crearon personas que querían sentirse a gusto con la cultura local y desarrollar sus logros. Muchos vinieron de Rusia, donde las ideas revolucionarias estaban en boga, así que – como hacen los judíos a veces – llevaron a la práctica las ideas de la iguadad, de las que los revolucionarios de Rusia no hacían más que hablar”.

“Eran idealistas”, insiste. “Los idealistas son gente especial. Me crié con ellos y creo que eran realmente héroes, especialmente en el sentido moral de la palabra”. ¿No es una pena que este idealismo igualitario de los kibbutz se fuera perdiendo y hoy sólo queden vestigios de ellos, perdidos en una sociedad capitalista como otra cualquiera? “No puedes esperar de un Estado normal que sea durante mucho tiempo un Estado de héroes. Sí, es una pena”.

También en otro aspecto, aprecia el legado de la vida en el kibbutz: en el de la total igualdad entre chicos y chicas que dominaba estos colectivos. “Te hace sentirte libre cuando estás con hombres, los ves como posibles amigos y hermanos, o más bien candidatos para juegos compartidos y aventuras”, recuerda.

«No lamento la suerte de las mujeres ultraortodoxas: ellas tienen sus beneficios»

Pero no comparte el rechazo visceral de muchos antiguos kibbutznik frente a los crecientes colectivos de judíos ultraortodoxos, que acaparan a menudo titulares por sus pretensiones de separar los autobuses por sexos o de delimitar playas separadas para mujeres y hombres. “Creo que en todo contexto cultural hay gente cruel y generosa, estúpida e inteligente, de miras estrechas o de mente amplia. Este abanico existe tanto en la sociedad ultraortodoxa como en la que no lo es”.

Va más allá: “No lamento la suerte de las mujeres ultraortodoxas: ellas tienen sus beneficios. Además, ahora mismo hay muchos cambios en la sociedad ultraortodoxa hacia el feminismo. No soy religiosa, pero respeto todas las religiones. Todas tienen buenas intenciones. El problema es la gente que las lleva a la práctica”. Y recuerda añadir: “He visitado el museo de la Inquisición en Córdoba…”

Entregada al piano durante su adolescencia, Hamutal Bar-Yosef sigue dedicándose a la música clásica y descarta con una breve frase la polémica sobre las pretensiones ultraortodoxas de impedir que haya cantantes mujeres en las orquestas clásicas que visitan. “Esto no forma parte de los valores israelíes. Forma parte del fanatismo, que es un fenómeno universal”.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Hamutal Bar-Yosef
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario