Medio Shas

 

opinion

 

El partido Shas se ha dividido en dos. Según los sondeos de opinión, ambas partes oscilan alrededor del umbral del 3,12 por ciento que ahora es necesaria para conseguir un escaño en la Knesset, después de que se elevara ese límite en la última legislatura.

Mucha gente en Israel estaría feliz si no lo consiguiera ninguna de las dos partes y el Shas desapareciera de una vez por todas de nuestro paisaje político.

Yo no.

Shas es el partido de los judíos israelíes ortodoxos orientales. Se puede debatir si es en primer lugar ortodoxo o en primer lugar oriental. Yo creo que la parte oriental de su percepción es mucho más importante.

Crece el abismo entre los orientales, que componen la mitad de la población judía de Israel, y los asquenazíes

(Hay que explicar el término “oriental”. A los judíos de los países musulmanes se les solía llevar “sefardíes”, pero esto es un término erróneo. Sefarad es el nombre hebreo de España y el término sólo se puede utilizar correctamente para los judíos que fueron expulsados de España por las Majestades Católicas Fernando e Isabel en 1492. El Imperio Otomano les dio la bienvenida y se asentaron desde Marruecos a Bulgaria e Irán. Sin embargo, la mayoría de los judíos de países musulmanes no son sefardíes. Mi revista, Haolam Hazeh, empezó a llamarlos mizrajíes, orientales, y este término se acepta ahora de forma general.)

Los orientales componen ahora más o menos la mitad de la población judía de Israel. Crece el abismo entre ellos y los judíos de origen europeo, pese a que se esperaba que con el tiempo iba a desaperecer. Los orientales sienten que la “élite” asquenazí los discrimina y los desprecia y en general los trata mal. Guardan un profundo rencor (Asquenaz es el antiguo nombre hebreo para Alemania, pero ahora se refiere a toda Europa).

Aquí tengo que explicar mi relación especial con el problema oriental. Si ya lo ha escuchado con anterioridad, no me interrumpa.

En medio de la guerra de 1948 me ascendieron de soldado raso a comandante de un pelotón y me permitieron escoger entre reclutas polacos y marroquíes. Elegí a los marroquíes, salpicados con algunos libios y turcos.

Sin tener un idioma en común los entrené y los llevé a la lucha. Hice todo lo que pude para tratarlos bien. Me lo agradecieron arriesgando sus propias vidas para salvar la mía cuando fui gravemente herido.

Ya durante esa guerra me di cuenta de que algo iba muy mal. Mis soldados, voluntarios que habían venido a Israel para luchar sin sus familias, sentían que los veteranos – y especialmente las chicas – los consideraban salvajes armados con cuchillos.

Mis soldados orientales sentían que los europeos – y especialmente las chicas – los consideraban salvajes

La interacción entre estos inmigrantes y los habitantes “antiguos” se basaba en malentendidos mutuos. Los veteranos, que habían nacido y crecido en el país se sentían inmensamente superior y querían ayudar sinceramente a los recién llegados “primitivos” a llegar a ser como nosotros. Los recién llegados, que se encontraban con prejuicios en todas partes, desde luego se molestaban con esa actitud. Eso suele pasar en los países de inmigración.

Recién vuelto de mi experiencia en el ejército, me di cuenta pronto de que se estaba cocinando una tragedia. Ya en enero de 1954 publiqué en mi revista una investigación titulada “Joder a los negros”, que causó un escándalo a nivel nacional. Nos acusaron de incitar al odio, de sembrar división y no sé qué más. El país tardó décadas en darse cuenta de que se hallaba frente a un problema de grandes dimensiones. En los años entretanto, mi revista apoyaba en general a los orientales.

La división entre asquenazíes y orientales es sólo uno de varios que hay en Israel. Hay otra fractura profunda entre ortodoxos y laicos, judíos y árabes, inmigrantes veteranos y recién llegados (de la ex Unión Soviética), izquierdistas y derechistas, habitantes de Tel Aviv y su área, y los de la “periferia”, y desde luego, entre los acomodados y los pobres.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Medio Shas
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario