La euforia y el día después

 
Votantes de Syriza celebran la victoria en Atenas (25 Ene 2015) | @ Javier Pérez de  la Cruz

Votantes de Syriza celebran la victoria en Atenas (25 Ene 2015) | @ Javier Pérez de la Cruz


Atenas | Enero 2015 |
Por  Andrés Mourenza · Clara Palma · Daniel Iriarte · Irene Savio

Ganar las elecciones no era tan complicado. El reto está por llegar. Así se puede resumir la sensación de esa mayoría de la población griega que ha votado por Syriza y y que en la madrugada del lunes celebró de forma muy modesta el triunfo de la formación de izquierdas.

“Sabemos que aunque ganemos, lo difícil empieza ahora”, resumió durante el recuento Ajileas Stavru, dj y militante de Syriza, partido en el que recaló procedente de los movimientos sociales que han organizado las protestas contra las políticas de austeridad durante los últimos años. “Esto no será sobre cumplir algunos sueños izquierdistas, sino sobre resolver los problemas reales y dramáticos que vive el pueblo griego”, concluyó.

Cierta euforia hubo en la carpa de Syriza, en la céntrica plaza Klafthmonos. Hasta el momento en el que la muchedumbre ocupa la calle y corta el tráfico, los coches pasaban tocando el claxon en señal de victoria. “Es una victoria histórica de la esperanza” declaró en el primer comentario extraoficial el portavoz de la formación.

Es la primera vez en la UE que el poder se entrega a un partido a la izquierda de la socialdemocracia, salvo Chipre

Stefania Zoi, una mujer de 59 años, no puede contener la emoción mientras esperaba la comparecencia del líder de Syriza, Alexis Tsipras: “Durante 40 años he esperado este momento”. Es la primera vez en la Unión Europea que el poder se entrega a un partido que se sitúa a la izquierda de las formaciones socialdemócratas, salvo el caso de Chipre en 2008 (donde no hubo cambios políticos de calado).

Victoria de la “esperanza”, victoria “contra la austeridad”, por una parte, y por otra, un resultado que rompe con el sistema bipartidista que ha regido Grecia –y buena parte de Europa– en los últimos 40 años. En Grecia mandaba el mismo modelo que en España, Alemania, Francia o Inglaterra: cada dos o tres legislaturas se relevaban en el poder el partido conservador Nueva Democracia (parte del Partido Popular Europeo) y el socialdemócrata PASOK (en el Partido Socialista Europeo). Con políticas cada vez más similares, hasta acabar en una Gran Coalición tras las elecciones de 2012, en las que Syriza ya le había tomado ventaja al PASOK.

Ahora el partido socialdemócrata ha desaparecido del escenario. Prácticamente no existe ya, reducido a 13 escaños en un hemiciclo de 300. Con un 4,7% es el más modesto cuantos llegaron al Parlamento, unas décimas por debajo de Independientes Griegos, también conocido como ANEL, un partido de derecha euroescéptica.

“He votado por razones económicas, financieras y sociales. No por la crisis, que la han creado artificalmente”

Por encima están el Partido Comunista (KKE), con un 5,5 % y 15 escaños así como los recién llegados liberales -profesionales sin anterior experiencia política- de To Potami (El Río), con un 6% y 17 diputados, el mismo número que tienen los ultraderechistas de Amanecer Dorado, que alcanzan a ser tercer partido con su 6,3%. Muy lejos, Nueva Democracia, con un 27,8 y 76 escaños y finalmente Syriza, que pese a tener “sólo” un 36% recibe como ganador un premio en escaños que lo deja en 149.

¿Las claves del éxito? “Creo que en estas elecciones las emociones no están jugando un papel tan fundamental como en las anteriores. Durante las elecciones de 2012 vimos que la cólera de un gran porcentaje de ciudadanos se convirtió en votos para Amanecer Dorado. Ahora vemos que una mezcla de esa cólera y de cálculos racionales, como el análisis de la actuación no demasiado brillante del actual gobierno, está llevando a los votantes hacia la izquierda radical”, explicó en vísperas de la votación Vassiliki Georgiadou, profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Panteion de Atenas. “En los sondeos se ve que muchas personas que votaron por Amanecer Dorado ahora pueden votar por Syriza. Hay un torrente de votos hacia la izquierda radical”, aseguró.

“He votado siempre desde que tengo edad para hacerlo. Siempre a Syriza, y antes al Partido Comunista, y siempre por las mismas razones”, indica Theodora Balli, una ama de casa de 52 años. “Razones económicas, financieras y sociales. No por la crisis, que la han creado artificalmente. Los problemas son los mismos cada año, y ninguno de los gobiernos hace nada para corregirlos. Así que lo único que nos queda es Syriza”, concluye.

grecia-votos2015

1 2 3 4 5Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

M'Sur

@MSur_es

Es la identidad colectiva de los autores de la revista M'Sur. Aparece normalmente en las...

La euforia y el día después
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario