Ni siquiera llevaba minifalda

 

Los demás avances enumerados por Davutoglu tenían más que ver con una mejora social en conjunto que con la lucha contra la violencia: más escolarización, menos analfabetismo, una neta reducción de la mortalidad materna… y finalmente el programa estrella del Gobierno: las ayudas para incitar al aumento de la familia. Dinero por cada hijo y derecho a trabajar durante meses a tiempo parcial tras el permiso materno. Un respaldo de aumenta con cada hijo que nazca.

La feminista Aysun Eyrek lo tiene claro: “La prioridad del primer ministro es reforzar la institución de la familia. A las mujeres apenas se les necesita para dar a luz a niños y criar las nuevas generaciones. Un político que considere así a las mujeres, desde luego no es sincero cuando condena el asesinato de Özgecan”. Es más, recuerda: el entonces ministro de Salud Recep Akdag pidió en 2012 que “las mujeres víctimas de violaciones que se quedasen embarazadas dieran a luz, prometiendo que el Estado se ocuparía de los bebés”. Este tipo de declaraciones, analiza, respalda a los hombres, al poner a las mujeres en un segundo plano y convertirlas en objeto sexual”.

“La prioridad del Gobierno es reforzar la familia: las mujeres sólo están para criar hijos”

Precisamente la oposición al aborto, así sea tras una violación, es un ejemplo de cómo el Gobierno trata a las mujeres, concuerda Ilke Gökdemir. Recuerda que el entonces primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, tuvo que archivar sus planes de ilegalizar el aborto, legal desde 1983, tras las protestas de mujeres, pero que en la práctica, la prohibición parece haberse impuesto. “Hicimos un estudio en Mor Çati: en los hospitales públicos ya no se hacen abortos, pese a que sigue siendo legal”, señala. La artista Sükran Moral aporta otro dato: “Hoy día, si una mujer está embarazada, desde el hospital se lo hacen saber a su marido, a sus parientes, para que impidan que aborte”.

“En parte gracias a estas políticas conservadoras, la violencia contra las mujeres ha aumentado”, cree Ilke Gökdemir. Cuánto, es difícil de saber. Una cifra muy citada en la prensa es la de un aumento del 1.400 % de las agresiones desde 2002, pero Gökdemir no se la cree. “Hace pocos años, no teníamos datos sobre agresiones”, recuerda, de manera que la espectacular subida simplemente refleja el que ahora se va mostrando una realidad largamente oculta.

“Ahora las mujeres sí denuncian, lo cuentan, están más conscientes, llegan antes a su punto de ‘Ya tengo bastante’. Quieren decidir sobre su vida, rompen el ciclo de la violencia”, reflexiona la voluntaria. “Se convierte en una lucha de poder, porque el hombre le dice: No te puedes ir hasta que yo lo diga”. Esta lucha puede que haya aumentado en efecto el número de asesinatos, evalúa.

La media de asesinatos machistas es el doble de la española: 5,5 víctimas por millón de mujeres

Las únicas cifras fiables parecen las que recoge desde 2010 el diario digital Bianet, basándose en los casos que aparecen en la prensa. En 2014 hubo 281 asesinatos machistas, señalan sus estadísticas. El año anterior, 214. La media de los últimos cinco años arroja una cifra relativamente estable de unos 225 casos al año. Es decir, 5,5 víctimas por cada millón de mujeres, una tasa que duplica la de España (2,8) y está algo por encima de la media francesa, italiana o alemana (alrededor del 4 por millón).

“Las cifras de Bianet sólo recogen los casos que se reflejan en la prensa”, subraya Aysun Eyrek. “Y no todos salen en los medios; sobre todo los de las zonas rurales no los llegamos a saber. Además, otros muchos asesinatos se acaban camuflando suicidio”, añade.

Sin embargo, es poco verosímil la cifra de “entre tres y cinco mujeres al día” que lanzan algunas organizaciones, dado que el total de asesinatos en Turquía en los últimos años, según cifras de la policía, oscila entre los 1.100 y los 1.900 anuales. Es decir, el máximo de homicidios registrados arroja cinco víctimas al día, sin diferenciar hombres y mujeres.

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Ni siquiera llevaba minifalda
 
 

1 comentario

  1. Dario dice:

    Vaya chicas,que trabajo!!..aquí somos amigos de los ARMENIOS que debieron huir allá a comienzos del siglo…vuestra labor,solo puede ser llevada a cabo por Uds. Publiquen sus ideas para que podamos ayudarles!!..ahora mas que nunca necesitamos humanidad igualdad y fraternidad

 
 

Deja un comentario