Cuando los políticos tapan el sol

 
Bombillas en la capilla de un santo cristiano en Tiro (Líbano), 1999 |   © Ilya U. Topper / M'Sur

Bombillas en la capilla de un santo cristiano en Tiro (Líbano), 1999 | © Ilya U. Topper / M’Sur

Beirut | Mayo 2014

Una densa capa de polvo cubre los paneles solares en el tejado del centro comercial ABC Achrafieh, situado en el barrio homónimo en el centro de Beirut. La tormenta de abril que ha dejado los coches ocultas bajo una costra marrón no ha dejado de afectar a los 1.407 placas del edificio, instaladas por la empresa EcoSys en marzo pasado,

„Nunca he visto las placas tan sucias. Creo que esto reduce la eficiencia en un 30 por ciento“, estima Elie Maalouf, técnico de EcoSys. El conjunto, el mayor sistema fotovoltaico del país, debería producir hasta 450 kilovatios y cubrir parte de las necesidades del enorme centro comercial. El volumen equivale a las necesidad de 200 hogares.

Las placas son una inversión razonable para reducir la factura mensual de ABC Achrafieh, que no sólo paga la electricidad que recibe de la empresa Electricité du Liban (EDL) sino que también debe arrancar muy a menudo los generadores de diésel, al menos durante tres horas diarias, para impedir que los cortes de luz habituales afecten al negocio. Un problema persistente y costoso que el sol puede resolver. O podría, si no fuera por los políticos…

Los embalses, casi las únicas renovables, no superan el 8,7 por ciento de la energía total generada

Líbano tiene un enorme problema de suministro energético. La empresa EDL provee teóricamente 2.400 megavatios pero debido a las limitaciones técnicas, el verdadero volumen „alcanza como mucho los 1.800 megavatios“, asegura Hassan Harajli, gerente de proyectos del programa CEDRO, una institución dependiente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuya meta es introducir las energías renovables en Líbano. „Durante las temporadas pico, la demana extra que el EDL no consigue cubrir llega hasta los 1.500 megavatios“, indica Harajli.

El déficit energético no hace más que aumentar. Entre 2001 y 2011, el consumo de electricidad en el país se incrementó un 50 por ciento, y según vaticina el Banco Mundial, seguirá creciendo un 4 o 5 por ciento anual. Pero el Estado no hace nada para mejorar la capacidad productiva de las instalaciones termales e hidráulicas que alimentan la red de EDL. Existen siete plantas termales, que consumen combustibles fósiles, y cinco presas en distintos ríos. Los embalses representan la mayor parte de las renovables del país, pero en 2012 no superaban el 8,7 por ciento de la energía total generada. Ni las presas ni las plantas termales – algunas datan de la década de 1930 – han experimentado una revisión a gran escala desde 1967.

En este contexto de demanda creciente, las energías renovables tienen un hueco modesto pero relevante, tanto en hogares como en instituciones públicas o edificios comerciales. En la Conferencia de Copenhague en 2009, Líbano se comprometió a reducir su consumo de combustibles fósiles para cubrir, en 2020, un 12 por ciento de su consumo total a través de energía eólica, solar, hidráulica o de biomasa. Algo que aún parece muy lejano, pero que no debería ser inalcanzable, si Dinamarca ya cubre un 39 por ciento de su consumo con energía eólica, y España un 21 por ciento.

Ya hay 77 empresas inscritas en el sector solar y producirán este año 30 megavatios

En Líbano, la energía solar parece mejor situada para hacerse con el nicho. „Hace siete u ocho años, había unas pocas empresas pero el mercado está creciendo“, dice Ramzi Abou Said, presidente de Lebanese Solar Energy Society y director de la empresa Asaco. En la lista del Lebanese Center for Energy Conservation (LCEC), una organización vinculada al Ministerio de Energía y Aguas, hay 77 empresas inscritas en el sector de placas solares y a finales del año en curso, la energia solar producida debería alcanzar los 30 megavatios, suficiente para 15.000 hogares.

„Cuando lanzamos la compañía EcoSys en 2008 era justo el momento“, recuerda Elie Maalouf. „La empresa matriz invirtió en nosotros para tener un trozo del pastel; ahora el 90 por ciento de sus inversiones son en paneles solares. El número creciente de empresas en Líbano aumenta la competencia, porque el mercado es pequeño“. Esta competividad, el desarrollo tecnológico y la reducción de los costes de material „a una tercera o cuarta parte desde 2008“, ofrecen mejores condiciones a los clientes.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Nico Lupo

@niluso

Periodista (Barcelona, 1987) . Vive en Beirut desde inicios de 2012 y escribe...

Cuando los políticos tapan el sol
 
 

1 comentario

  1. […] Líbano. ‘Cuando los políticos tapan el sol‘ en MSur. La seguridad energética lleva décadas sin ser un derecho para los habitantes del […]

 
 

Deja un comentario