«Grecia nunca ha conseguido emanciparse de sus acreedores»

Pedro Olalla

 
Pedro Olalla | © A. Leuk / Acantilado

Pedro Olalla | © A. Leuk / Acantilado

Sevilla | Octubre 2015

Aunque lleva toda su vida estudiando la cultura griega y divulgándola a través de sus ensayos, Pedro Olalla (Oviedo, 1966) se ha convertido en los últimos años en una voz de indiscutible autoridad para explicar no solo las claves del mundo clásico, sino también las convulsiones que afectan a la cuna de Europa en el presente. Tras la buena acogida de su libro Historia menor de Grecia. Una mirada humanista sobre la agitada historia de los griegos, el autor regresa al sello Acantilado con Grecia en el aire, una revisitación de los rincones de la capital griega donde se fundó la idea de democracia.

En Grecia en el aire identifica la Grecia actual con la clásica. ¿Son tan parecidos, o hay mucha mitología en eso?

Bueno, no la identifico en realidad, la comparo, la relaciono. Hay una identificación sobre todo entre los escenarios de lo que fue el nacimiento del proyecto de la democracia, y los escenarios actuales donde ese proyecto está siendo desmantelado, sometido a una constante presión y saqueo. Intento saltar del pasado al presente, fundirlos de alguna manera, haciendo paralelismos, pero poniendo de manifiesto más que la afinidad, la discrepancia. Cómo la democracia ateniense no tiene nada que ver con nuestras democracias actuales: por supuesto con la griega, pero ni siquiera con las deficientes democracias que existen hoy en el mundo.

«Grecia nace en el XIX, en el contexto de las fuerzas, Francia, Rusia e Inglaterra, acreedores y tutores»

¿Exageran quienes creen que Grecia, como nación moderna, se establece en el siglo XIX como alianza entre forajidos cristianos, poetas románticos ingleses y un rey bávaro?

No, creo que es una definición muy simplista, el proceso histórico fue más complejo. Es evidente que Grecia, casi desde el siglo XIII, ha sido una nación sin estado, dominada por otras naciones, por los genoveses, los francos, los venecianos, el Imperio Otomano… Hasta que empieza el XIX, y para una parte de Grecia, porque las fronteras actuales no se consolidan hasta mediados del siglo XX, nace en el contexto de las fuerzas que operaban entonces, Francia, Rusia e Inglaterra, acreedores y tutores, una vez más, como ahora, de ese nuevo estado emergente. Un estado que tenía como rasgo de identidad el cristianismo frente al islam, que había sido su represor; y que tiene un presidente, [Ioannis] Kapodistrias, una figura muy progresista, muy diferente de los regímenes de la época, que es asesinado. Fracasado el intento de ser república, las potencias internacionales convierten a Grecia en su protectorado, e imponen un rey de las monarquías europeas tradicionales. El enunciado de tu pregunta podría quedar como frase efectista, pero el proceso es más complejo. Lo importante es que Grecia no ha conseguido emanciparse de sus acreedores en todo este tiempo.

Sí que parece que Lord Byron leía más a Sófocles y Esquilo que los griegos que tomaron las armas contra el Imperio otomano, ¿no cree?

«Entre los artífices de la revolución griega hay gente muy consciente de su tradición clásica»

No, no es exactamente así tampoco… Lo que supusieron movimientos culturales como el Neoclasicismo, el Romanticismo, lo que había supuesto antes el Humanismo, la cultura griega se convierte en referente que trasciende las fronteras físicas de esa nación sin estado, así como las fronteras culturales de ese pueblo. Pero ese pueblo sigue conservando su conciencia de su pasado. Y precisamente cuando se quiere independizar, no lo hace mirando mayoritariamente a su tradición cristiana, de continuidad más sólida, sino con el voluntarismo histórico de rescatar su pasado clásico. El mismo que aplicaban otras naciones que accedían a la independencia, tanto en Europa como en América. Ese intento de republicanismo miró siempre a Roma y a Grecia. Entre los artífices de la revolución griega, sus políticos y sus intelectuales, hay gente muy consciente de su tradición clásica, yo diría que más que lord Byron y otros personajes occidentales.

¿Y cómo casa esa herencia clásica griega, y la democracia como concepto laico, con el enorme poder de la Iglesia en ese país?

La verdadera democracia ateniense, la que se creó en la Antigüedad, no casa en ningún país, no con Grecia, y es precisamente lo que este libro trata de poner de manifiesto. Trato de semantizar conceptos como democracia, igualdad, ciudadanía, política, y darles el valor que tuvieron en el momento en que fueron creados, y ver cómo no se corresponden con lo que tenemos actualmente. La presencia de la Iglesia ha sido muy importante en la Historia de la nación griega, es porque era lo que de alguna manera suplía la ausencia de estado, era lo más parecido que había a un estado. Bajo la dominación otomana, la Iglesia daba cohesión y unidad al pueblo griego, al pueblo cristiano en general, hacía funciones de estado. El nacimiento del nuevo estado tenía que contar con ese factor.

1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Pedro Olalla
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario