Desaparecidos en la cuneta

 
Protesta por la muerte de Giulio Regeni. El Cairo (Febrero 2016) | © Alicia Alamillos

Protesta por la muerte de Giulio Regeni. El Cairo (Febrero 2016) | © Alicia Alamillos

El Cairo | Febrero 2016

El italiano Giulio Regeni desapareció súbitamente la noche de este 25 de enero, cuando la mayoría de los egipcios conmemoraban el aniversario de la revolución encerrados en sus casas y las calles de la capital permanecían tomadas por miles de policías y militares. Su rastro se pierde poco antes de coger el metro en el barrio de Giza cuando se dirigía al centro de El Cairo, para celebrar un cumpleaños. Eran sólo cuatro paradas. Nadie sabe nada.

Ocho días después, y tan sólo tras la insistencia del Gobierno italiano para que se esclareciera su desaparición y una gran campaña pública en las redes sociales, el cuerpo del joven estudiante de 28 años fue encontrado en la cuneta de una de las principales autopistas que salen de la capital egipcia, con evidentes signos de tortura. Las circunstancias de su desaparición apuntan a que Giulio Regeni ha sido uno más de los cientos de “desapariciones forzosas” que se multiplican en los últimos dos años el país de los faraones.

 La familia desconoce el paradero de su hijo y las comisarías niegan su detención

Cuando a las dos de la madrugada del pasado 12 de enero Israa abrió la puerta a unos supuestos policías vestidos de civil, no supuso que pasarían días, semanas o incluso meses sin noticias de su hermano pequeño. Asir, de catorce años, fue “secuestrado” por los oficiales identificados como de “Seguridad del Estado”, que también registraron su habitación y explicaron a la familia que investigarían su implicación con “un grupo terrorista” y que lo interrogarían durante un máximo de 2 horas. A día de hoy, la familia todavía desconoce su paradero, y las comisarías del área niegan su detención. Cientos de egipcios tienen una historia parecida.

“Llamaron a la puerta y vi un policía (de paisano). Yo no llevaba el velo, así que no podía hablar con él, y no sabía si buscaban a mi hijo o a su padre, así que desperté a Moataz, que dormía en su cuarto. Le dije: ‘Alguien llama a la puerta’. Moataz sólo llevaba una camiseta. ‘¿Eres tú Moataz?’ Contestó que sí. Entonces otros diez policías aparecieron, yo no los había visto antes, estaban ocultos tras la puerta, y se lo llevaron. Yo gritaba y preguntaba ‘¿Por qué, por qué os lo lleváis?’, no me contestaron. Así que los seguí por toda la calle: ‘¡Toma al menos una chaqueta!’, porque era enero y hacía mucho frío…” cuenta Fatma, con la prolijidad en detalles de las madres egipcias.

En la calle esperaban otros diez hombres, que subieron a registrar el cuarto de Moataz. Se llevaron ordenador, móviles, cámaras y todo el dinero que encontraron. “Tú hijo está acusado de ser miembro de una organización terrorista”, afirmaron. Se fueron sin decir más: sin ningún papel que demostrara la detención y sin informar de cuál sería desde entonces el paradero de su hijo.

Sólo en diciembre y enero pasados, cerca de 60 personas “desaparecieron”

Sólo en diciembre y enero pasados, cerca de 60 personas “desaparecieron” supuestamente a manos de la Policía egipcia, según datos recopilados por grupos independientes. De agosto a noviembre de 2015, la campaña “Stop Forced Disappearance”, organizada por la ONG Comisión Egipcia por los Derechos y las Libertades (ECRF), denunció 340 casos de “desapariciones forzosas”. “Libertad para los valientes”, un grupo izquierdista egipcio, documentó al menos 163 casos de abril a junio de 2015.

En total, la gubernamental Comisión Nacional de Derechos Humanos recibió más de 200 denuncias en 2015. Las cifras exactas varían de un grupo a otro, pero la tendencia al alza en los últimos dos años ha sido constatada y denunciada por organizaciones internacionales como Human Rights Watch, Amnistía Internacional o el grupo de trabajo de las Naciones Unidas en las Desapariciones Forzosas.

“Con la excusa del estado de Excepción tras el golpe (contra el entonces presidente Mohamed Morsi, en 2013), muchos ‘desaparecieron’, especialmente tras la dispersión de las manifestaciones en la plaza de Rabaa. Pero en 2015 han vuelto a aumentar los casos y se estima que los números seguirán subiendo”, explica Abdelrramán Gad, investigador en Desapariciones Forzosas del ECRF.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alicia Alamillos

@Ali_Arena

Periodista (Córdoba, 1992). Tras pasar por la mesa Internacional de ABC y...

Desaparecidos en la cuneta
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario