Retorno a Sefarad

 
Ancianos sefardíes en Sarajevo (Ago 2015) | © Ilya U. Topper / M'Sur

Ancianos sefardíes en Sarajevo (Ago 2015) | © Ilya U. Topper / M’Sur

Jerusalén | Marzo 2016

“Tengo dos pasaportes: con el israelí entro en países en los que el bosnio necesita visado y con el bosnio puedo ir a donde no me dejan con el israelí. No necesito la nacionalidad española, pero la pediré como algo simbólico”. A Eliezer Papo, rabino sefardí de Sarajevo e historiador de su comunidad, no le falta humor cuando apunta para qué quiere el pasaporte español: “Iré a la Capilla Real de Granada a enseñárselo a la reina Isabel”.

Papo aventuraba este resarcimiento personal, con medio milenio de retraso, en febrero de 2014, cuando el Gobierno español acababa de aprobar un anteproyecto de ley para modificar el artículo 23 del Código Civil y así conceder la nacionalidad española a los sefardíes. Exactamente, 522 años después de que los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, decretasen la expulsión de la Corona de Castilla y la Corona de Aragón “de todos los judíos y judías” que no estuvieran dispuestos a convertirse al catolicismo. Desde entonces, Sefarad, como los judíos llaman a España, es una tierra deseada.

La nueva ley elimina dos requisitos: residir 2 años en España y renunciar a la otra nacionalidad

La nueva ley, que entró en vigor en marzo de 2015, no abre por primera vez la puerta al retorno, pero sí lo facilita, al eliminar dos requisitos vigentes antes: residir dos años en España antes de pedir el pasaporte y renunciar a la nacionalidad de origen. Otra vía era por carta de naturaleza, otorgada por el Consejo de Ministros. Ahora, cualquier sefardí podrá presentarse en un consulado español y tramitar la solicitud.

La primera persona que ha acabado el proceso para obtener la nacionalidad española en Israel acogiéndose a la nueva ley es Yosi Ben Naim, un abogado nacido en Haifa hace 41 años. Sus padres llegaron a Israel procedentes de Tetuán (Marruecos), donde sus antepasados vivieron desde la expulsión. En diciembre entregó sus documentos en una notaría de Madrid. Una vez que se obtiene el visto bueno, hay que jurar la Constitución y fidelidad al rey en la Embajada española en Tel Aviv. Luego se recibe el pasaporte.

Ben Naim asegura ser  “el primer israelí que completa el proceso y el octavo sefardí del mundo”

Según le han dicho, Ben Naim es “el primer israelí que completa el proceso bajo la nueva ley y el octavo sefardí del mundo en hacerlo”. Desde inicios de 2016, ya al menos 23 sefardíes han tomado el juramento en Israel, pero forman parte de los 4.302 sefardíes que solicitaron la nacionalidad por carta de naturaleza hace unos años y que gracias a un decreto han podido acelerar el proceso.

Ben Naim asegura que le une “un vínculo sentimental a España” y que el salón de su casa está decorado con “la escultura de una flamenca y muchos abanicos”. Tiene parientes en Madrid, Barcelona y Málaga, pero no quiere vivir en España.

Papo aún no se ha apuntado. “Quizás lo haga con el tiempo. Ahora mismo no, porque tengo muchas peticiones de otros sefardíes que necesitan que certifique sus orígenes”, explica este académico residente en Israel. Sus dictámenes son aceptados por la Federación de Comunidades Judías de España, la entidad cuyo visto bueno es necesario para poder acceder a la nacionalidad española.

“En nuestra web tenemos un buscador con una lista de casi 10.000 apellidos sefardíes”

“Por ser el rabino no residente de la comunidad judía de Bosnia escribo letras (cartas) de recomendación para los sefardíes de Bosnia, y como experto en estudios sefardíes, para todos los interesados”, cuenta en ladino, el español que los judíos conservaron tras su expulsión y que sigue siendo extremamente similar al castellano actual, con cambios de fonética y vocabulario menores.

El idioma es uno de los posibles criterios para reconocer a un sefardí, pero no el más habitual, dado que la gran mayoría de los jóvenes desconocen ya la lengua de sus abuelos conservada durante cinco siglos pero en un rápido proceso de extinción en las últimas décadas.

“Uno de los medios para poder verificar el origen es el apellido. En nuestra web tenemos un buscador con una lista de casi 10.000. Todos los judíos que tengan estos apellidos son sefardíes, aunque no están todos los apellidos sefardíes”, indica José Benarroch, presidente de la Unión Sefaradí Mundial (USM), que también está entre las entidades colaboradoras de la Federación, autorizada por el Ministerio de Justicia español. El solicitante tiene que elaborar un pequeño árbol genealógico y presentar pruebas documentales, como certificados de nacimiento, defunción o matrimonio de alguno de sus antepasados.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ana Alba

@analba

Periodista (Barcelona, 1971). Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma...

Retorno a Sefarad
 
 

1 comentario

  1. Cristobal Arias dice:

    los apellidos heredados de mis ancestros .son Calderon,Figueroa Arias .los tres provienen de La España vieja de La época histórica 1492 y en la que comenzaba un nuevo capitulo para surgientes generaciones por nacer.pero no en EspaÑa sino en America y aun Los Reyes EspaÑoles continuaron con la persecusion de las personas que no se acogían al dominio católico a travez de la Santa Inquisición que de Santa no tenia nada ,hoy dia hay libertad de cultos y el llamado de Dios sale del corazón y no por imposición.EspaÑa no tiene nada que ofrecer.economicamente esta mal.decin mis maestros que ELoro de America hizo Pobre a EspaÑa,Paso estoy bien aquí La Historia se escribe con dolor y sangre ,pero asi se evoluciona,Saludos Desde Phoenix Az.

 
 

Deja un comentario