«No necesitamos un islam moderado sino un islam valiente»

Wassyla Tamzali

 

¿Y en Egipto? Parte el dictador, hay elecciones, los islamistas llegan al poder, se les deja gobernar… y llega el golpe.

En Egipto, a los islamistas los quieren sacar de la sociedad. Y así los convierten en víctimas y mártires. En lugar de ponerlos ante la responsabilidad de gobernar y de fracasar, y que los echara la sociedad por gobernar mal, como pasó en Túnez. Ahí, el partido Ennahda participó en el poder y perdieron después, porque demostraron que no saben gobernar, y sobre todo mostraron su rostro. La sociedad se movilizó, y está bien. En Egipto, la utopía islamista renace, y más fuerte que antes.

Gran parte de Egipto respaldó el golpe militar de Abdelfatah Sisi por oposición al islamismo.

Como en Argelia. También la sociedad argelina pedía a los militares tomar el poder [en 1991].

¿Porque pensaban que los islamistas son peores que la dictadura?

«Cuando el poder retoma el poder, primero ataca a los islamistas, pero luego ataca a los demás»

Sí, eso pensaban. Pero ahora se analiza: era un juego de los militares para dar miedo a la población, porque no querían la democracia. Hicieron lo posible para crear una situación en la que los argelinos dijeran: o los islamistas o los militares. Hicieron todo lo que pudieron para destrozar el movimiento democrático que había en medio. Era una estrategia magistral, magnífica, ofrecer este tipo de elección a los argelinos. Y los argelinos tenían miedo; yo también tengo miedo a los islamistas. Pero yo y mi partido político, el Front des Forces Socialistes (FFS), no estábamos a favor de anular las elecciones. Y hoy vemos que anular las elecciones era lo peor que se pudo hacer.

El drama fue inmenso, desde luego.

Sí: hubo 200.000 muertos. Y fue el fin de la democracia. Porque cuando el poder retoma el poder, primero ataca a los islamistas, pero luego ataca a los demás. Mientras atacaba a los islamistas, hubo quien dijo que era el primer golpe de Estado feminista del mundo. Porque los militares tomaron el poder en 1991 y no hicieron ninguna ley a favor de las mujeres. Dijeron que era contra los islamistas y especialmente contra la charia, pero no hicieron nada para darle credibilidad. ¿Por qué no hacían leyes de igualdad, para favorecer a las mujeres, la democracia? Decretaron un estado de emergencia que duró hasta 2010, 2014….

Tengo la sensación de que el partido islamista FIS ganó la guerra civil con 20 años de retraso.

«El Estatuto de la Mujer es la frontera entre lo moderno los movimientos islámico-religiosos»

Perdió la guerra política. En Argelia mataron políticamente a los islamistas y luego los invitaron a las esferas económicas y políticas. Les dan su lugar en la sociedad, se les da todo lo que piden: el estatus de la mujer, la pausa de oración, los cafés, se cierran cafés que sirven alcohol… Para hacer callar al FIS le dan lo que quiera en la sociedad civil.

La ley argelina respecto a las mujeres es aún peor que la marroquí en este sentido, más islamista.

No vale la pena comparar con Marruecos. El único país que realmente ha dado un paso importante es Túnez. Ayad ben Achour, el presidente de la comisión que garantizó las elecciones, dijo: la Constitución tunecina es el Código del Estatuto Personal [que define los derechos civiles de las mujeres]. Las tuneceinas confrontaron democracia e islamistas en varios campos, pero hay uno en concreto, muy importante y que federa, que cristaliza la diferencia: el Estatuto de la Mujer. Es la frontera entre lo que se puede llamar moderno, premoderno, de camino hacia la modernidad, y los movimientos islámico-religiosos, conservadores. El juego político se desarrolla en esta frontera. Las tunecinas tienen algo que defender. Las argelinas no tienen nada que defender. Las marroquíes tampoco.

¿Pese a las reformas paulatinas, menores, que hubo en Marruecos en este ámbito?

«La sociedad tenía algo que defender; es lo que ha permitido salvar la democracia en Túnez»

En materia de igualdad, como en todos los sectores de derechos humanos, las pequeñas reformas no son importantes. Lo que importa son las declaraciones de fondo. Los principios que atañen a la igualdad de mujeres y hombres no se han pronunciado en el mundo árabe, salvo en Túnez. Luego a las mujeres se les dan derechos, sí, y cada vez más, por cierto, pero los principios… Los franceses nos han dado muchos derechos, económicos, de educación… pero nunca nos han reconocido la independencia ni la libertad. Por esa tuvimos que luchar. Y tal vez estemos menos bien en la independencia que antes, pero estamos libres. Eso cuenta.

¿Se puede comparar?

Reconocer a la mujer como individuo libre, sujeto de derechos, capaz de crear derechos, de portar derechos, es fundamental. Un ejemplo: La revolución francesa ha dado a luz la declaración universal de los derechos humanos. ¡No la aplicaron! Pero se reconocieron en ella. Iba a ser su identidad fundamental. Y el único que ha hecho una declaración de este tipo es el presidente [tunecino Habib] Bourguiba. Incluso si luego intentó corregirla para recuperar a los islamistas o, más bien, a los conservadores. Y la resistencia contra los islamistas se ha organizado a partir de ese texto. Es extraordinario: mujeres y hombres han salido a la calle, veladas o no, cada vez que alguien quería tocar los derechos de la mujer.

Túnez c’est different, como si dijéramos. ¿Cómo se explica?

Por dos factores: uno, que la sociedad civil tunecina nunca fue destruida por el régimen, ni por el colonial, ni por el independiente, el poscolonial, que siempre se alimentó de ella misma, y que ha dado a grandes pensadores e intelectuales. Y dos, que esta sociedad tenía algo que defender en materia de igualdad en derechos humanos. Eso es lo que ha permitido salvar la democracia en Túnez. Evidentemente, si los militares hubiesen tomado el poder cuando los islamistas ganaron, como en Egipto, estaríamos en la misma situación, que es peligrosa.

Página anterior 1 2 3 4 5Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.
Criado...

Wassyla Tamzali
 
 
 
 

Deja un comentario