Medio siglo de muros

 
Muro israelí en Belén (2013) | © Ilya U. Topper / M'Sur

Muro israelí en Belén (2013) | © Ilya U. Topper / M’Sur

Jerusalén | Junio 2017

“Todo lo que pienso está relacionado con la ocupación: no tengo valores como las personas normales, como mis amigos europeos”, dice el actor y cineasta Ramzi Maqdisi. Nacido en Jerusalén hace 36 años, Maqdisi ha pasado por la cárcel israelí, un destino habitual. Desde que empezó la ocupación de Cisjordania hace 50 años, casi 800.000 palestinos (aproximadamente el 20% de la población) han pasado por las prisiones de Israel según la ONG palestina Addameer. Actualmente, hay unos 6.300 palestinos encarcelados.

Pero incluso la libertad es relativa. Israel restringe los movimientos de los palestinos y eso afecta a todas las facetas de la vida. La cultura no es una excepción. Una obra representada por actores de Cisjordania no puede llevarse a Jerusalén sin permiso israelí y a menudo es una tarea imposible pasar material artístico por los controles militares. En Jerusalén Este, la policía ha suspendido espectáculos en varias ocasiones.

“Siempre pienso en contar historias de Palestina. Echo de menos una vida no vinculada a la ocupación”

“Siempre pienso en contar historias de Palestina. Echo de menos hacer una vida no vinculada al sufrimiento de vivir bajo la ocupación”, dice Maqdisi. No es ciudadano israelí: su carné de identidad lo describe como “residente” en Jerusalén Este, lo que le permite moverse tanto por Israel como por Cisjordania, pero sin poder ir a Gaza. Los palestinos nacidos en el resto de Cisjordania están confinados a este territorio del tamaño aproximado de Cantabria. Ellos necesitan permiso para entrar en Jerusalén Este y en territorio israelí.

Hay más de cien tipos de autorizaciones, entre ellas de trabajo y médicas. Unos 70.000 palestinos trabajan en Israel con permiso, según datos oficiales, y otros miles lo hacen de forma ilegal. Cruzan a Israel franqueando el muro que los israelíes levantaron en Cisjordania. También hay miles de palestinos con permiso para acudir a hospitales en Israel – con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) pagando los gastos – si sus enfermedades no se pueden tratar en Cisjordania o Gaza. A veces es porque Israel impide la llegada del material necesario.

“La ocupación corta y limita nuestra identidad, separa a unos palestinos de otros, bajo un régimen de apartheid. No puedo ir a Gaza a presentar una película a mi pueblo”, subraya Maqdisi. Además, su situación es frágil. “A los palestinos de Jerusalén, Israel nos puede despojar de la residencia cuando quiera. Me siento privada de mi identidad nacional. Soy como una extranjera, no una ciudadana con derechos, aunque pago mis impuestos”, dice Nora Kurt, nacida en 1954 y que gestiona el Centro Cultural Wujoud en el barrio cristiano de la ciudad vieja de Jerusalén.

Hace 50 años…

Soldados en Jerusalén (2013) | © Ilya U. Topper / M'Sur

Reclutas israelíes en Jerusalén (2013) | © Ilya U. Topper / M’Sur

El 7 de junio de 1967, decenas de soldados israelíes entraron en la ciudad vieja por la Puerta de los Leones y llegaron al Muro de las Lamentaciones, un lugar sagrado para los judíos porque creen que forma parte del recinto de su segundo templo, destruido por los romanos.

La tensión entre Israel y sus vecinos árabes había aumentado desde la crisis del Canal de Suez en 1956 y con la aparición de guerrillas palestinas apoyadas por Siria, capaces de lanzar ataques contra Israel desde Cisjordania, entonces bajo control de Jordania. En mayo de 1967, Egipto, que un año antes, había impulsado una alianza militar con Siria a la que acabaron sumándose Jordania e Iraq, congregó a decenas de miles de soldados en el Canal de Suez. Además cerró los estrechos de Tirán y la entrada al Mar Rojo a los buques israelíes y solicitó a la ONU la retirada de sus fuerzas de interposición en la península egipcia del Sinaí, donde separaban el frente israelí del egipcio. Respondía así a informaciones soviéticas sobre un gran despliegue militar israelí en sus fronteras, que luego demostraron ser falsas.

El 5 de junio, Israel lanzó la guerra. La mayoría de mandos militares y miembros del Gobierno israelí opinaban que la ofensiva por sorpresa era necesaria para evitar “un ataque de los árabes”. Sus cazas destruyeron la aviación egipcia y las tropas tomaron el Sinaí y la Franja de Gaza. Seis días después ocupaban también Cisjordania, Jerusalén Este y una buena parte de los Altos del Golán en Siria.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

Artículos relacionados

Acerca del autor

Ana Alba

@analba

Periodista (Barcelona, 1971). Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma...

Medio siglo de muros
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario