«Perder el humor hubiese sido como morir»

Catherine Meurisse

 

Quienes quieran rastrear los estados de ánimo que atraviesan este proyecto también pueden atender al aspecto puramente gráfico. “Este libro está hecho con el instinto. Casi no me planteé la técnica. La primera parte está hecha con un pastel seco, que se puede trabajar con el dedo, y yo necesitaba sentir el tacto. Luego entra la acuarela, y la plumilla, que es la primera herramienta que usé en mis inicios. Pero todo eso fue llegando sin premeditación. Ahora me doy cuenta de que la época parisina tiene un trazo fino y negro, mientras que en Roma me reencuentro con el color, el decorado, el escenario, la perspectiva. Así nació la estructura de La levedad, siempre de una forma espontánea”.

«La levedad de la que hablaba Kundera es lo que perdimos todos tras los atentados»

Colaboradora de cabeceras como Libération, Les Echos, Télérama o L’Obs, autora de libros infantiles para editoriales de la talla de Bayard, Gallimard o Nathan, la propia Catherine Meurisse ha detectado otros detalles sutiles que afloraban en su trabajo conforme iba logrando asumir mejor todo lo sucedido. “La relación entre la narración real y lo que ocurría en mi interior la he visto a posteriori. En Alemania, en marzo de 2017, presenté el libro en público, y una actriz leyó el cómic. Entiendo muy poco el alemán, pero oí el ritmo de la narración, y vi que había rupturas y dureza sin parar. Es un libro con muchos altibajos”.

La buena acogida de La levedad en Francia ha propiciado la posibilidad de llevar las viñetas al lenguaje de la pantalla. “Muy poco después de su publicación, varias cineastas, todas mujeres, me ha contactado”, explica Meurisse. “He reflexionado mucho antes de dar mi visto bueno, porque lo hará una creadora, y para alejarme realmente de este drama, necesito una transformación artística. Seré coguionista, porque la cineasta quería a toda cosa que lo hiciera yo para no equivocarse, será una nueva transformación artística. Ella superpondrá su imaginación a la mía, respetando mi historia, desde luego. Será un desplazamiento, poco a poco, para alejarme. Y ser guionista, trabajar con alguien, es una nueva forma de crear. Es lo que encontré en la Villa Medicis: una comunidad de artistas, no del cómic sino músicos, pintores… Y yo ahora no quiero trabajar sola, sino con otros artistas”.

Por último, a la hora de justificar el título de la obra, comenta: “Se me ocurrió rápidamente, cuando supe que estos dibujos acabarían conformando un libro. La levedad es lo que perdimos todos tras los atentados, aquella insoportable levedad del ser de la que hablaba Kundera. La levedad está también en el humor, es lo más típico de Charlie Hebdo. Cuando uno dibuja, usa herramientas ligeras, papel, plumilla. Y ese es el proceso que me ha permitido recuperar la levedad. Estoy en el camino de reconstruirme, pero no puedo cantar victoria aún, vivo con esta melancolía, con esta tristeza, que debo diluir en los futuros álbumes que dibuje; debo hacer otros libros”.

Un puñetazo a la libertad de expresión

“Espero que después de todo esto los dibujantes no se autocensuren”, asevera Catherine Meurisse. “Evidentemente, la libertad de expresión ha recibido un puñetazo en la cara, pero eso, como era un choque nacional e internacional, también ha despertado a mucha gente. No puedo hablar en nombre del dibujo de prensa, porque ya no trabajo a Charlie Hebdo, he decidido alejarme de los debates de libertad de expresión porque simplemente me recuerdan demasiado aquel enero, y yo ejerzo mi libertad de expresión dibujando álbumes como La levedad, o cómics, lo puedo hacer sin hablar de política ni de actualidad. Los dibujantes de prensa sí están confrontados con esta actualidad, en la que yo ya no participo”.

Por otro lado, al valorar qué ha cambiado desde la masacre, la dibujante recuerda que la campaña Je suis Charlie le superaba. “Ser el nuevo símbolo de la libertad de expresión nos superaba. La solidaridad me emocionaba, pero solo hoy puedo entender lo que pasaba. Charlie era un equipo muy pequeño, y perdí amigos cercanos. Y todo lo que pasaba fuera no me alcanzaba. En el álbum La levedad reencuentro mi identidad, de mujer, de dibujante, y eso era la prioridad. También era la de Luz, que hizo su álbum Catharsis, era la de todos los supervivientes de Charlie, es terrible decirlo, pero no nos podíamos ocupar de los demás, primero nos teníamos que ocupar de nosotros mismos. Hice el libro para no volverme loca, me agarré a la pregunta: ¿Qué soy? Y la respuesta era: No, no estoy loca [ríe], soy dibujante. En el álbum lo digo, no soy un soldado, no estoy en una guerra, soy más bien una soñadora”.

·

 

¿Te ha gustado esta entrevista?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos

Página anterior 1 2 3

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Catherine Meurisse
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario