«Cataluña ha pasado de modelo a contraejemplo nacionalista»

Jean-Marie Colombani

 
Jean-Marie Colombani | © Institut Français  Madrid  / Cedida

Jean-Marie Colombani (Madrid, Nov 2017)  © Institut Français Madrid / Cedida


Madrid | Noviembre 2017

Cuando el relato independentista se imponía en las portadas internacionales, tanto el presidente, Emmanuel Macron, como la plana mayor de la prensa francesa condenaron fieramente las aspiraciones secesionistas y respaldaron al Gobierno español en contraste con la tibieza de los medios anglosajones. En pleno terremoto político catalán, Jean-Marie Colombani (Dakar, 1948), influyente exdirector del vespertino Le Monde y cofundador del portal Slate.fr, ha visitado recientemente el Instituto Francés de Madrid para explicar el fenómeno Macron: uno de los pocos presidentes franceses en prometer en campaña la implantación de una agenda ‘girondina’ -más descentralizadora- para la centralista Francia.

Colombani, ensayista de reconocido prestigio en el país galo, ha abordado en varios libros los desafíos de la V República, entre los que se encontraba el encaje de Córcega, isla gobernada hoy por una coalición entre autonomistas e independentistas. Mientras que el sector mayoritario de la alianza de gobierno (autonomista) anhela una autonomía ‘a la catalana’ previa al ‘procés’, sus socios, los independentistas liderados por Jean-Guy Talamoni (presidente de la Asamblea corsa), aspiran a independizar con un referéndum en los próximos años la isla que vio nacer a Napoleón.

Desde el clásico jacobinismo (centralista) francés, ¿cómo ve la deriva secesionista?

«Córcega aspiraba a ser reconocido como pueblo dentro de la identidad francesa»

Lo que pasa en Cataluña tiene una gran repercusión en Francia desde hace años. Primero representó un modelo nacionalista como autonomía en el cuadro nacional español. La esperanza para consolidarlo ha tenido como punto culminante los acuerdos aprobados por el Gobierno de Zapatero con los dirigentes catalanes que convertían a Cataluña en una nación dentro de la nación española. Parecía un modelo posible: una nación compuesta por otras nacionalidades. Pero esta visión fue invalidada por el Tribunal Constitucional por la deriva que constataba. Córcega aspiraba en el fondo a ser reconocido como pueblo dentro de la identidad francesa, sin embargo esta noción fue recusada e invalidada por la presidencia de François Hollande.

¿Y qué pasará ahora?

En la próxima década habrá un problema por las presiones para organizar un referéndum de esta naturaleza. Cataluña ha pasado de modelo a contraejemplo para Córcega. Cataluña ha organizado un referéndum, en el que solo participaron los independentistas, sin acuerdo político con Madrid. Esto no es un ejemplo a seguir para Córcega, donde se ha pasado del combate violento al político en los últimos 15 años, ha sido un cambio importante. sería desastroso: los independentistas representan una minoría y si esta se manifiesta en un referéndum en el que solo votarían ellos sería muy nocivo para sus intereses.

¿Por qué Francia y sus medios han sido más contundentes que los anglosajones en la crisis catalana?

«La insolidaridad de los independentistas de regiones ricas debería hacer reflexionar a la izquierda»

Hay una gran diferencia entre Francia y Gran Bretaña: Francia está en Europa y Gran Bretaña no lo quiere estar de momento, al menos oficialmente. Evidentemente, Europa no reconoce la identidad de una secesión dentro de un Estado miembro porque puede suponer un peligro para la propia Unión Europea. En la tradición francesa, jacobina, refractaria a la descentralización, constituida República en contra del feudalismo de provincias fuertes y la monarquía, ha habido siempre un poder central en París y un temor a ir demasiado lejos en las reformas que despierten el particularismo y problemas como el corso.

La izquierda ‘bobó’ (burgués-bohemia) sí que ha mostrado simpatías por la causa independentista.

Sí, es lógico, la extrema izquierda apoya a la extrema izquierda, aunque sigue una posición menos ligada al nacionalismo catalán que al hecho de querer propiciar contradicciones y provocar un choque que lleve a una revolución. La insolidaridad de los partidos independentistas de regiones ricas como Flandes o Véneto que se quieren abstraer de la ayuda a las pobres debería hacer reflexionar a la extrema izquierda.

1 2Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Javier Calero

@fj_calero

Periodista (Badajoz, 1990). Vive en Madrid.

Es redactor de información internacional y última...

Jean-Marie Colombani
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario