“¡No fueron bastantes!”

 

opinion

 

Hace muchos años, justo después de la caída del comunismo en Europa Oriental, me encargaron un libro sobre el tema. Rachel, mi esposa, se ocupó de las fotos y yo del texto. La obra se publicó solo en hebreo con el título Lenin ya no vive aquí.

Al visitar Varsovia, nos sorprendió la cantidad de placas conmemorativas que decían “Fulano de Tal fue ejecutado en este lugar por los alemanes”. Hasta entonces no teníamos ni idea de que la Resistencia polaca hubiera plantado cara a los nazis con tal fiereza.

Poco después de volver a casa, Rachel entró un día en una tienda de ropa y oyó que la dueña hablaba en polaco con una clienta. Aún impresionada por el descubrimiento, Rachel le dijo: “¿Sabía usted que los nazis mataron también a un millón y medio de polacos no judíos?”
“¡Pues no fueron bastantes!”, fue su respuesta.

Rachel se quedó de piedra. Yo también.

Estábamos al corriente, por supuesto, de que a muchos judíos polacos no les caen bien los polacos, pero no éramos conscientes de que los odiaran tanto.

Este odio ha reaparecido con toda intensidad esta semana.

¿Qué? ¿Que los polacos se atreven a negar la existencia del Holocausto?

El parlamento polaco ha decretado que todo aquel que utilice la expresión “campos de exterminio polacos” puede ser condenado a tres años de prisión. Según los polacos, la expresión correcta es “campos de exterminio nazis en Polonia”.

La rectificación es correcta. Sin embargo, en Israel se ha desatado una tormenta. ¿Qué? ¿Que los polacos se atreven a negar la existencia del Holocausto? ¿Niegan que muchos polacos ayudaron a los nazis a atrapar y eliminar a los judíos?

Eso creen muchos israelíes. Por supuesto, están muy equivocados. A diferencia de otros países europeos, Polonia no firmó la paz con los nazis. El gobierno polaco huyó primero a Francia y después a Inglaterra, desde donde dirigió las actividades de la Resistencia polaca. De hecho, en Polonia hubo dos organizaciones clandestinas de resistencia, una nacionalista y otra comunista. Ambas combatieron a los nazis y pagaron un alto precio.

Si no me equivoco, fue el gobierno polaco en el exilio el que transmitió a los líderes sionistas las primeras noticias fiables acerca de la existencia de los campos de exterminio.

¿Colaboraron los polacos con los nazis? Por supuesto, en Polonia, como en todos los países ocupados, hubo colaboracionistas. Sin entrar en comparaciones, también hay montones de colaboracionistas palestinos en los territorios ocupados.

En Polonia, como en todos los países ocupados, hubo colaboracionistas. Como en Palestina

El personal no alemán de los campos de exterminio estaba compuesto sobre todo por ucranianos, cuyo odio por Rusia los condujo a simpatizar con los nazis. Aparte, por supuesto, de su propio e inveterado antisemitismo, nacido en la época en que Ucrania pertenecía a Polonia y los judíos administraban las fincas en nombre de los terratenientes polacos.

En realidad, los nazis no hicieron grandes esfuerzos por granjearse la colaboración ni de polacos ni de ucranianos. De hecho, el plan secreto de Hitler para crear más Lebensraum (espacio vital) para el pueblo alemán era exterminar o esclavizar a los eslavos después de acabar con los judíos.

Sin embargo, mientras el odio por Polonia continúa inextinguible incluso hoy en día, Israel tardó solo diez años desde el final del Holocausto en firmar acuerdos con Alemania.

¿Por qué?

A nadie se le ocurre hacerse la pregunta más evidente: ¿Por qué había tantos judíos en Polonia?
¿Dónde se establecieron los judíos cuando huyeron de Alemania y otras naciones del norte de Europa hace siglos? ¿Qué países europeos les abrieron las puertas?

Por aquel entonces, Polonia era el país más abierto, e incluso más tolerante de Europa. Los refugiados judíos fueron bien recibidos y encontraron un nuevo hogar. El rey tenía una amante judía. Junto a Cracovia creció toda una ciudad judía que se convirtió en el centro de la cultura polaca.

1 2Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

,

Artículos relacionados

“¡No fueron bastantes!”
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario