¿Te han lavado el cerebro?

 

Hagamos examen: ¿Qué hemos oído en la radio? ¿Qué hemos visto en la tele? ¿Qué hemos leído en los periódicos?

En el espacio de pocas semanas, más de cien seres humanos murieron bajo disparos, y muchos miles sufrieron heridas de bala. ¿Por qué?

“Estábamos obligados a dispararlos, porque estaban asaltando la valla fronteriza”. De hecho ¿no habían proclamado los propios gazatíes su intención de “regresar a casa”, es decir regresar a territorio israelí?

¿Decenas de miles de personas asaltando la valla, y ni una sola foto?

Pero el 14 de mayo, el ‘lunes negro’, 63 manifestantes desarmados murieron bajo los disparos, y más de 1500 sufrieron heridas de bala. Todos los israelíes saben que eso era necesario porque los manifestantes asaltaron la valla y estaban a punto de dispersarse por Israel. A nadie se le ocurrió fijarse en el simple detalle de que no había ni una solo fotografía que documentara algo así. Ni una sola. A pesar de que en ambos lados de la valle había cientos de fotógrafos, también fotógrafos del Ejército israelí, que filmaron hasta el último detalle. ¿Decenas de miles de personas asaltando la valla, y ni una sola foto?

Hay que fijarse en el uso de la palabra “terrorista”. Se ha convertido en un adjetivo que se pega a todo. Ahora no simplmente hay túneles: siempre son “túneles del terror”. Hay “actividades terroristas”. Está el “régimen terrorista de Hamás” y las “bases terroristas”. Ahora hay incluso “cometas terroristas”.

No: no son simplemente “cometas incendiarias” ni “cometas destructivas”, solo “cometas terroristas”. Lo mismo, todos los días en todos los medios. Alguien ha tomado una decisión de terminología. Desde luego, toda persona que tiene la palabra “terror” pegada a su nombre es un “hijo de la muerte”, como se dice en hebreo bíblico. Otro orgulloso término resultado del lavado de cerebro.

Los habitantes de la Franja de Gaza son “terroristas”. (En hebreo se ha inventado un término especial: mejablim). ¿Todos? Desde luego. Sin lugar a dudas. Especialmente los miembros de Hamás. Pero Hamás es un partido político, que ha ganado unas elecciones democráticas en toda Palestina. Un partido civil que tiene, de hecho, un ala militar. Pero en nuestros medios, los miembros del partido y sus simpatizantes son “terroristas”, hijos de la muerte. Desde luego.

La utilización de estos términos, cientos de veces al día, constituye claramente un lavado de cerebro, del que los ciudadanos no son conscientes. Se acostumbran al hecho de que todos los gazatíes son terroristas, mejablim. Esto es un proceso de deshumanización, la creación de los Untermenschen (subhumanos) en el léxico nazi. Matarlos está permitido, incluso deseable.

Esto es un proceso de deshumanización, la creación de los subhumanos del léxico nazi

En una atmósfera así se pasan por alto incluso frases abominables. Esta semana, por ejemplo, oí en uno de los telediarios esta frase de boca de un corresponsal militar, que hablaba de la próxima manifestación en Gaza: “Irán quiere manifestantes muertos, y parece que se los van a dar”. Hay que leer la frase dos veces para darse cuenta de lo que dice: que los francotiradores israelíes actúan a favor de Irán.

O una frase que se repite una y otra vez, incluso por parte de columnistas respetados: “Irán quiere destruir el Estado de Israel”. No sé qué quieren 80 millones de iraníes, y el periodista tampoco lo sabe. Pero la frase en sí ya es ridícula. Israel es una potencia nuclear. ¿Cómo se puede aniquilar una potencia nuclear (con submarinos que pueden lanzar bombas atómicas si hiciera falta)? ¿Están los iraníes dispuestos a convertir su país, una de las cunas de la civilización humana, en un cementerio y un desierto?

O la previsión de que “el viernes tendrá lugar otra manifestación violenta”. ¿Violenta? ¿Otra? No se puede cuestionar el hecho de que todas las manifestaciones a lo largo de la valla de Gaza han sido totalmente noviolentas. Los manifestantes no han disparado un solo tiro, cuando miles de ellos fueron heridos por balas y más de cien murieron bajo el tiroteo. Pero la mentira se dice y nadie la comenta.

Página anterior 1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

¿Te han lavado el cerebro?
 
 

1 comentario

  1. Albacora dice:

    Cada vez que leo a Uri Avnery me convenzo mas de que es un Justo

 
 

Deja un comentario