paganos

 

Todas las poblaciones del ámbito mediterráneo, exceptuando ciertas zonas remotas de Etiopía, Eritrea y Sudán, se adhieren a alguna religión formalmente constituida y basada en escrituras sagradas. Al menos en la teoría. En la práctica, numerosísimas creencias paganas se mantienen vivas en todo el territorio. Eso sí, quienes siguen estas prácticas paganas normalmente se identifican como cristianos o musulmanes y a menudo ni siquiera saben que sus formas de vivir la religión no tienen relación con los dogmas oficiales.

En algunos casos, las propias autoridades religiosas integran estas creencias paganas en su repertorio oficial para asegurarse la devoción popular; el ejemplo más claro es la adoración de las imágenes de la Virgen María en todo el ámbito católico. Otro es la costumbre de depositar en las iglesias exvotos, es decir figuras de cera que imitan la parte del cuerpo afectada por una enfermedad.

Algo menos abierto a las influencias paganas es el islam moderno, cuyas autoridades intentan reconducir los ritos religiosos al ámbito de la mezquita. En realidad, lo que en las comunidades tradicionales del Magreb se conoce como ‘islam’ se puede resumir como ‘veneración de tumbas’, también llamado marabutismo. En las zonas rurales ni siquiera existen mezquitas y en caso de buscar consuelo espiritual, hombres y mujeres se dirigen a la tumba de un marabut, es decir un hombre o una mujer del que a menudo se ignora todo menos el nombre y la fama de una vida recta, tal vez algún milagro. Los rezos ante estas tumbas tienen carácter individual y no corresponden a la oración estandarizada en el islam.

A menudo, cerca de la tumba —normalmente un pequeño edificio con cúpula blanca— se halla un árbol que se considera sagrado; al pedir un deseo es necesario anudar un trocito de tela a alguna rama. Esta costumbre se encuentra desde el Magreb, donde es muy frecuente, hasta Turquía y Crimea. También es habitual que entre las raíces se guarden piedrecitas con las que uno se frota la parte del cuerpo afectada por una enfermedad.

Todos los santuarios son destino de una romería anual, o musem en árabe, una costumbre que se halla igualmente en el ámbito cristiano e incluso entre los judíos del Magreb (donde se llama hilula) y de Etiopía (pero no en el judaismo oficial).

La magia es otro elemento pagano que se halla en prácticamente todas las sociedades. También en este caso, quienes practican rituales mágicos por ejemplo para fabricar amuletos, utilizan a menudo elementos de la religión oficial, por ejemplo versículos del Corán en el ámbito islámico.

Página en obras
Página en obras

 
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario