El Ejército devora los presupuestos

Publicado por

Ali Amar

Publicado el 24 Dic 2010

Publicidad

opinion

De acuerdo con Forecast International, Marruecos es uno de los países africanos que destinan un mayor esfuerzo presupuestario a armamento. Desde la entronización del rey Mohammed VI en 1999 se ha dado rienda suelta a los presupuestos para el Ejército: el presupuesto se duplicó mediante las últimas Leyes de Finanzas, las de 2008, 2009, 2010 y 2011. Hace cinco años ese presupuesto no rebasaba mucho los 12.000 millones de dirhams [1.000 millones de euros]. Wikileaks reveló un informe confidencial con fecha de 2008 de Thomas Riley, ex embajador americano en Rabat, que se preocupaba del estado de vetusto del Ejército marroquí.

Hoy en día, el reino destina cada año una suma de 34.500 millones de dirhams [3.000 millones de euros] a su Ejército, o sea, alrededor de un 15% del presupuesto del estado. Sin embargo, bajo la cúpula del hemiciclo, los elegidos de la Nación proceden a un voto rápido y a la unanimidad para esta partida presupuestaria en el que los detalles efectivos forman parte del secreto de defensa.

Marruecos se posiciona entre los 20 países del mundo que más gastan en sus ejércitos

Para el último presupuesto, esta suma rondaba los 32.000 millones de dirhams, o sea, 4.240 millones de dólares de los cuales casi 1.360 millones se destinaban a adquisiciones y reparaciones. Como en 2010, el fondo de adquisición y mantenimiento del arsenal militar marroquí recibe este año la bonita suma de 10.200 millones de dirhams [9.000 millones de euros], o sea, dos veces el presupuesto de funcionamiento de la seguridad social y más de 8 veces el presupuesto para sus inversiones. Si se compara la suma global dedicada al gasto militar (26.000 millones de dirhams adicionales de sangría al presupuesto del Estado) al de la salud, el abismo se transforma en un verdadero ‘rift’.

Desde hace años, las necesidades militares de Marruecos consumen el 5% del PIB, lo que lo posiciona entre los 20 países del mundo que más gastan en sus ejércitos. Si tenemos en cuenta el crecimiento del PIB, Marruecos gasta 100 millones de dirhams al día en su defensa. Desde 2004, los gastos militares no paran de crecer.
La carrera de armamento impuesta por razones de equilibrio geoestratégico con Argel empuja aún más hacia un desembolso considerable.

Los grandes encargos de armamento realizados en los dos últimos años son: modernización de los aviones de caza con la adquisición de dos flotillas de F-16 por más de 24.000 millones de dirhams, la compra de una fragata francesa FREMM por 5.000 millones de dirhams, además de tres corbetas neerlandesas, la construcción de una nueva base naval por 1.400 millones de dirhams y una ristra de contratos para el Ejército de Tierra.

Sin el conflicto del Sahara, Marruecos gastaría anualmente en sus fuerzas armadas menos del 2% del PIB

Sin el conflicto del Sahara y el necesario equilibrio regional con Argelia, aunque también con algunos países del sur de Europa, con los que Rabat mantiene lazos de cooperación militar en el seno de la Alianza Atlántica, Marruecos estaría en la media de la clasificación mundial de los gastos en armamento. Gastaría anualmente para sus fuerzas armadas menos del 2% del PIB y ahorrará así casi 2.000 millones de dirhams para apoyar los sectores sociales.

Si Marruecos se arma, Argelia también. Los datos del último informe de 2009 del Instituto Internacional de Investigación para la Paz (SIPRI) con base en Estocolmo ponen en evidencia esta carrera frenética de armamento en la que se encuentran los dos países vecinos. Este instituto de estudios estratégicos, que realiza las estadísticas anuales sobre los gastos militares y el mercado de armamento en el mundo, clasifica a Argelia en el tercer puesto de los países árabes en lo que se refiere a esfuerzos en armamento, justo después de Qatar y Arabia Saudí. Argelia destina de media un 3% del PIB al año a gastos militares, lo que representa alrededor de 4.500 millones de dólares.

En la misma clasificación, Marruecos se encuentra en el quinto puesto, con más de 1.700 millones de dólares en gastos militares de media desde hace cinco años con una sangría similar en relación al Producto Interior Bruto con un pico del 4,6 % del PIB en 2003, colocando al reino a la cabeza de los países con una economía comparable respecto al gasto de sus riquezas en defensa. (5% de su PIB en 2003). Se coloca en el puesto 17 a nivel mundial. Le sigue Libia (3,9 % del PIB en 2005), Argelia (3,3 % en 2006) y Túnez (1,4% del PIB en 2006).

Los gastos militares de Argelia y Marruecos crecen cada año progresivamente en señal de rivalidad

Los gastos militares de Argelia y Marruecos crecen cada año progresivamente; el conflicto saharaui es el origen de esta rivalidad, dado que Marruecos considera de forma oficial a Argelia como parte interesada en este contencioso territorial que dura ya tres decenios. El presupuesto consagrado por los dos países a la defensa ilustra con total claridad esta frenética carrera. La firma de un contrato para la adquisición de unos 60 aviones de combate por parte de Argelia a Rusia en 2006 había suscitado de forma inmediata una reacción en Rabat que se apresuró a modernizar su flotilla de Mirage F-1 vetustas y a concluir el grandioso contrato de los F-16 con Lockheed Martin con la bendición de Washington.

El presupuesto militar argelino para el año 2009 se elevaba a 6.500 millones de dólares, o sea, un aumento aproximado del 10% con relación a 2008. Así, estos dos países asignan sumas colosales al sector militar, que ocupa el primer lugar en términos de presupuestos.

Puede que la tendencia sea mundial. Los gastos militares mundiales en efecto han aumentado en un 45% en diez años. Pero “la competición entablada entre Argelia y Marruecos en términos de adquisición de equipos militares pesados derrama mucha tinta y preocupa tanto a los americanos como a los otros países de Cuenca Mediterránea”, dice un informe de análisis de Naciones Unidas citado por el SIPRI. Los Estados Unidos y la Unión Europea han admitido abiertamente su preocupación por la tendencia al alza de los gastos de estos dos países. Estos gastos que causan, sin embargo, tanta alegría a los mercaderes de armamento americanos, europeos y rusos.

EE UU considera el plan de modernización del Ejército argelino como “disuasivo” frente a Marruecos

Aunque Argelia asegure que sus últimos pedidos entran en el marco de un plan de modernización de sus equipos militares que datan de la época de la Unión Soviética, no ha atenuado los temores de los occidentales, preocupados sobre todo por la seguridad de su aliado tradicional en la región, Marruecos. Estados Unidos considera este plan de modernización del Ejército argelino como “un plan disuasivo” de cara al aumento del poder de su vecino del oeste.

Fuentes diplomáticas citadas por la prensa argelina afirman que la Casa Blanca tiene un interés particular en este tema desde la publicación del último informe del SIPRI. Estas fuentes narran cómo Estados Unidos, que maniobra a favor del refuerzo militar de Marruecos, habida cuenta de lo que anunciaron los mercados durante 2009, ha pedido explicaciones a Argelia sobre los “móviles de la carrera”, precisamente a propósito de la adquisición por parte de Argelia de 180 carros y de 18 aviones de combate sofisticados de fabricación rusa.

De hecho, las informaciones plasman el estado de abastecimiento inminente de Argelia, por fábricas rusas, de submarinos, aparatos de defensa aéreos y quizás muy pronto, fragatas marítimas ultramodernas de marca francesa. Argelia había respondido que se trataba “de modernizar la armada argelina y de reemplazar el arsenal soviético por uno más desarrollado”.

El debate sobre el armamento entre Argelia y Marruecos no es nuevo. Algunos expertos señalan que el hecho de que Estados Unidos y Europa se ocupen de este tema es tan sólo una manera de presión para obtener un mercado de armamento en una Argelia engordada por sus ingresos petroleros. Tanto más cuanto que Argelia importa principalmente de Rusia, y desde hace poco de la República China Popular, de Sudáfrica y de algunos países de Sudamérica, entre ellos Brasil.

Los gastos recientes en armamento de Marruecos

– 24 aviones de caza F16 por 2.400 millones de dólares:
Marruecos va a recibir muy pronto sus primeros aviones de combate F-16. 24 de estos aviones de caza habían sido encargados el año pasado al constructor americano Lockheed Martin, tras haberse desestimado la opción de comprar los aviones franceses Rafale. El contrato alcanza una cantidad de 2.400 millones de dólares, con un plus de casi 200 millones de dólares para los armamentos en misiles aire-aire Raytheon.

– La modernización de 27 Mirage F-1 por 400 millones de euros:
Se trata de un contrato con Thalès y Sagem para la modernización de 27 Mirage F1 constituyendo el armazón de la Fuerza Aérea marroquí: actualización de la aviónica y del puesto de pilotaje, nuevo radar, nuevos equipos de autoprotección, capacidad de carga de misiles MICA y armamento aire-suelo modular. Esta modernización debe terminar en 2011.

– 1 fragata FREMM por 470 millones de euros:

Francia vendió a Marruecos una fragata multipropósito FREMM por una cantidad estimada de 470 millones de euros en respuesta a la modernización de los submarinos clase Kilo. El grupo naval DCNS y Rabat realizaron este contrato; el acuerdo financiero se hará con una alianza de bancos franco-marroquíes.

– 3 helicópteros CH-47D por 134 millones de dólares:
Estados Unidos acordó la venta de tres helicópteros CH-47D Chinook a Marruecos por la módica cantidad de 134 millones de dólares. Estos aparatos servirán a las Fuerzas Reales Aéreas marroquíes (FRA) a mejorar las capacidades de proyección de tropas en terrenos de operaciones hostiles o para misiones humanitarias.

– 1.200 blindados españoles por 200 millones de dólares:
España vendió al Ejército marroquí 1200 Vehículos de Alta Movilidad tácticos (VAMTAC), así como 800 camiones militares y 10 patrulleras semejantes a los de la Guardia Civil, según los acuerdos firmados por ambos países en 2006 y cuya suma alcanza los 200 millones de euros. Los VAMTAC son utilizados por las fuerzas de la OTAN en territorio afgano.

– 4 aviones de transporte táctico C-27J Spartan por 130 millones de euros:
Alenia Aeronáutica, filial del grupo industrial italiano Finmeccanica, envió en julio de 2010 el primero de los cuatro aviones de transporte táctico y logístico C-27J Spartan encargados por las Fuerzas Reales Aéreas marroquíes (FRA), convirtiéndose en la primera Fuerza Aérea dotada de este aparato y que no pertenece a la OTAN.

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *