Berlusconi pide confianza

Publicado por

Darío Menor

Publicado el 16 Oct 2011

Publicidad

Silvio Berlusconi  (Estrasburgo, 2011) |  Jean-François Badias, Comisión Europea
Silvio Berlusconi (Estrasburgo, 2011) | Jean-François Badias, Comisión Europea

El Gobierno italiano vuelve a estar en el alambre. Tras no poder sacar adelante los presupuestos esta semana debido a las numerosas ausencias de diputados de su partido, lo que provocó la pérdida de la mayoría parlamentaria del Ejecutivo, Silvio Berlusconi se verá hoy obligado a someterse a un voto de confianza cuyo resultado decidirá su permanencia en el poder.

Ayer ‘Il Cavaliere’ pidió el respaldo de la Cámara Baja cargando contra la oposición y asegurando que su Gobierno es el único capaz de “defender el interés nacional” y de sacar a Italia de la crisis.

Sus palabras no fueron escuchadas por la gran mayoría de los diputados opositores, quienes abandonaron el aula cuando comenzó a hablar como señal de protesta. Sólo quedaron sus correligionarios y los parlamentarios del Partido Radical, siempre dispuestos a dar la sorpresa.

“Las elecciones anticipadas no son una solución a los problemas”

Tener a la audiencia ganada de antemano no tuvo los efectos esperados: al lado de Berlusconi, su principal aliado y líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, siguió el discurso entre continuos e indisimulados bostezos. Fue una evidente metáfora de la situación por la que atraviesa el Ejecutivo italiano: somnoliento y sin capacidad ya para convencer a nadie.

Sin opciones

“No hay alternativas creíbles a mi Gobierno. Las elecciones anticipadas no son una solución a los problemas que tenemos”, afirmó el mandatario, reconociendo, eso sí, la necesidad de acudir a las urnas en caso de que fracase la moción de confianza de hoy. En este escenario ‘Il Cavaliere’ descartó la opción de un Gobierno técnico, como piden algunos, pues en su opinión no tendría la fuerza necesaria ni sería aprobado por los ciudadanos. También arremetió en su alocución contra la oposición, asegurando que está “dividida e incluso desaparecida”, y volvió a hablar de las reformas que tanto necesita el país pero nunca se concretan. “Italia saldrá adelante batiendo al partido de los pesimistas”, garantizó.

En los últimos meses Berlusconi ha ido perdiendo un apoyo tras otro. Primero llegó el distanciamiento de los votantes, demostrado en las derrotas en Milán y Nápoles en las municipales de mayo. Luego surgió el enfrentamiento con los empresarios personalizado en la polémica abierta con Emma Marcegaglia, presidenta de la patronal.

El último sostén que le ha fallado es el del episcopado. El cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, cargó hace un par de semanas contra Berlusconi, su licenciosa vida privada y la denigración de la situación política del país.

El discurso del primer ministro cosechó las esperables reacciones. Bossi, superado el sopor que mostró en el aula, afirmó que le había convencido y garantizó que “mañana seguiremos teniendo un Gobierno”. En la misma línea se mostraron los diputados del partido del mandatario, incluso los más díscolos.

La votación de confianza de hoy es la segunda de esta legislatura

En la oposición, las habituales críticas. El líder del Partido Democrático, Pier Luigi Bersani, dijo que la alocución del primer ministro había sido “penosa en el plano político”, pidiendo su inmediata dimisión. Rosy Bindi, presidenta de esta formación, fue un poco más allá al manifestar: “Me pregunto durante cuánto tiempo más deberemos seguir sufriendo una humillación de este tipo”. Según el líder del partido centrista UDC, Pier Ferdinando Casini, el premier superará la votación de hoy pero convocará elecciones el año que viene.

En su intervención, el magnate de los medios de comunicación alabó el papel desempeñado por el presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien había pedido a Berlusconi que mostrase que su Gobierno era capaz de seguir adelante después de que no pudiese aprobar los presupuestos en la votación del martes.

“Napolitano ha estado impecable”, dijo ‘Il Cavaliere’, callando la boca a quienes le habían criticado por pedir al Ejecutivo una prueba de fuerza.

La votación de confianza de hoy es la segunda que el Gobierno italiano debe afrontar esta legislatura. El pasado mes de diciembre superó una moción por tres votos de diferencia en la Cámara de los Diputados.

Aunque partía en situación de desventaja después de la ruptura de su antiguo aliado Gianfranco Fini, Berlusconi superó la prueba gracias al cambio de chaqueta de un buen número de parlamentarios de la oposición, que traicionaron a sus partidos y apoyaron la supervivencia del Ejecutivo. No es descabellado que la historia se repita.

Parlamento italiano Oct 2011 | M'Sur
Parlamento italiano Oct 2011 | M’Sur

Análisis

¿Superará el Gobierno de Berlusconi la votación de confianza?
Los números están del lado del primer ministro, si bien en la política italiana las sorpresas son habituales. En la votación sobre los presupuestos del pasado martes hubo un empate con la oposición debido a la ausencia de numerosos diputados de la formación del Gobierno (falló hasta el ministro de Economía, Giulio Tremonti) y por una estrategia de los opositores. Algunos de ellos anunciaron que no votarían pero luego sí lo hicieron. Lo normal es que hoy no haya absentistas y que, por tanto, el Gobierno supere la prueba. Las quinielas señalan que logrará entre 315 y 320 votos, suficientes para sobrevivir.

¿Será capaz el Ejecutivo de agotar la legislatura aún superando la moción de hoy?
Las elecciones están previstas para 2013 aunque es probable que se adelanten por la extrema debilidad del Gobierno. El principal aliado de Berlusconi, la Liga Norte, coquetea con la idea de acudir a las urnas el año que viene, mientras que en el propio partido de “Il Cavaliere”, el Pueblo de la Libertad (PDL), son muchos los que piden un cambio que ponga fin a la actual situación de agonía. Tras la ruptura el año pasado de su antiguo socio Gianfranco Fini, no se puede descartar que haya nuevas deserciones en las filas del PDL.

Versace no apoya al ‘Cavaliere’

Entre los votos con que Silvio Berlusconi espera contar hoy para superar la moción de confianza no estará el de Santo Versace, hermano del célebre diseñador Gianni Versace y diputado elegido en las listas del partido de ‘Il Cavaliere’, el Pueblo de la Libertad (PDL).

El empresario de la moda anunció el mes pasado que abandonada el grupo parlamentario de esta formación y pasaba al grupo mixto por desavenencias internas. Hoy no apoyará al Gobierno porque “ha pasado el tiempo” de Berlusconi: “¿No veis cómo sufre? Tiene que dejar la política y gozar de la vida 24 horas al día”.

Cuando rompió con el PDL, justificó su decisión porque a él le “gusta trabajar” pero en el partido “no necesitan a uno que trabaja”. “Yo comencé a trabajar sólo en 1950, se ve que tengo poca experiencia respecto a ellos”, dijo Versace, quien, como tantos otros diputados, está maquinando para crear un nuevo grupo parlamentario.

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *