Luis De Vega

Azawad en calma

Un jinete tuareg al noroeste de la ciudad de Gao, en el norte de Malí | © LdVGao es desde 2012 el centro de la rebelión tuareg en Malí. | © LdVMilitares malíes recorren el desierto al noroeste de Gao, zona de tribus tuareg rebeldes. | © LdVEl aeropuerto de la ciudad de Gao, se ha convertido en zona de tribus tuareg rebeldes | © LdVMilitares malíes patrullan el desierto al noroeste de Gao, zona de rebeldes tuareg | © LdVNotable tuareg en el aeropuerto de la ciudad de Gao, desde 2012 centro de la rebelión yihadista | © LdVEstudiante de es una ecuela coránica en Sevaré,  provincia de Mopti, este de Malí | © LdVAlumnos en una escuela coránica en Sevaré, en la provincia de Mopti, en el este de Mali | © LdVUna piragua en el río Níger cerca de la ciudad de Gao | © LdVLos pequeños se bañan en el río Níger cerca de Gao | © LdVFamilia de la etnia peul con sus pertenencias en la provincia de Mopti; este de Malí | © LdVRestaurante de carretera en la localidad de Douentza, bombardeada por el Ejército francés en 2013 | © LdVCentro de atencion a niños desnutridos en la provincia de Gao, en el norte de Mali | © LdVMujer moliendo mijo en la provincia de Mopti, en el este de Mali. | © LdV| © LdV

Azawad

No es una historia reciente. Los tuareg, un pueblo bereber del centro del Sáhara, llevan décadas buscando una nación propia o, simplemente, rebelándose contra la autoridad. Tribus del desierto, acostumbrados a imponer su propia ley,  formaron uno de los últimos frentes contra la colonización francesa a inicios del siglo XX y  nunca se han integrado del todo en los Estados nacidos del reparto colonial.  Los últimos veinte años no han sido más que una sucesión de insurgencias.

1990: arranca la primera gran rebelión tuareg, se convierte en guerra civil en 1994 y concluye con un acuerdo de paz al año siguiente. La historia se repitió entre 2007 y 2009, cuando la insurgencia tuareg incendió todo el norte de Níger y parte de Mali, antes de acabarse con otro acuerdo, tan frágil como el anterior, en 2009.

Apenas tres años más tarde, en enero de 2012, los tuareg del norte de Mali vuelven a la guerra, gracias a la llegada de milicianos, dinero y armas procedentes de la guerra civil libia. Esta vez, su éxito inicial es espectacular: en pocos meses arrollan al mal equipado y desmoralizado ejército maliense y se hacen con el control de medio país. Bautizado como Azawad, un nombre bereber, podría convertirse en independiente o al menos en autónomo, parece en aquel momento.

Pero la rebelión se carcoma por dentro: un grupo aliado a las milicias tuareg se adscribe al islamismo más extremista, adherido a la teología violenta de Arabia Saudí. Son ellos, los islamistas, quienes empiezan a imponer el mando hasta en la antigua metrópoli de Tombuctú, destruyendo el patrimonio cultural y acabando con las tradiciones liberales. El movimiento político tuareg, laico como prácticamente todas las poblaciones bereberes del norte de África, se enfrenta entonces a sus aliados, pero en julio de 2012 es derrotado. Azawad vuelve a desaparecer del mapa. Empieza la intervención europea para bombardear desde el aire los feudos de los islamistas, un cuerpo extraño en un desierto que hasta ahora nunca fue religioso.

El presente reportaje de Luis de Vega fue realizado en otoño 2010, poco más de un año antes de que estallase la última rebelión tuareg.

[Ilya U. Topper]

Luis de Vega

Luis de Vega es periodista y fotorreportero. Trabaja desde 1994 para el diario español ABC y fue corresponsal en Marruecos de 2002 a 2010, año en el que las autoridades marroquíes le retiraron la acreditación. Desde su base en Rabat ha cubierto todo el Magreb, y ahora sigue dedicado al seguimiento de la Primavera Árabe.

Publicado por

Luis de Vega

Publicado el 23 Feb 2013


Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *