Ya van dos

Publicado por

Aïcha Zaïmi Sakhri

Publicado el 27 Nov 2013

Publicidad

opinion

Nuestra revista illi cumple dos años de existencia: 24 meses de su cita en el kiosco, siempre en su día y hora. Cada mes sois más numerosas las que nos leéis y que nos seguís a diario en illionweb.

Es nuestro regalo más bonito, sobre todo en el contexto de la crisis que atraviesan las revistas en Marruecos y en el mundo. Hemos apostado por hacernos un hueco hablándoos de lo que os interesa: moda y belleza, claro, pero también sociedad y… feminismo. Y la apuesta ha funcionado: compartimos la lucha por la igualdad, somos alegres militantes. Esto es nuestro credo, no siempre fácil de vivir, ante las discriminaciones que las marroquíes sufrimos a diario.

 Las leyes que protegen a las mujeres se aplican en unos países y en otros muchos brillan por su ausencia

Es difícil mantener la sonrisa cuando una lee el reportaje de Zora el Hajji sobre la violencia contra las mujeres. Los testimonios son chocantes. Nuestra sociedad es muy violenta, es un hecho. Las mujeres que se atreven a romper el silencio, por cierto, no lo hacen “sólo” por los golpes que reciben. Estas mujeres violentadas que se atreven a ir a los tribunales lo hacen en primer lugar para proteger a sus hijos, y sobre todo a sus hijas, de la brutalidad impensable de un marido o un padre.

Esta violencia no es algo específico de Marruecos. Existe tanto en Suecia como en Arabia Saudí. Simplemente, las leyes que protegen a las mujeres se aplican en unos países y en otros muchos brillan por su ausencia. En Marruecos, estas mujeres, casadas o solteras, no tienen armas frente a la violencia del marido y de los hombres en general.

La ministra Bassima El Hakkaoui, prevé presentar antes de que termine el año 2013 una ley para luchar contra la violencia en el seno de la familia. Proyectos similares ya los defendieron en su día Yasmina Baddou (Istiklal, ministra de Salud, 2007-2012) y Nouzha Skalli (PPS, ministra de Familia, 2007-2012). Sin éxito. Sería un progreso si esa ley por fin se promulgara. La única nota discordante, según las asociaciones que luchan por los derechos de la mujer, y que no han visto que se les implicara en el proyecto, es que la ley de Hakkaoui no defiende a las mujeres en su calidad de  individuos, sino únicamente en su función de esposas en el seno de una familia. ¿Por qué? En el Ministerio de Familia tampoco nos han podido dar explicaciones.

La filosofía de una ley contra la violencia debería ser, por principio, la de proteger a las ciudadanas de la violencia, se produzca ésta dentro de la familia o fuera de ella, y de defender los derechos de la mujer en su calidad de mujer. Si esto no se plantea así, el mensaje subliminal que se da es que las mujeres de todas formas no deberían hallarse en el espacio público, y si se aventuran en él es que deben asumir el riesgo por su cuenta. Si quieren entender más (o menos), el 25 de noviembre, visiten ustedes nuestra revista www.illionweb.com. Es la jornada internacional de la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

La filosofía de una ley debería ser la de proteger a las ciudadanas dentro de la familia o fuera de ella

Para terminar con un tono más positivo, illi ha decidido que noviembre será también el mes de la libertad. El año pasado publicamos un barómetro para medir el grado de libertad de las marroquíes y la concepción que ellas tienen de esta libertad. Este año hemos elegido, de forma totalmente subjetiva, a diez mujeres – entre otras muchas – que para nosotras encarnan esa libertad. Porque marroquíes libres y modernas hay muchas a nuestro alrededor. Y habrá cada vez más. En nuestra opinión, los personajes seleccionados representan a todas las demás. Y sois vosotras, lectoras, quienes debéis decidir cuál de estas mujeres ha dado en 2013 más vida a este espíritu de libertad.

Post relacionados

5 comentarios en “Ya van dos

  • David opina:

    Tu error es pensar que los marroquies van a compartir tus objetivos; ellos no estarán en contra de mejorar la calidad de vida de la mujer en lo que sea posible siempre que no rompa el equilibrio familiar patriarcal y la verdad es que yo los apoyo; hace falta vivir en occidente para darte cuenta de las temibles consecuencias que ha tenido creer en la igualdad de géneros; ahora ya no sólo se conforman con la igualdad ante la ley, quieren leyes que les beneficie exclusivamente a ellas haciendose las víctimas e inexplicablemente muchos hombres les hacen caso, ¿donde quieren terminar? ¿en una sociedad como la sueca que se está pudriendo desde dentro?

    Lo siento, pero el feminismo es una mierda, lo privado es privado y lo público es público, mezclar esos 2 conceptos no hará más feliz a la sociedad, pero sí la llevaría a la destrucción de la familia tradicional, algo que yo nunca podré aceptar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *