La igualdad ahora, ya mismo

Publicado por

Aïcha Zaïmi Sakhri

Publicado el 6 Mar 2015

Publicidad

opinion

8 de marzo de 2015. Nueva York acoge la 59ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Es la ocasión de pasar revista a los 20 años que han pasado desde la Conferencia de Beijing, en la que se evocó por primera vez la idea de género. Los países participantes, entre ellos Marruecos, adoptaron doce resoluciones para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres. Las ONG marroquíes acudirán este año a Nueva York para hacer balance de los progresos y obstáculos en la mejora de la situación de los derechos de las marroquíes desde 2010.

La Constitución de 2011 autoriza todo lo que no vaya en contra de la religión musulmana

Entre los progresos se encuentran, por supuesto, la reforma de la Mudáwana (Código del Estatuto Personal) transformada en el nuevo Código de la Familia (2004), la revisión del Código de la nacionalidad (2005) y, por último, la Constitución de 2011 de la que Nadia Bernoussi, que participó en su elaboración, nos habla detenidamente en una entrevista para el número 38 de la revista Illi. La igualdad entre hombres y mujeres queda registrada por escrito en nuestra Constitución, la cual se dirige tanto a las ciudadanas como a los ciudadanos.

Pero esta Constitución no debe quedarse en la teoría. Ha permitido la puesta en marcha de mecanismos que reforzarán en el futuro esta igualdad tan esperada. Sí, pero la igualdad prometida está limitada por el artículo 3, que recuerda los fundamentos del país y su identidad. Dicho de otra manera: se autoriza todo lo que no vaya en contra de la religión musulmana. La herencia y la poligamia son entonces difícilmente reformables. Ahora bien, la Constitución establece igualmente que el islam de la nación marroquí es moderado. ¡A buen entendedor!

Ahora queda lo más difícil: aplicar los textos. ¿Qué hay del Observatorio para la Paridad establecido en el artículo 19? ¿Qué hay del Observatorio contra la Violencia impulsado por la ministra Bassima Hakkaoui, pero que parece echar raíces en el despacho de la Secretaría General del primer ministro? ¿Qué hay del Observatorio de la Mujer en los medios de comunicación? Da la sensación de que el gobierno congela estos asuntos decisivos en la lucha contra los tipos de violencia que sufren a diario las marroquíes.

El aborto clandestino es una de las formas de violencia más sexistas que hay: afecta 100% a la mujer

No está de más recordarlo: la violencia, tal y como la define Naciones Unidas, abarca la violencia física, moral, sexual pero también social. A parte de la violencia conyugal y del acoso callejero, muy mediatizados estos últimos años, las marroquíes sufren todavía en 2015 todas estas formas de violencia, sin distinción de clases.

En este sentido, es preocupante la destitución del profesor Chafik Chraïbi de su puesto de responsabilidad del servicio de ginecología y obstetricia de la Maternidad de la clínica Les Orangers en Rabat, en la medida en que el aborto clandestino, y sus dramáticas consecuencias, es una de las formas de violencia más sexistas que hay, ya que afecta 100% a la mujer. Esto nos dice bastante de lo que ha llevado a la destitución de este profesor, a pesar de las diferentes estratagemas de distracción que se escuchan aquí y allá.

Este 8 de marzo la igualdad entre hombres y mujeres no es para tirar cohetes: aumento del número de matrimonios de menores, abandono escolar de las chicas desde la enseñanza primaria, precariedad económica y social y vulnerabilidad de las mujeres. Sin embargo, la Constitución ha puesto herramientas a disposición de la sociedad civil. Es el momento de que los ciudadanos se amparen en ella para reaccionar ante el inmovilismo del gobierno respecto a la cuestión de la igualdad. Plena. Íntegra. Sin reservas.

Primero publicado en illi | 2 Marzo 2015 | Traducción: Idaira González León

Post relacionados

2 comentarios en “La igualdad ahora, ya mismo

  • Khaled Salem opina:

    No habrá salido ni soluciones razonables sin tener resuelto el tema de las libertades y la democracia, una verdadera democracia, y acabar con la lacra de inmiscuir la religión en la vida pública de las sociedades árabes.
    El trayecto es largo y quedan muchos años por recurrir siempre teniendo unas sociedades civiles fuetes en la región. Sin ello, estaremos siempre dando vueltas en el mismo punto, un tipo de pescadilla que muerde la cola, sin avanzar ni un palmo, y, para más, convertirnos en unas nuevas menorías de reserva, al estilo de los indios, en las Américas.

  • Khaled Salem opina:

    No habrá salida ni soluciones razonables sin tener resuelto el tema de las libertades y la democracia, una verdadera democracia, y acabar con la lacra de inmiscuir la religión en la vida pública de las sociedades árabes.
    El trayecto es largo y quedan muchos años por recurrir siempre teniendo unas sociedades civiles fuetes en la región. Sin ello, estaremos siempre dando vueltas en el mismo punto, un tipo de pescadilla que muerde la cola, sin avanzar ni un palmo, y, para más, convertirnos en unas nuevas menorías de reserva, al estilo de los indios, en las Américas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *