Las pajas (mentales) de Abraham

Publicado por

Ilya U. Topper

@ilyatopper

Periodista (Almería, 1972). Vive en Estambul, donde trabaja para la Agencia Efe.

Publicado el 11 Abr 2016

Publicidad

Slavoj Zizek
Islam y modernidad. Reflexiones blasfemas
zizek-islammodernidad

Género: Ensayo
Editorial: Herder
Páginas: 81
ISBN: 978-84-2543-468-6
Precio: 11.80 €
Año: 2015
Idioma original: inglés
Traducción: María Tabuyo y Agustín López
Título original: Islam and Modernity: some blasphemic reflexions

¿Ya saben el que dice: Va Abraham y le dice a su mujer: Sara, mira que eso de no tener hijos me está dando ya un mal rollo…? Y le dice ella: Pues hala, vete a follar a la criada, si tanto te importa, a ver si la preñas. Y dice Abraham, ah pues guay. Pero luego, cuando la criada, Agar le dicen, tiene el crío, a la Sara le entran los celos negros y por pura venganza se queda preñada también y echa a Agar, crío incluido, al desierto. Y por eso hoy los musulmanes ponen bombas en París.

Si es un chiste, es un chiste malo, desde luego. Pero es únicamente el resumen somero de la segunda parte del libro Islam y Modernidad, de Slavoj Zizek. Exagero un poco, porque en ese ensayo, Zizek no llega a postular un vínculo entre la leyenda bíblica-coránica de Abraham, Sara y Agar y los atentados suicidas: es filósofo, pero no gilipollas.

Es un error decir “Es mera violencia; el terrorismo no tiene religión”. Porque sí tiene

Sin embargo, la breve introducción del libro (“Ahora, cuando todos nos encontramos en estado de shock tras la matanza en las oficinas de Charlie Hebdo, es el momento justo de reunir el coraje de pensar.”) nos sugiere, nos crea la expectativa de que será eso de lo que va a hablar. De que esas Reflexiones blasfemas nos darán una guía de por qué el islam se ha convertido en el siglo XXI en una religión de la violencia (o por qué lo parece). Y cuál debe ser nuestra reacción, una vez que seamos conscientes del peligro que supone convertir las muestras de repulsa del atentado en un apoyo a un futuro Estado policial.

Efectivamente, la primera parte – ‘El islam como modo de vida’ – habla precisamente de esto. Y aunque hay que tener cuidado con Zizek cuando se mete en temas de políticas de las sociedades islámicas – no es el campo en el que más experiencia tiene y le es fácil caer en lugares comunes – justo es reconocer que en estas primeras 33 páginas lanza unas cuantas ideas no sólo originales, como cabe esperar de él, sino además extremamente acertadas.

Fustiga el error de buscar “motivos históricos” y preferentemente “colonialistas” para explicar y hasta cierto punto justificar la brutal violencia que los yihadistas ejercen contra la sociedad (europea o cualquier otra): cierto, y no se puede repetir suficientes veces. Demasiado hemos visto esta actitud en lo que Zizek llama “falsa izquierda”, ese sector que tacha de “islamofobia” toda crítica al islam o al islamismo. Error también decir “Es mera violencia; el terrorismo no tiene religión”. Porque sí tiene. No querer entenderlo no resuelve nada.

En el yihadismo, sólo se puede ser musulmán fiel si ha dejado de existir cualquier otra opción

Y finalmente error ese hábito de aceptar la narrativa yihadista y dar por hecho que son fundamentalistas que quieren vivir el islam original, histórico, puro. O lo que toman por tal. Un fundamentalista de verdad, dice Zizek, cargado de razón, y poniendo de ejemplo a los amish cristianos (y cabe añadir: los haredim judíos), se retira a su gueto, feliz en la convicción de que posee la verdad divina. Lamentará que los demás no se enteren, pero confiará en que Dios hará justicia. No tendrá necesidad de adelantarse a los designios divinos y destruir con su propia mano a los infieles.

Eso, destruir a los demás, sólo lo hace alguien que en el fondo sabe que no tiene razón, que a la mínima, él mismo y todos sus compañeros se pasarán con armas y bagajes al otro bando, y que la única posibilidad para mantener la comunidad pura es aniquilar toda alternativa. En el yihadismo moderno, sólo se puede ser musulmán fiel si ha dejado de existir cualquier otra opción. (Mil detalles que Zizek probablemente desconozca cimentan esta visión, que aquí lanza, expone y ventila en certero folio y medio: en Marruecos se le condena a quien se declare públicamente ateo por el artículo que prohíbe “sacudir la fe de los musulmanes”. Demostrar que se puede ser de otra manera es un enorme peligro para “los musulmanes”, porque carecen – o eso cree el legislador – de una convicción profunda).

Acertada también la conclusión de que los yihadistas del Daesh no son un caso de un retorno a conceptos antiguos, sino uno de “modernización pervertida”. Y admirable cómo en una frase, Zizek desmonta parrafadas de Sayyed Qutb, el padre del islamismo moderno, sobre cómo el sometimiento a Dios elimina todo otro amo y señor y por lo tanto, lleva a la igualdad de todas las razas, clases y civilizaciones. Pero no de los sexos ¿verdad? riposta Zizek.

La ortodoxia islámica (y cristiana) considera a la mujer culpable de cualquier acto sexual pecaminoso

Algo menos lógica, su confrontación del ideario de Qutb y el yihadista, cuando el segundo se deriva linealmente del primero, como ideología social. Innecesaria, también, su reflexión extensa de cómo la seducción es el medio habitual de imponer una mercancía, una idea, un partido en nuestras democracias capitalistas, mientras que estaría “peor considerada” en el islam. Falso: la seducción del otro, cristiano, judío o agnóstico, con argumentos intelectuales para incitarle a la conversión es la mayor obra pía que cualquier musulmán puede acometer. Lo único que está mal considerada es la seducción por parte de la mujer; extender este tabú sexista a todo un concepto filosófico (publicidad mercantil, campaña electoral, libertad individual) yerra el tiro.

Eso sí, de casilla en casilla, Zizek llega al sexismo de la ortodoxia islámica y allí vuelve a tener toda la razón: efectivamente, esa ortodoxia considera a la mujer siempre culpable de cualquier acto sexual pecaminoso, porque por su mera presencia, existencia, incita al hombre al que se le considera, de entrada, no moralmente responsable de sus actos. Podría haber añadido que esta postura deriva directamente del Génesis y su interpretación cristiana: Eva se dejó seducir por la serpiente (¡ella tiene la culpa!) y Eva sedujo a Adán (¡ella tiene la culpa!).

Traza una línea de Abel y Caín a Abraham, Sara, Agar y sus hijos hasta Mahoma y Freud

Y nos deja con la pregunta, igualmente acertada (y no nos da una respuesta, advierto), que quizás sea la conclusión de estas reflexiones blasfemas: ¿Cómo organizar la convivencia en una sociedad en la que la libertad individual es un valor supremo, pero en la que un sector determinado (“los musulmanes”, dice Zizek, en referencia a los islamistas modernos formados, formateados, diría yo, por la misión wahabí) exige la libertad de elegir un modo de vida sin libertades individuales? El problema aquí no es el adulto que lo elige, tras madura reflexión, sino la comunidad que exige imponer esa falta de libertades en su seno a los hijos que educa. Volvemos al principio: la idea de que pueda haber alternativas es intolerable.

Con tantos aciertos, ¿a qué viene el título tan demoledor de esta reseña? se preguntarán ustedes. Viene a que Zizek ha cometido el error de agregar a estas 33 páginas otras 35 (‘Un vistazo a los archivos del islam’) en las que traza una línea de Abel y Caín a Abraham, Sara, Agar, sus hijos Ismael (padre de los musulmanes) e Isaac (padre de los cristianos) hasta Mahoma, su mujer Jadiya y Freud, y deriva de ahí una serie de reflexiones que cabe calificar de masturbaciones teológicas, pero que no tienen relación alguna con la cuestión de por qué unos tipos con kalashnikov irrumpen en 2015 en la redacción de Charlie Hebdo. (A no ser que se trate de una mordaz parodia contra los ‘expertos’ que intenta explicar el islamismo moderno con la historia del islam y los desvaríos maritales de Mahoma, ejercicio ya habitual en la prensa).

Por supuesto he elegido este título provocador para que ustedes se lean la reseña. Y para que, así, se convenzan de hacerse con el libro (aunque salga a 36 céntimos por página válida). De provocar y de contar chistes bíblicos sabe Zizek un rato, y no voy a ser menos. Si me lee, espero que se lo tome con filosofía.

¿Te ha gustado esta reseña?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación únicaQuiero ser socia



manos

Post relacionados

1 comentario en “Las pajas (mentales) de Abraham

  • Pepe Crespo opina:

    Confieso que la reseña, de lo buena que es, ha fallado en su objetivo: ¿por qué habría de comprar el libro si me ha aclarado las virtudes y defectos de un autor que suele desvariar con fruición?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *