El día de la vergüenza

Publicado por

Uri Avnery

Publicado el 20 May 2018

Publicidad

opinion

 

Este sangriento lunes pasado, mientras aumentaba el número de palestinos muertos y heridos, yo me hice la siguiente pregunta: ¿Qué habría hecho yo si fuera un joven de 15 años en la Franja de Gaza?

No he tenidos dudas en mi respuesta: Habría ido a la manifestación en las cercanías del muro de separación y habría arriesgado mi vida y mis miembros cada minuto.

¿Cómo estoy tan seguro?

Muy fácil: eso es precisamente lo que hice a los quince años.

Por entonces pertenecía a la Organización Militar Nacional, el Irgún, un grupo clandestino armado considerado “terrorista”.

En aquella época, Palestina estaba bajo la ocupación británica, que recibía el nombre de “mandato”.  En mayo del 39 los británicos promulgaron una ley que limitaba el derecho de los judíos a adquirir tierras. Recibí la orden de estar a una cierta hora en un determinado lugar de Tel Aviv cerca del mar para tomar parte en una manifestación. Debía esperar un toque de corneta.

Los jóvenes gazatíes son más heroicos de lo que éramos nosotros en 1939

La corneta sonó y comenzamos a marchar por Allenby Road, por entonces la principal arteria de la ciudad. Cerca de la sinagoga principal alguien subió las escaleras y pronunció un encendido discurso. Después continuamos marchando hasta el final de la calle, donde se encontraban las oficinas de la administración británica. Allí cantamos la Hatikvah (“esperanza” en hebreo), el himno nacional, mientras los miembros de más edad prendían fuego a las oficinas.

De pronto llegaron varios camiones de soldados británicos y sonó una andanada de tiros. Los británicos disparaban por encima de nuestras cabezas. Salimos corriendo.

Al recordar el suceso 79 años después, he pensado que los jóvenes gazatíes son más heroicos de lo que éramos nosotros. Ellos no han salido huyendo. Han defendido el terreno durante horas, mientras que el número de víctimas mortales ascendía hasta los 61 y los heridos llegaban a los 1500, aparte de los 1000 afectados por el gas.

Este lunes, la mayoría de las pantallas de televisión tenían la pantalla dividida en dos: en un lado, los sucesos de Gaza y en el otro la inauguración de la embajada estadounidense en Jerusalén.

En el centésimo trigésimo sexto año de la Guerra entre sionistas y palestinos, esa pantalla partida describe la realidad perfectamente: celebraciones en Jerusalén y baño de sangre en Gaza. No tienen lugar en dos planetas diferentes, no suceden en dos países distintos. Están apenas a dos horas en coche.

No habrá paz, ni ahora ni nunca, hasta que no se llegue a un acuerdo sobre Jerusalén

Las celebraciones de Jerusalén comenzaron como cualquier evento sin importancia. Un montón de hombres de traje, inflados de prepotencia que celebraban no se sabe muy bien qué. La mudanza simbólica de una oficina de una ciudad a otra.

Jerusalén es la manzana de la discordia. Todo el mundo sabe que no habrá paz, ni ahora ni nunca, hasta que no se llegue a un acuerdo sobre Jerusalén. Para cada uno de los palestinos, de los árabes, de los musulmanes que hay en el mundo, ceder Jerusalén es impensable. Desde Jerusalén, de acuerdo con la tradición musulmana, comenzó la ascensión a los cielos del profeta Mahoma, después de que atara su caballo a la roca que es ahora el centro de los sagrados lugares. Tras La Meca y Medina, Jerusalén es el tercer lugar más sagrado del islam.

Por supuesto, para los judíos, Jerusalén es el lugar donde hace 2000 años se erguía el templo edificado por el rey Herodes, un cruel tirano medio judío. Aún sigue en pie un muro exterior, al que se adora bajo el nombre de Muro Occidental. Se le suele llamar también Muro de las Lamentaciones, y es el lugar más sagrado para los judíos.

Los hombres de Estado han intentado hallar la cuadratura del círculo y darle una solución al asunto. En 1947 el comité de las Naciones Unidas que decretó la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe, decisión que los líderes judíos aceptaron con entusiasmo, sugería repartir Jerusalén entre ambos Estados y constituirlo como una unidad separada dentro de lo que se suponía que debía ser un tipo de confederación.

La Guerra de 1948 dio como resultado la división de la ciudad; la zona oriental fue ocupada por el bando árabe, el reino de Jordania, y la occidental se convirtió en la capital de Israel. Mi modesta aportación consistió en tomar parte en la batalla por la carretera de Jerusalén.

Al omitir la palabra “Oeste” de Jerusalén, Trump ha prendido un incendio

A nadie le gustó la división de la ciudad.  Así que a mis amigos y a mí se nos ocurrió una tercera solución, que hoy por hoy acepta todo el mundo: mantener la ciudad unida a nivel municipal y dividirla políticamente: la zona Oeste como capital del Estado de Israel y la zona Este como capital del Estado Palestino. El líder de los palestinos de Jerusalén, Faisal al-Husseini, heredero de una distinguida familia palestina e hijo de un héroe nacional que murió en la misma batalla en la que yo participé, no muy lejos de mi posición, apoyó públicamente esta solución. Arafat me dio su consentimiento tácito.

Si el presidente Trump hubiera declarado Jerusalén Oeste la capital de Israel y hubiera trasladado la embajada allí, nadie habría movido un dedo. Al omitir la palabra “Oeste”, Trump ha prendido un incendio. Quizá sin saber muy bien lo que hacía y seguramente sin que le importara un comino.

Para mí el traslado de la embajada no significa nada. Es un acto simbólico que no cambia nada. Cuando se alcance la paz, si es que algún día se alcanza, nadie se acordará de las estupideces de un presidente estadounidense casi olvidado. Inshallah.

De modo que allí estaban. Un puñado de prepotentes don nadies israelíes, estadounidenses y de ambos lados, celebrando su fiestecita mientras corrían ríos de sangre en Gaza. Mientras seres humanos morían a docenas y eran heridos a millares.

La ceremonia comenzó como una cínica reunión que se volvió rápidamente grotesca y acabo siendo siniestra. Nerón tocando el arpa mientras arde Roma.

Hamas había ofrecido discretamente un armisticio de diez años. Israel lo rechazó

Después del último abrazo y el último cumplido, especialmente a la hermosa Ivanka, Gaza seguía siendo lo que es: un enorme campo de concentración, con sobrepoblación hospitalaria, escasez de alimentos y medicinas, agua potable y electricidad.

Se ha lanzado una ridícula campaña publicitaria a escala mundial para contrarrestar los efectos de la condena a escala mundial. ¿Un ejemplo? El cuento de que los terroristas de Hamas han ordenado a los gazatíes jugarse la vida en la manifestación, como si a alguien se le pudiera ordenar eso.

O el cuento de que Hamas ha pagado 50 dólares a cada manifestante. ¿Arriesgaría el lector su vida por 50 dólares? ¿Lo haría alguien?

O el cuento de que los soldados israelíes no han tenido más remedio que matar a los manifestantes porque estaban escalando el muro. Nadie ha hecho tal cosa. La enorme concentración militar israelí lo habría impedido fácilmente sin disparar un solo tiro.

Sin embargo, en los días previos hubo una noticia que pasó desapercibida: Hamas había ofrecido discretamente una hudna de diez años. Una hudna es un armisticio sagrado que no puede romperse. Nuestros remotos predecesores, los cruzados, firmaron muchas hudnas con sus enemigos árabes durante su estancia de 200 años en Tierra Santa.

Los líderes israelíes se apresuraron a rechazar la oferta.

Así que, ¿por qué se ha ordenado a los soldados disparar a matar? Es la misma lógica que hay detrás de los infinitos gobiernos de ocupación a lo largo de la historia. Aterrorizar de tal forma a los “nativos” que terminen por rendirse. Sin embargo, ay, los resultados han sido siempre los opuestos; los oprimidos se han vuelto más duros y más determinados. Eso es lo que está sucediendo ahora.

Bien puede suceder que en el futuro veamos este lunes sangriento como el día en que los palestinos recuperaron el orgullo nacional, la voluntad de rebelarse y luchar por su independencia.

La “oposición” política se ha comportado de manera despreciable. Ni una palabra de condena

Es extraño, pero al día siguiente, el aniversario de la Nakba, el día central de las protestas, solo murieron dos manifestantes. Los diplomáticos israelíes en el extranjero, enfrentados a la indignación mundial, seguramente han enviado mensajes de SOS. Está claro que el ejército israelí ha cambiado las órdenes. Se han utilizado medios no letales, y han sido suficientes.

Mi consciencia no me permite terminar el presente artículo sin una nota de autocrítica.

Yo habría esperado que los escritores israelíes firmaran una atronadora carta conjunta de condena mientras tenía lugar la masacre. No ha sucedido.

La “oposición” política se ha comportado de manera despreciable. Ni una palabra por parte del Partido Laborista. Ni una palabra de Ya’ir Lapid. Al menos la nueva líder del Meretz, Esther Sandberg, ha boicoteado la celebración en Jerusalén. Lapid y los laboristas ni eso.

Yo habría esperado que nuestras docenas de organizaciones por la paz se unieran en un dramático acto de condena que levantaría al mundo entero. No ha sucedido. Quizá es que estaban en shock.

Al día siguiente, los magníficos chicos y chicas de los movimientos por la paz se han manifestado frente a la sede del Likud en Tel Aviv. Han participado unos 500. Muchos, muchísimos menos de los que se manifestaron hace unos años contra la subida del precio del requesón.

En pocas palabras, no hemos cumplido con nuestro deber. Me acuso a mí mismo tanto como a los demás.

Debemos prepararnos para la próxima atrocidad. ¡Debemos organizar un movimiento de masas ya!

Sin embargo, la guinda de la tarta ha sido la maquinaria de lavado de cerebro que se ha puesto en marcha. Hace siglos que no veo algo semejante.

El público ha tenido que tragarse sus mentiras: nadie les ha ofrecido otra versión

La práctica totalidad de los así llamados “corresponsales militares” se han comportado como agentes de propaganda. Día a día han ayudado a extender las mentiras y falsedades del ejército. El público no ha tenido más remedio que tragarse sus mentiras palabra por palabra. Nadie les ha ofrecido versiones alternativas.

Lo mismo es cierto para casi todos los medios de comunicación, presentadores de programas, locutores y corresponsales. Se han convertido en mentirosos del gobierno por voluntad propia. Seguramente a muchos de ellos se lo han ordenado sus jefes. No estamos precisamente ante un capítulo glorioso en la historia del periodismo.

Después del día de la masacre, cuando el ejército se enfrentaba a la condena global y ha tenido que detener el fuego, matando “solo” a dos manifestantes desarmados, todos los medios israelíes han coincidido en tildar semejante acto de contención de gran victoria israelí.

Israel ha tenido que abrir el puesto fronterizo para permitir el paso de alimentos y medicinas a Gaza- Egipto ha tenido que abrir su frontera con Gaza para aceptar la entrada de muchos cientos de heridos que necesitan cirugía y otros tratamientos.

El Día de la Vergüenza ha pasado. Hasta la próxima vez.

 

© Uri Avnery  | Publicado en Gush Shalom | 19 Mayo 2017 | Traducción del inglés: Jacinto Pariente

¿Te ha interesado esta columna?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación únicaQuiero ser socia



manos

Post relacionados

2 comentarios en “El día de la vergüenza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *