Tozan Alkan

Publicado por

M'Sur

@MSur_es

Es la identidad colectiva de los autores de la revista M'Sur. Aparece normalmente en las colaboraciones de artistas, escritores o músicos que, por ser esporádicos, no disponen de usuario propio en la revista.

Publicado el 7 Feb 2019

Publicidad

Caminante de la palabra

tozan alkan
Tozan Alkan | Cedida

Su nombre figura en más libros traducidos que en poemarios propios. Y de hecho, dicen de Tozan Alkan (Estambul, 1963), profesor del departamento de Lenguas Extranjeras de la Istanbul Üniversitesi, que en su tarjeta de visita no caben todos los oficios que ejerce: poeta, traductor, lector, director de revistas culturales y, desde 2013, incluso cantautor y compositor. “Un obrero de la palabra, un trabajador del lenguaje” lo ha definido el escritor y crítico Yavuz Hakan Tok.

Tozan Alkan se dio a conocer con el poemario Zaman ve maske (Tiempo y máscara) en 2003; luego siguieron Kalbin Akşamüzerleri (Corazón a media tarde, 2005) y Yanık Rüzgar (Viento quemado, 2007), Sana şehir gelecek (Te llegará la ciudad, 2011) y en 2014 Açık Kapı (Puerta abierta), varias veces premiado y traducido al inglés en 2018 (Open door). En 2013 grabó el álbum Uçurumlar arasında (Entre abismos), musicando y cantando tanto poemas propios como textos de otros poetas turcos.

Al mismo tiempo, Alkan ha producido una respetable cantidad de traducciones de poesía, sobre todo de clásicos europeos: su nombre figura en ediciones turcas de Lord Byron, William Blake, Oscar Wilde, Baudelaire, Victor Hugo, Tristan Tzara e incluso de selecciones de Machado, García Lorca y Alfonsina Storni. Influencias que, por supuesto, también se reflejan en su poesía. Pero lejos la pretensión de escribir un “Divan de Oriente y Occidente”, asegura el poeta en una entrevista con Cengiz Kılçer: “Yo no escribo divanes. Escribo un diario personal. La poesía es para mí un compañero de camino. Viajamos juntos a ciudades lejanas, países lejanos, geografías desconocidas, a muchas personas. Porque una persona es un lugar lejano”.

Tozan Alkan ha cedido dos poemas a la revista Caleta. La traducción es de Irfan Güler y Pepa Baamonde.

[Ilya U. Topper]
···

·· 

··

 

Şehir

La ciudad

Kavafis’e

 

Sana şehir gelecek uzaklardan

esmer bir aşkı yüklenerek gelecek

 

Kimsesiz bir ağacın dallarından

acısını dut dökerek gelecek

 

Yıllar sonra buğulu bir sabah vakti

kapına yaralı bir at gibi gelecek

 

Kağıdın kalemin tozlu sunağından

beyaz kefenini yırtarak gelecek

 

Aşkta kaybedilmiş bir eli kazanıp

geçmişini unutmaktan gelecek

 

Dilin terkisinden, harflerin hızından

söze küskün kelimelerden gelecek

 

Sana şehir gelecek uzaklardan

bir halkın içinden geçerek gelecek.

a Kavafis

 

Desde lejos te llegará la ciudad a ti

llegará cargada de un amor moreno

 

De las ramas de un árbol desolado

llegará dejando caer como moras su pena

 

Años después en una mañana brumosa

llegará como un caballo herido a tu puerta

 

Del altar polvoriento de la pluma, del papel

llegará desgarrando su blanca mortaja

 

Ganando la mano que perdiera en el amor

llegará olvidándose de su pasado

 

De lo profundo de la lengua,de la velocidad de las letras

llegará de las palabras ofendidas con voces

 

De lejos te llegará la ciudad a ti

llegará pasando a través de todo un pueblo.


···

···*                  *                * 

···

Yaralı

 ·

La herida

 ·

Sararmış bir Pazar sabahı

Hayaline gemiler düşmüş yine

Gitmekle kalmak arasındasın

Rüzgârlı bir yol ağzında

Üşüyen yaralı sözcüklerle

 

Zaman; ak saçları okşandıkça kadın

Işık; ilk aşkın, “ışık, biraz daha ışık”

Kırık aynalarda toplanan günahların

Fotoğrafısın artık, bu yüzden

Anılmayacak kutsal kitaplarda adın

 

Yeniden dönecek olursak şiire

İnsanın gövdesini sevmesi iyi

Bir ülkeyi, dağlarıyla birlikte

Bir ağzı, söz biriktiren, sır tutan

Bir atı, ırmaklar kadar beyaz

 

Bir küçük çakıl taşı, Fırat ile

Dicle arasında hakkı yenmiş bir adamın.

En una mañana de domingo amarillenta

Otra vez vinieron los barcos a tus sueños

No sabes si quedarte o irte

En una encrucijada de caminos venteada

Con heridas palabras frías

 

El tiempo; mientras acaricia las canas mujer

La luz; del primer amor “luz, más luz”

Eres ya la imagen de los pecados

Amontonados en los espejos rotos, por eso

No se recordará tu nombre en los libros sagrados

 

Si volviéramos al poema otra vez

Es bueno amar al cuerpo humano

A un país, con todas sus montañas

A una boca, que acumula las palabras, guarda los secretos

A un caballo, tan blanco como los ríos

 

A un pequeño guijarro, entre el Éufrates

Y el Tigris el hombre de sus derechos despojado.

·

·

© Tozan Alkan. Traducción: Irfan Güler y Pepa Baamonde · Primero publicado en Caleta (Dic 2015)

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *