El niño decapitado

Publicado por

M'Sur

@MSur_es

Es la identidad colectiva de los autores de la revista M'Sur. Aparece normalmente en las colaboraciones de artistas, escritores o músicos que, por ser esporádicos, no disponen de usuario propio en la revista.

Publicado el 14 Feb 2019

Publicidad

·

 

MedioLa Sexta
Replicantes
TitularDecapitan a un niño de 6 años ante su madre en Arabia Saudí por pertenecer a la rama minoritaria del islam
 Fecha11 Febrero 2019
 Texto bajo lupaTitular y todo el texto
Fuente
TMV
Lo observó
Emilio Souto
Análisis
La noticia afirma que un niño de 6 años llamado Zakaria al Jaber fue decapitado en Arabia Saudí por un hombre al descubrir que él y su madre eran chiíes.
Constan dos fuentes: una nombrada como “TMV”, sin aclarar de qué medio se trata, y la otra, Shia Rights Watch, un organismo con sede en Estados Unidos dedicado a denunciar la persecución de los chiíes.
La noticia reviste cierta contradicción al afirmar que el asesino apuñaló al niño en el cuello con un trozo de cristal roto, y es bastante inverosímil que pudiera “decapitarlo” con esta herramienta rudimentaria. Shia Rights Watch hace la misma afirmación, pero TMV no: dice que lo apuñaló.
TMV es una página británica dedicada a la promoción de un ideario islamista con aparente enfoque favorable a Irán y al chiísmo. Permite a cualquiera enviar noticias o artículos, y no queda claro si hay un control editorial al respecto. La noticia respecto a la decapitación no está firmada. Solo cita una fuente al final: el diario local libanés Ya Sour.
En Ya Sour, no obstante, nada se dice de que el niño fuera “decapitado”. Se señala que fue “degollado”, utilizando el verbo نحر, que puede emplearse – al igual que degollar – tanto para una masacre o asesinato como el sacrificio de un animal. Según las normas islámicas, al degollar un animal no se debe separar en ningún caso la cabeza del cuerpo, por lo que la traducción – que se encuentra también en varios tabloides británicos como The Sun – está totalmente equivocada.
Ya Sour tampoco cita fuentes, pero reproduce fotos del niño marcados con el nombre de un diario saudí: Hasa News, un diario de la región de Al Ahsá en Arabia oriental de donde era oriunda la familia del niño asesinado.
El diario ha publicado varios artículos sobre el caso desde el 31 de enero  y difundió las fotografías del niño el 3 de febrero. Parece ser la única fuente periodística de primera mano.  Su versión contradice desde el principio el artículo de Shia Rights Watch, que afirma que “no hubo intervención de quienes vieron el incidente” y que “no se conocen medidas de las autoridades” respecto al asesinato. En realidad, según Hasa News, un policía local sí intentó impedir el crimen pero fue agredido también y no pudo salvar el niño, y el asesino fue retenido por los viandantes e ingresado en un hospital psiquiátrico para determinar su estado mental y responsabilidad penal; hay un juicio en marcha. Tampoco consta que el conductor del taxi parara el coche y sacara al niño, sino que dejó madre e hijo en el lugar convenido y regresó poco después.
Durante los primeros 10 días, Hasa News no publicó ninguna referencia a motivos del crimen, aunque el 1 de febrero ya recogió quejas de la familia respecto a “noticias confusas y con detalles que no reflejan la realidad” en “varios  medios de comunicación”. El 12 de febrero publicó otro artículo en que recoge declaraciones de un portavoz de la familia que desmiente expresamente que el asesinato haya tenido motivos sectarios, afirma que el asesino “no conocía la afiliación religiosa de la familia cuando cometió el crimen”, que “le podría haber tocado a cualquier otro niño que en ese momento se hallara allí” y achaca la difusión de este supuesto motivo a intentos de “socavar la estabilidad” del país y perjudicar la convivencia.
Es posible que la prensa saudí intente ocultar un motivo sectario real, pero es igualmente posible que un crimen común haya sido aprovechado por ciertos grupos para promocionar su propios objetivos. Ante la duda, La Sexta no debería haber utilizado un titular con la motivación sectaria, como si fuese un hecho contrastado: no lo es. Las fuentes utilizadas son endebles y contradictorias.
Agravantes
Mala redacción al utilizar frases que parecen de traducción automática, como “el niño fue decapitado detrás de su cabeza”.
medusaMedusa
La noticia refleja un hecho cierto: un hombre mató a un niño de 6 años en la ciudad de Medina en Arabia Saudí. Pero asegura desde el titular que el motivo fue sectario, lo cual está en entredicho e incluso ha sido desmentido. Utilizar una web de contribuciones religiosas anónimas como es TMV como fuente para una noticia no debería hacerse nunca. Lo correcto habría sido citar Hasa News como fuente, y añadir la versión de Shia Rights Watch como aseveración no demostrada de un posible motivo sectario.

·
·

¿Te ha interesado esta verificación?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación únicaQuiero ser socia



manos

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *