Mar de cobre

François-Michel Durazzo

Publicado por

M'Sur

@MSur_es

Es la identidad colectiva de los autores de la revista M'Sur. Aparece normalmente en las colaboraciones de artistas, escritores o músicos que, por ser esporádicos, no disponen de usuario propio en la revista.

Publicado el 19 May 2019

Publicidad

Pescador de idiomas

François-Michel Durazzo | © Del Facebook del autor

Córcega, isla que imagino siempre en las brumas, como la vi un día desde Cerdeña, parece un lugar ideal para lanzar redes a través de todo el Mediterráneo, de archipiélago en archipiélago, y arrastrar hacia las playas propias la pesca de color mercurio: versos, letras, palabras vívidas como peces.

Así, al menos, veo a François-Michel Durazzo (París, 1956), escritor corso y traductor de cuántos poetas se hallan en las costas del mare nostrum: profesor de latín y griego en Francia, ha traído al francés a Yannis Ritsos desde Grecia, a Jaume Pont o Pere Gimferrer desde Cataluña, amén de numerosos escritores españoles, latinoamericanos, italianos, portugueses… Pero no solo los trae al francés: también los vuelve a lanzar al mar de otros idioma: al castellano, al italiano, al catalán. Asi nos ha regalado la versión española de su compatriota isleña Patricia Gattaceca. La lista de idiomas de Durazzo asemeja una red de mallas finas que cubre todo el Mediterráneo. Hasta la cerezas rojas árabes de la siria Maram al Masri han encontrado un loseta blanca francesa gracias al poeta corso.

Pero si leen el curriculum vitae – siempre breve, siempre modestamente resumido – de François Michel Durazzo en las redes sociales, no imaginarían que el corso es, además, autor de lo que para mi gusto personal pueden ser los mejores versos de la última década en muchas islas a la redonda.

Los poemas que ofrecemos aquí fueron seleccionados y traducidos al español por el propio poeta para la revista Caleta.

[Ilya U. Topper]

···
Ramu
·
Cobre
·

À volti, in Campumoru, u mar’ di ramu arruta

a so faia annant’à a sciappa di petra,

patimu.

·

Si senti appena a sega chì straccia u tramontu,

com’è un’ intima di notti vardata da i spirda

di piscadori sprufundati.

·

Indu’ seti, zì Pà, Ingannamorti,

è Paulu III cù i so nassi furtunati?

È Donghjorghju,

chì ricivetti da u babbu a barca più bona di u golfu?

·

Ùn mi steti à senta da u campusantu

Chì supranighja a punta di l’Omu,

o sarà ch’è vo vardeti sempri i vosci barchi

arrinati?

·

Ssi barchi chì spampiddulighjani, strani

in a notti isulana

indu’ u libecciu

faci scimmiscia i piscadori di steddi.

·

Pocu è pocu s’accendini middi foca nuttulani

ind’i casi chì ciarriddani u litturali.

·

I bumbusciori di statina

sò cionchi com’è l’astracu

à i vosci mughji.

Si credini di risista à a notti.

·

Ripuseti in paci.

A turra s’infruzzighja n’ a bughjura,

sintinedda.

A veces, en Campomoro, un mar de cobre afila

su lámina sobre la roca granita

en calma.

·

Apenas se oye el serrucho que destroza poniente

como la premonición de una noche acosada por los fantasmas

de los pescadores devorados.

·

¿Dónde estáis, Pablo engañamuertes,

Paulo III con sus nasas afortunadas?

Y Donjorge,

que recibió de su padre la mejor barca de la bahía?

·

¿No me estáis oyendo en el camposanto

allá en lo alto de la Punta del Hombre

o será que aún estáis vigilando vuestras barcas

encalladas?

·

Estas barcas que centellean, extrañas,

en la noche isleña

cuando el lebeche

vuelve locos a los pescadores de estrellas.

Poco a poco se encienden mil fuegos nocturnos

en las casas que salpican el litoral.

·

Los juerguistas del verano

son sordos, como lo es el pavimento

a vuestros mugidos.

Creen que resisten a la noche.

·

Descansad en paz.

La torre se sumerge en las tinieblas,

centinela.

···

*              *           *

 

U libru di i culori          ·     El  libro de colores

 

···

Biancu 1

Blanco 1

···

Un sapori d’acqua piuvana, di lattu caghjatu, di sangui siccatu

in fondu à a me canedda strinta.

È v’eccu quí un ponti ch’idda lampa a mimoria

n’u smintecu d’issa mani d’invernu.

·

Aghju cinqui anni, pò darsi sei, ed ùn capiscu micca

ch’ùn ci fussi mancu una parolla annant’à u linzolu biancu.

·

Manc’una pà dì u biancu ghjissicciu di u celi,

nienti altru chè, à volta, u stridu di unu sguiddu,

un mughju, un clacsonu chì scava u silenziu.

·

Oghji aghju cinqui anni, pò darsi sei,

nisciuna rivigliula veni ad incrispà u biancu smortu di a paghjina.

·

Cù u sguardu fermu annant’à un puntu fissu d’issu celi d’invernu,

cumpitighju i nivuli ch’iddu infilza pianu pianu.

Ed à l’impruvista straccia u biancu a striscia dritta di un avviò.

·

Da qui à dui ori nivarà, u cunnoscu

st’adori, stu sapori siccu chì ti rascia a canedda.

···

Un gusto de lluvia, de leche cuajada, de sangre coagulada

en el fondo de mi garganta oprimida.

Y echa la memoria un puente en el olvido de una mañana de invierno.

·

Tengo cinco años, tal vez seis, y no entiendo

que ninguna palabra esté posada en mi sábana blanca.

·

Nada para decir la blancura de yeso del cielo,

nada salvo de vez en cuando la estridencia de un timbre,

de un grito, de una bocina que ahonda el silencio.

·

Hoy tengo cinco años, tal vez seis,

ningún pliegue viene a arrugar el blanco mate de la página.

·

La mirada puesta en un punto fijo del cielo de invierno,

cuento las nubes que ésta traspasa lentamente.

Y de repente la estela casi recta de un avión.

·

Dentro de algunas horas nevará, yo sé

este olor, este áspero gusto que rasca la garganta.

···

*            *           *

 

···
Biancu i neruBlanco y negro
···

In l’ampiu lettu di calchì nivulu matutinu

u bolu falconu di un aceddu citadinu

strazia u neru di i so ali ad iscriva si

subra à una paghjina di celi.

·

A sapii tù chì l’ochja di u lupu

in cerca di preda fussini più bianchi chè a niva?

·

Ancu più candidi erani i sonnia zitiddeschi

ed ancu più vuraci, chì frusti

di spiranza è malati d’amori sunniati.

···

En el amplio lecho de una nube matutina

escruto el vuelo altanero de un ave ciudadana.

Apenas logra lo negro de sus alas grabarse

en una página de cielo

·

¿Sabías tú que los ojos de los lobos

En busca de presa son más blancos que la nieve?

·

Aún más blancos eran los sueños de aquella infancia

voraces pero exhaustos

de tanta espera.

···

*            *           *

···
··

Nieddu

Negro

···

Ma quali hè chì t’hà a paura

di issa camara chjusa è niedda

chì s’achjappa i culori di u sunniacciu?

·

Ma quali hè chì t’hà a paura di a fata nera

chì annanna l’affanna nuttulani,

maghjini in biancu è neru?

·

Quali hà a paura di issi sunniacci

di i ziteddi scacciati da a machja,

tinti è nieddi, labbribianchi

in issa cità fulighjinosa?

···

¿Quién tiene miedo de lo negro

de la cámara cerrada

que captura los colores de la pesadilla?

·

¿Quién pues tiene miedo del hada negra

que acuna las angustias nocturnas

con imágenes en negro y blanco?

·

¿Quién tiene miedo de las pesadillas

de los niños expulsados del monte

de corazón negro, pálidos labios

en esta ciudad negra de hollín?

 

···

*            *           *

···
Ciaddu 1·Amarillo 1·
···

I ricorda ritratta inciadditi

torrani à sorghja pian pianu

ind’u sfumato di issa sala di caffè.

·

Da a stunduccia

ch’e tù pusesti in faccia à mè,

è mi missi i labbra annant’à a firita,

i to ochja

ùn lascetini

di rispichjà a me brama.

·

So prighjuneri di un ghjoccu di spechja

chì brusgiani l’aria chì li spicca,

è campu in u sempiternu n’un casteddu infiaratu.

···

Los recuerdos

fotografías amarillentas

suben despacio

en el sfumato de esta sala de café.

·

Desde el momento

en el que te sentaste ante mí

y posaste los labios en mi herida

tus ojos

no dejaron

de reflejar mi deseo.

·

Estoy prisionero de un juego de espejos

que queman el aire que los separa

y para siempre vivo en un castillo ardiente.

.

··

*            *           *

···
··

Oru

Oro

···

Circheti à a longa

u ciaddu inde l’oru di una me midadda,

è l’oru n’u ciaddu di un denti di lionu.

·

Ind’i spini di a curona di Cristu

si rispichjaiani i me ochja abbughjati.

è u visu sfiuritu di un mitalicu Ghjisù

si tinsi di russu.

·

N’u ciaddu di u denti di lionu

chì staghja par fiurì duppiatu accantu à u stagnu,

mi buscheti l’oru povaru di a me zitiddina.

···

Estuve buscando mucho tiempo

el amarillo en el oro de una medalla mía

y el oro en el amarillo de un diente de león.

·

En las espinas de la corona de Cristo

se reflejaban mis ojos oscurecidos.

Y el rostro marchito de un Jesús metálico

se tiño de rojo.

·

En lo amarillo de un diente de león

que florecía en la orilla del estanque,

encontré el oro pobre de mi infancia.

 

···

*            *           *

···
CiaVerde
···

Annant’à i me labbra, ci hè u mari

induva si rispechja San Ghjuvà,

incu u so sapori di sali

siccu com’è un ricordu

ch’e mi liccu di longu

par sdrugna ni l’amaru.

·

In fondu à a me ritina

si hè stampatu u verdu chjaru

di un ghjornu aderra

annant’à u molu.

·

Ancu i me mani

stringhjini senza arrestu

ciò chì ti devu

d’amori sunniatu

in fondu à i to sguarda.

·

···

En mis labios está el mar de San Giovanni

y su sabor a sal

secado como un recuerdo

que tanto tiempo relamo

para derretir su amargura.

·

En el fondo de mi retina

se queda grabado el verde pálido

de un día divagando

en la orilla del lago

del bosque de Boulogne.

·

También mis manos

aprietan sin parar

cuanto te debo

de amor bebido

del pozo de tu mirada.

·

···

*            *           *

···
··

Arghjentu vivu

Mercurio

···

È s’e chjodu l’ochja

mi veni ind’a fumaccia

una vaddi pitricosa.

Ni socu à l’abbrucata,

u spirdu bughjicosu.

In mè si faci caddi,

squartatu si trascina

in u rimusciu

di a vadina azeza,

com’è una cota

chì brama u murzu

in fondu à u puzzu.

·

M’arricatta stu andà

ariunda ?

          È a notti?

a notti di u sangui

neru è vilinosu

di quissa a picundria ?

·

Ma s’eiu apru u balconu

chì tendi i so braccia

di vetri, d’aria è di focu

à a vita di u sangui ?

·

S’e mi torru arghjentu vivu

o sparaventula

annantu à u campanili

sbattutu à tutti i venta?

·

S’e mi torru spusedda

schizzu di sangui russu ?

·

S’e ti faciu l’amori ?

···

Y si cierro los ojos

se me ocurre en la niebla

un valle pedregosa.

Soy en el atardecer

su espíritu umbrío.

Se abre camino en mí,

se arrastra, partido

en el zarandeo

del agrio riacho

como un guijarro

que anhela el musgo

en el fondo del pozo.

·

¿Me redime ese vagabundeo?

                       Y la noche

la noche de la sangre

negra y venenosa

de esa melancolía?

·

¿Pero si abro la ventana

que alarga sus brazos

de cristal, de aire y fuego

a la vida de la sangre?

·

¿Si me vuelvo mercurio

O veleta

en el campanario

azotado en el viento?

·

¿Si me vuelvo amapola

chorro de sangre roja?

·

¿Si te hago el amor?

 

···

*            *           *

···

© François-Michel Durazzo  |  Traducción del corso: © El autor  [Primero publicado en Caleta, Diciembre 2015]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *