Huevos

Nataša Nelević

Publicado por

M'Sur

@MSur_es

Es la identidad colectiva de los autores de la revista M'Sur. Aparece normalmente en las colaboraciones de artistas, escritores o músicos que, por ser esporádicos, no disponen de usuario propio en la revista.

Publicado el 21 Jun 2019

Publicidad

Por sus ovarios

Nataša Nelević | © Muzej Jugoslavije

Es feminista, tanto ha quedado claro. Y es irreverente, como es propio de una feminista, con todo, hasta con el propio feminismo. Eso ya nos asalta desde la primera pieza de Huevos, una colección de breves dramas en dos actos: una conversación entre una madre y su hija, que se llama Torrijas. Una madre decidida a hacerle torrijas, esas que se hacen con huevo, a su hija a la que no para de animar a que haga lo que quiera en la vida y que viaje, sí, a Dubai, por qué no… solo para inmediatamente verse obligada a guardar cama por unos dolores de espalda: siempre tiene dolores de espalda cuando le abandona su hija. La hija tiene 33 años.

No, Nataša Nelević no crea un mundo artificial de enfrentamientos entre mujeres y hombres. Nos muestra el que hay: mujeres que chocan entre ellas. Madres sobreprotectoras con hijas hartas, periodistas ambiciosas (“podría escribir algo importante, algo femenino”) y viudas de soldados a punto de desfallecer con hijos moribundos, vecinas, madres perfectas que saben que el sentido de la vida está en tener hijos, Oljica y Brankica en una barca a punto de irse a pique, la zorra azul.

La Zorra Azul es la quinta de las cinco piezas recogidas en Huevos (Jaja en original serbio), una palabra que en serbocroata alude, al igual que en castellano, no solo al producto alimenticio de la recova sino igualmente a los órganos en los que la la imaginación popular ubica la hombría, la virilidad, el valor. (También zorra tiene connotaciones similares a las que conocemos del español). Todas se desarrollan en un formato que la escritora Dubravka Duric define como “polílogos femeninos”: conversaciones entre varias mujeres en las que nadie escucha a las demás. Y todas tienen un toque de realismo esperpéntico, aunque Zorra va más lejos, hacia algo casi surreal, en su confrontación de dos amigas, de sus expectativas, su valor de romper las normas, su temor a romperlas, el ánimo de cuestionar hasta el lenguaje (ellos mean, nosotras hacemos pis).

Nataša Nelević es una de las dramaturgas más conocidas de Montenegro. Trabaja desde 1993 como crítica de teatro para numerosos diarios y revistas, ha editado antologías de teatro y dirige el centro cultural feminista NGO Nova. Su obra Huevos recibió en 2010 el premio nacional de teatro montenegrino. El excerpto publicado en M’Sur ha sido cedido para su publicación en la revista Caleta por acuerdo con Janko Ljumovic, director del Teatro Nacional de Montenegro, que publica la obra. La traducción de Ilya U. Topper se ha realizado a partir de la versión inglesa de Jelena Stanovnik. la astucia y de la traición. Si el espíritu del zorro penetra en un hombre, la estirpe de es

[Ilya U. Topper]

Huevos

 

V  La Zorra Azul

 

1.- ¡Alguien está sacudiendo la barca!

 

a) Brankica
b) Oljica
c) Mujer feliz
d) Zorra azul

 

a) Quiero hacer pis, Oljica. Lo digo en serio: me estoy meando de verdad.

b) ¡NO TE MUEVAS! ¡HARÁS VOLCAR LA BARCA!

a) Tengo que hacer pis. De verdad.

b) NO ME SORPRENDE CON LA CANTIDAD DE VINO QUE TE HAS ECHADO AL COGOTE ESTA NOCHE.

a) Si te molesta, te puedes salir.

b) ¿AH SÍ? ¿ES QUE LA BARCA ES TUYA?

a) No importa de quién es, Oljica. A decir verdad, no tenemos ni idea a quién le pertenece este pecio. No importa de quién es la barca. Pero que cada uno se quede en su lugar, eso sí que importa. El que yo esté tumbada en esta barca esta noche, esto está bien porque es mi lugar, pertenezco aquí. El que tú estés aquí, eso no está nada bien, porque crea un montón de confusión. Se trata del orden. El orden supremo. ¿Entiendes lo que te quiero decir?

b) NO, NO LO ENTIENDO.

a) ¿No lo entiendes? ¿No entiendes que tendría sentido, tendría todo el sentido del mundo, que una mujer feliz como tú por ejemplo debería estar ahora sentada en ese restaurante de ahí con otras mujeres felices, pescando las aceitunas en el plato con sus deditos, mostrando fotos de sus hijos y acostándose pronto, en lugar de tumbarse en esta barca naufragada, con el agua hasta el cuello, con una mujer borracha e infeliz?

b) NO ME PUEDES DECIR DÓNDE DEBERÍA ESTAR.

a) No te lo estoy diciendo yo. Tu lugar se determinó hace millones y millones de años. Y sabes que sólo esta noche te ha dado por ser malvada y confusa.

b) TÚ MISMA CREASTE LA CONFUSIÓN. ¿QUIÉN TENÍA LA IDEA? A QUIÉN SE LE OCURRE IR A UNA IDIOTA REUNIÓN DEL 25 ANIVERSARIO DE GRADUACIÓN? TE LO DIJE: ES UNA ESTUPIDEZ, NOS ARREPENTIREMOS.
a) No es una estupidez. Lo único estúpido es que tú estás aquí y no allí, que hay una que falta en ese lado de ahí y hay una que sobra aquí.

b) ERES UNA CABRONA EGOISTA. TE HE ARRASTRADO BORRACHA POR LA PLAYA. HE PERDIDO UNA SANDALIA EN LA ARENA. TÚ NO ME VAS A CONTAR A MÍ DÓNDE DEBERÍA ESTAR. ¿SABES QUÉ? ME QUEDARÉ EN ESTA BARCA TODO EL TIEMPO QUE QUIERA.

a) ¿Por qué estás enfadada, Oljica? Quédate si quieres. A mí no me importa. Estamos un poco apretadas, se me duermen las piernas, pero sobreviviré. Sólo digo que no tiene sentido. No digo nada más. No deberías enfadarte.

* * *

a) ¿Los tienes en la pantalla ya? ¿Los tres? Claro que quiero verlos. ¿Por qué no iba a querer? Aaaaah, estos son tus cachorritos, pues. ¡Qué lindos! Que contenta estoy por ti. Te reafirma tanto en la vida ver estas caritas guapas.

c) LOS NIÑOS SON LO ÚNICO POR LO QUE VALE LA PENA VIVIR.

a) Eres maravillosa, de verdad. Normalmente, la gente se corta en decir este tipo de cosas delante de mí, eso de que una mujer que no tiene hijos no tiene una razón para vivir. También sabes que yo, por ejemplo, no tengo hijos. ¿Lo ves? Lo sabes y aún así no te cortas en contarme que mi vida está totalmente equivocada. Oh no, no deberías pedir disculpas, es justo lo que estoy diciendo: me encanta lo directa que eres. Porque, sabes, mi vida está tan plena que no tengo tiempo de ponerme triste porque no tengo hijos, ni siquiera si creyese que es algo que me debería entristecer, cosa que dudo.

c) CLARO, CLARO. POR QUÉ TE DEBERÍAS PONER TRISTE.

a) Por ejemplo, anteayer yo volvía de Brač; teníamos una residencia allí, durante el día pintábamos y de noche me tumbaba sobre las rocas calientes, sí, estaba un poco colocada, de hecho no sólo un poco, y ¿sabes lo que hice? Me ponía a aullar a pleno pulmón y corría a animales de medianoche. Así lo llamo: cazar animales de medianoche. Era fantástico, realmente fantástico. Hasta que una noche llegó un viejo, un vecino, con una enorme escopeta. Mis gallinas están nerviosas, me dije, tienes que parar de inmediato, porque no quiero que mis gallinas dejen de poner huevos a causa de alguna artista loca. ¿Te lo puedes imaginar? ¿Te lo imaginas? ¡Fantástico! ¿No es fantástico?

c) SÍ, FANTÁSTICO, DE VERDAD.

a) Eso es lo que estoy diciendo. Así ¿cómo me van a dar envidia tus niños? ¿Dónde me metería yo la envidia? Simplemente no me cabe.

* * *

d) QUÉ NOCHE.

a) Bonita. Una noche bonita. Una noche realmente bonita.

d) YO NO JUGARÍA CON ESO EN TU LUGAR.

a) ¿Jugar con qué?

d) ¿HAS VISTO SU ESCOPETA?

a) ¿Si estuvieras en mi lugar? La misma escopeta te podría pillar a ti también. No creo que me tengan miedo a mí, sus gallinas.

d) OTRA VEZ ESTÁS ENFADADA CON TU ZORRA

a) No estoy enfadada.

d) SÍ ESTÁS ENFADADA

a) No lo estoy. Sólo que no me gusta cuando intentas asustarme.

d) NO INTENTO ASUSTARTE.

a) Sí lo intentas. Sigues rechinando los dientes. Para asustarme.

d) CUÁNDO RECHINO LOS DIENTES?

a) Todo el rato. Ahora mismo.

d) UNA MALA COSTUMBRE. ALGÚN TIPO DE ATAVISMO. VOY A DEJAR DE HACERLO.

a) No lo dejarás. Porque rechinas adrede. Sabes que me asusta.

d) PROMETO QUE NUNCA LO VOLVERÉ A HACER.

a) Dices que no, y sabes que lo harás de nuevo. Nunca sé dónde estoy contigo.

d) VALE. NO LO VOLVERÉ A HACER. NO LO VOLVERÉ A HACER NUNCA MÁS. LO JURO. AHORA, VÁMONOS.

* * *

a) Si tú supieras, Oljica, cómo tiene el rabo. Es tan largo, Oljica ¡si supieras! Es interminable. Y es completamente azul. Toda su pelambre es azul, pero el rabo… ¡es tan azul, Oljica! La agarro del pelo tan fuerte que me duele el puño. Me aprieto alrededor de sus caderas, me acurruco entera en ella, pero su pelanbre es tan resbaladiza y estoy segura de que me caería, me iría al infierno, si ella no me agarrase con el rabo.

b) ¡DEJA YA DE SACUDIR LA BARCA! ¡ACABAREMOS EN EL AGUA!

a) Si sólo nos pudieramos ir juntas una vez. ¿Tú quieres, Oljica? Sólo una vez.

b) HABLAREMOS DE ESO CUANDO SE TE PASE LA BORRACHERA.

a) ¿Por qué eres así, Oljica?

* * *

La felicidad es una categoría subjetiva. Por ejemplo, eso de dar vueltas con los animales de medianoche… estas cosas me hacen absolutamente feliz, al igual que a ti te hace absolutamente feliz cuando puedes ir por ahí mostrando fotos de tus hijos. El contenido es diferente, claro, pero si alguien, por ejemplo, pusiera tu felicidad en un extremo de una balanza y la mía en el otro extremo, no habría diferencia alguna. Ni un gramo.

c) SÍ, CLARO, DE CIERTO MODO.

a) ¿De cierto modo? ¿Estás diciendo que alguna parte podría acabar pesando más? ¿Un extremo?

c) LA FELICIDAD ES UNA COSA SUBJETIVA, CLARO.

a) A mí no me engañas, querida. Todavía no he podido mencionar mi felicidad sin observar una sonrisa en los labios de alguna mujer feliz, una sonrisa como ésta que ahora arruga tus labios. Pero ahora tengo que ser realmente honesta contigo y te lo diré francamente: esta sonrisa no me gusta nada. ¿Crees que no sé cómo quitarla de tu cara? ¿Que no sé cómo borrarla de tu cara?

***

a) Si no me hubieras sacado del restaurante, esta mujer me habría despedazado, Oljica. ¿Viste como se abalanzó sobre mí?

b) NADIE SE ABALANZÓ SOBRE TI. TÚ TE ABALANZASTE SOBRE ELLA.

a) Eso no cambia nada. Cuando un perro y un gato se encuentran, el perro ladra y el gato bufa. Nadie sabe quién empezó. Las mujeres realizadas y las no realizadas se odian mutuamente por defecto, como gatos y perros. Así es como funciona.

b) YO NO TE ODIO.

a) Yo tampoco de odio como persona; te adoro hasta los restos, pero como mujer feliz simplemente tengo que odiarte. Si no, tendría que odiarme a mí misma, y eso no me conviene. ¿Me entiendes?

b) NO TE ENTIENDO. YO NO TE ODIO. NI COMO MUJER “NO REALIZADA”, NI COMO PERSONA. NO TE ODIO PARA NADA

a) Vale pues, quizás tú no me odies. ¿Sabes qué? Porque no tienes motivo de sentirte amenazada por mí.

b) ¿ESO PIENSAS? PIENSAS QUE NO ME SIENTO AMENAZADA POR TI? Y TANTO, BRANKICA, SI SUPIERAS CUÁNTO… MI MÓVIL ESTÁ LLENO DE FOTOS DE MIS HIJOS, DE LAS VACACIONES DE VERANO, DE LAS VACACIONES DE INVIERNO, DE LOS CUMPLEAÑOS, BAUTIZOS, EXCURSIONES EN CANOA… Y SIEMPRE TENGO MIEDO: ¿QUÉ PASARÁ SI BRANKICA VE ESO? ¿ME DESPRECIARÁ, ME LLAMARÁ ESTÚPIDA PORQUE QUIERO A MIS HIJOS? TE TENGO MIEDO, PERO AÚN ASÍ TE QUIERO, Y TÚ NO ME VAS A CONTAR LO QUE SIENTO POR TI. ¿ME OYES? DEJA DE CONTARME LO QUE YO SIENTO.

a) No quería decir eso. Yo también te quiero, Oljica, con toda mi alma. No podría vivir sin ti. No podría vivir sin ti ni un día. Ven, Oljica.

b) ¡NO! ¡ESTOY HARTA DE TI! MUJERES REALIZADAS, MUJERES NO REALIZADAS, ¿QUÉ DIFERENCIA HAY? MIRA EL CIELO AHÍ ARRIBA. ¡MIRA! Y ESTA BARCA ¿QUIÉN ESTÁ EN ESTA BARCA? ¡TÚ Y YO! ¡TÚ Y YO! ¡Y NO LO ENTIENDES! NO PUEDES VER LO QUE TIENES DELANTE DE TU NARIZ Y TE CREES MUY LISTA. ¡ESTOY HARTA DE TI!

a) Ven, Oljica. Quiero poner mi cabeza en tu regazo.

b) NO. Y TRANQUILÍZATE YA, QUE VAS A VOLCAR LA BARCA.

* * *

a) Piensas que es demasiado tarde.

b) NUNCA ES DEMASIADO TARDE. UNA MUJER TENÍA GEMELOS DESPUÉS DE CUMPLIR LOS CUANRENTA Y SEIS.

a) Ah, eso es maravilloso. A mí también me cuentan mucho sobre los milagros con los que Dios compensa a esas pobres mujeres cuyos óvulos, por algún milagro, todavía se han quedado atascados en algún conducto. Oh, son historias maravillosas. Me hace tan feliz que me las susurren al oído, como tú ahora.

b) NO ES DEMASIADO TARDE, SI UNA MUJER QUIERE.

a) Sí, lo que pasa es que no recuerdo cuándo he dicho que eso es lo que quiero. ¿Me lo recuerdas, por favor? ¿Era esta noche? ¿O en otro momento? ¿Cuándo te he contado qué es lo que quiero? ¿O crees que sabes cuáles son mis deseos sin preguntarme?

***

b) SÓLO ESTOY DICIENDO QUE TÚ ERES UNA MUJER CULTA E INTELIGENTE. ¿CÓMO DEJAS QUE SE TE ACERQUE?

a) Mira, Oljica, sé lo mucho que aprecias mi cultura y mi cerebro, pero esto no tiene nada que ver. ¿Dice ella que yo no soy inteligente? No. Mi cerebre le importa un huevo. Ahí está el punto. Esto es algo completamente distinto. Lo que ella cuestiona es mi cuerpo, su finalidad, y eso me cabrea mucho, me irrita de verdad.

b) TÚ SIMPLEMENTE ESTÁS BORRACHA PERDIDA Y APARECIÓ ESA TÍA TONTA.

a) No es eso, Oljica… que ella es una tía tonta y yo ya puedo pasar. Estoy borracha, sí, tienes razón, pero si no estuviera así de borracha probablemente no podría admitir que ella, por muy tonta que sea, tiene toda la razón. No, Oljica, aquí no hay filosofía, la cosa no puede ser más sencilla: si mi cuerpo no tiene una finalidad para la que existe ¿debería tenerlo? No debería, no. De ninguna manera. De ninguna de las maneras.

b) ESTÁS OTRA VEZ SACUDIENDO LA BARCA

a) ¿Sabes lo que pasa aquí, Oljica? Los deseos. Eso es de lo que me he dado cuenta esta noche, tumbada aquí contigo en la barca. Si tu cuerpo lo desea, si tiene una finalidad, entonces eres una mujer de verdad, le puedes mirar a los ojos a cualquiera y no tienes que sentirte como una zombie. Eso es lo que le voy a decir a esa vacaburra. La cosa es: una mujer puede desear otras cosas, algo que no sea el que aparezca alguien dispuesto a fertilizar su óvulo, su huevecito. Esto es lo que le voy a decir. Ahí sí que la dejaría k.o.

b) PUES NADA, VE AHÍ Y DÉJALA K.O. SI CREES QUE ELLA PILLARÁ ALGO DE LO QUE LE DICES.

a) Lo haría, sólo que yo, sabes, no tengo ni idea de qué desea mi cuerpo. Qué pediría yo si, por ejemplo, hace cinco minutos Dios hubiera decidido crear el mundo y primero me creara a mí de barro y me tira a esa barca sin que nadie todavía me haya explicado qué se supone que debe desear una mujer… No tengo ni idea. No lo pillo. Cierro mis ojos, me pongo a pensar, a pensar… y nada. Niente. Siento como un deseo oscuro e idiota de que mi cuerpo se haga más ancho, más grande, que absorba espacio. Y me da miedo. Y… nada más. ¿Ahora qué? ¿Me pongo a luchar contra ella con eso? Me temo que no funcionaría. Y qué otra cosa me queda si no es decir: vale, tienes razón, tú extremo de la balanza gana, lo siento, dales recuerdos a los críos y a tu marido, yo me rindo.

* * *

d) QUÉ ES LO QUE REALMENTE TE DA MIEDO DE MÍ? NO ES QUE RECHINE MIS DIENTES ¿VERDAD?

a) No lo sé. Este espacio inmenso. No sé a quién pertenece. Eso me asusta.

d) PERO ESO ES LO QUE TÚ QUERÍAS. ¿NO ME LLAMASTE JUSTO POR ESO? ¿Y AHORA QUÉ PASA? ¿AHORA QUE NO SABES QUIÉN ES EL JEFE AQUÍ TE ABRUMA? PUES MIRA, CON ESO NO TE PUEDO AYUDAR, NO SOY FUNCIONARIA DEL CATASTRO.

a) Mira qué divertido. ¿Se supone que ahora me tendría que reír?

d) ¿PARA QUÉ NECESITAS SABERLO? ES SIMPLEMENTE… ESPACIO. NUESTRO ESPACIO. ES INFINITO. NO SE DIVIDE. NO HAY PARCELAS. NO HAY PROPIETARIOS.

a) Nunca me encuentro a nadie aquí. Nadie salvo tú.

d) ¿Y? ¿TE MOLESTA?

a) ¿El que no haya nadie aquí excepto tú? Tú y yo.

d) SIÉNTETE COMO EN CASA

a) Yo sé quién es el jefe aquí. ¿Crees que no sé quién es el jefe aquí?

d) ¿Y QUÉ DIFERENCIA HAY?

a) ¿Crees que no no he sabido siempre quién es el jefe aquí?

d) ¿Y QUÉ DIFERENCIA HAY? DONDE VAYA TU ZORRA AHÍ TIENES TU SITIO.

***

b) ¿QUÉ PASA? PARECE QUE ALGUIEN ESTÁ SACUDIENDO LA BARCA. ¿NO ERES TÚ?

a) No soy yo. Quiero hacer pis, Oljica.

b) ¡ALGUIEN ESTÁ SACUDIENDO ESTA BARCA!

a) Las mujeres hacemos pis de forma tan extraña, Oljica, ¿alguna vez lo has pensado? Con tantas dudas, tanta consideración, tan decentemente. Incluso cuando estoy sola me preocupa que alguien pueda oírme. Y si estoy en casa de alguien, siempre tiro de la cadena antes de empezar para que los dos ruidos se solapen, y cuando termino tiro otra vez de la cadena. Ahora que lo pienso, creo que no he tenido un pis en condiciones en toda mi vida.

b) ¡YA ESTAMOS OTRA VEZ!

a) Eso realmente me cabrea, esa diferencia, el hecho de que ellos mean y nosotros hacemos pis. Y siempre a solas y en secreto, como unas infelices. ¿Desde cuándo nos conocemos tú y yo? Casi desde que nacimos ¿no? ¿Y? ¿Cuándo hemos tenido tú y yo un pis juntas? Nunca, Oljica, nunca: o bien yo vigilaba mientras tú lo hacías, o tú vigilabas. ¿Y los has visto a ellos: quién lo echa más lejos, quién hace más ruido, quién da mayor espectáculo? Eso me cabrea un montón. ¡Me cabrea un montón, Oljica!

b) TIRA DE LA CUERDA, ¡VÁMONOS! ¡¡RÁPIDO!!

a) Tenemos que hacer un pis juntas, Oljica, las dos juntas. Al menos una vez. Al menos una vez antes de que la muerte nos separe. Tenemos que hacerlo, Oljica. Esta noche. No, esta noche no. Ahora, ahora mismo. Ahora mismito. Vamos a hacerlo, Oljica, a toda fuerza, a todo corazón, al mar, y luego al océano.

b) ¡ALGUIEN ESTÁ SACUDIENDO ESTA BARCA!

a) No te preocupes, es ella. No te preocupes. ¡Vamos, Oljica!

b) ¡TIRA DE LA CUERDA!

a) ¡Vamos a hacerlo! ¡A toda fuerza, justo al océano! ¡Vamos a hacerlo!

b) ¡NOOOO!

 

····· 

 © Nataša Nelević · Teatro Nacional de Montenegro · Traducción: Ilya U. Topper, a partir de la versión inglesa de Jelena Stanovnik · 2010

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *