Calendario juliano

Hoja de un almanaque popular marroquí, mostrando el 20 Julio 1991, correspondiente al 7 Julius juliano y 8 Moharram 1412.

El calendario juliano es el precursor del calendario gregoriano considerado hoy universal. Fue oficial en el Imperio romano y  se emplea hasta hoy en grandes partes de Marruecos y en varias Iglesias ortodoxas. Se basa en un año solar de 365,25 días de duración, es decir 365¼ días.

Empleo

El año normal juliano tiene 365 días divididos en 12 meses de 30 o 31 días, con el segundo mes, febrero,  de solo 28 días. Cada cuatro años se añade 1 día a febrero. Este año bisiesto de 366 días corrige la diferencia entre el año expresado en días enteros y el tiempo real que necesita la Tierra para completar su órbita.

Dado que el año solar real es 11 minutos más corto que el año juliano, al cabo de aproximadamente 120 años, las fechas astronómicas de los solsticios y equinoccios retroceden un día respecto al calendario.

Los nombres de los meses del Calendario juliano corresponden, con sus variantes en cada idioma, a los del gregoriano.

Historia

La elaboración de calendario juliano se atribuye a Julio César o, mejor dicho, a un equipo de astrónomos que trabajaban por encargo de este dirigente del Imperio romano. Probablemente tomaron como modelo el más antiguo calendario egipcio.

Fue el calendario oficial en la mayor parte del Mediterráneo hasta 1582, cuando la Iglesia Católica decidió reemplazarlo por el Calendario gregoriano, más ajustado a la realidad astronómica. La reforma se introdujo solo gradualmente, y el juliano se mantuvo en Gran Bretaña hasta 1752, en Bulgaria hasta 1916, en el Imperio otomano hasta 1917, y en el Imperio de Rusia hasta 1918.

En 1923, la mayor parte de las Iglesias Ortodoxas decidió abandonar el calendario juliano y adoptó el llamado “calendario juliano revisado”, que esencialmente corresponde al gregoriano. Sin embargo, varios Patriarcados dentro de la Iglesia Ortodoxa mantienen hasta hoy el juliano: El de Jerusalén, el de Rusia, el de Serbia, el de Georgia, el de Macedonia, además de la comunidad griega en el Monte Athos, que también tiene seguidores en el resto de Grecia.

Marruecos

En Marruecos, el calendario juliano se sigue utilizando hasta hoy en grandes partes del país, sobre todo en las regiones de habla tamazigh (bereber). Se puede estimar el número de usuarios en unas 10 millones de personas. Conocido como “año campesino” (fel·lahí en árabe), el año juliano figura, junto con el gregoriano y el lunar islámico, en todos los almanaques de pared populares. Los nombres de los meses reproducen los originales latinos, si bien con variaciones de pronunciación regionales:

Niñas amazigh en el Alto Atlas

Yennair
Febrair
Mars
Ibril
Mayu
Yuniu
Yuliuz
Ghusht
Shutambir
Ktober
Nuwambir
Duyambir

“Yennayer”

Este calendario estuvo en uso en toda África del Norte probablemente hasta el siglo XIX, pero fue abandonado durante la época colonial. En Argelia, la población amazigh de Cabilia mantiene aún como “Año Nuevo” una celebración tradicional en el 13 de enero gregoriano, festividad a la que llama “Yennayer” (Enero). Sin embargo, desconoce que se trata simplemente del 1 de enero del año juliano, que gran parte de la población de Marruecos celebra el 14 de enero gregoriano.

La diferencia de 1 día respecto al calendario juliano actual se debe a que hasta 1900, el 1 de enero juliano caía en el 13 de enero gregoriano, y solo pasó al 14 a partir de 1901, por omitirse el año bisiesto en el gregoriano. Esto permite deducir que el calendario juliano cayó en olvido en Argelia en algún momento entre la ocupación colonial francesa en 1830 y 1900.

Con la fecha del 13 de enero, la festividad de “Yennayer” se ha difundido también en la diáspora amazigh en Europa, e incluso entre muchos marroquíes oriundos del Rif, que reivindican su legado cultural amazigh, pero desconocen el calendario, dado que este ya no está en uso en la franja norteña de Marruecos.  Incluso existen algunas corrientes que felicitan el ‘Año Nuevo’ el 12 de enero, probablemente por confundir la víspera del festivo (equivalente a Nochevieja) con el inicio del año.

Pese a que el calendario juliano goza de plena vigencia en las cordilleras del Atlas, donde rige la vida de millones de personas, los movimientos culturales amazigh modernos, incluso los basados en Marruecos, han decidido ignorar su existencia, y si bien reivindican la fecha de “Yennayer” el 13 de enero, no hacen mención a las fechas del calendario juliano en sus publicaciones o comunicados.

Por otra parte, muchos de estos movimientos han adoptado una supuesta ‘era de Sheshonk’ en la que el año 2000 de la era cristiana corresponde al “2950 amazigh”. Se trata, sin embargo, de una fabricación realizada en la segunda mitad del siglo XX, desconocida en las culturas amazigh tradicionales y sin base histórica.

 

Página en obras
Página en obras

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *