estados islámicos

islamLa gran mayoría de los países árabes declaran el islam religión de Estado en su Constitución. Sin embargo, la aplicación de las normas religiosas en la vida pública varía enormemente; a veces se debe más a los movimientos islamistas que al marco legal teórico. En conjunto, las sociedades orientales —desde Irán a Egipto— han vivido en los últimos siglos una religiosidad más estricta, frente a un Magreb históricamente más liberal.

Hoy, sólo Arabia Saudí y sus vecinos Qatar y Emiratos, así como Sudán e Irán utilizan la sharia como legislación. Dos se mantienen laicos:  Turquía y Azerbaiyán.  Otros – Líbano, Siria y Mali – no imponen ninguna religión con carácter estatal, pero no tienen una legislación civil laica. El resto proclama el islam como religión del Estado como marco teórico, pero no utiliza las provisiones de la sharia para el código penal aunque la legislación civil, sobre todo en el ámbito del sexo, el matrimonio y la herencia, se inspira en mayor o menor medida en la jurisprudencia musulmana.

Mural de Jomeini en su mausoleo al sur de Teherán | © Nacho Prieto
Mural de Jomeini en su mausoleo al sur de Teherán | © Nacho Prieto

Albania | Laica. El islam es apenas una tradición familiar.
Arabia Saudí | El islam es la religión de Estado. Se interpreta acorde a la rigurosa interpretación wahabí, que somete el conjunto de la sociedad a los dictados religiosos. La sharia se aplica en el ámbito civil y penal de forma severa y se prohíbe la práctica de todas las demás religiones.
Argelia | El islam es la religión de Estado. La legislación penal se inspira en la francesa y la sharia se limita al ámbito civil familiar. El partido único socialista FLN promovió una islamización de la sociedad en los años ochenta, que llevó a la victoria del partido islamista FIS en 1991, un golpe de estado militar y una guerra civil. La islamización continúa a través de los canales oficiales.
Azerbaiyán |  Laica; la sociedad es abierta y progresista.
Bahréin | El islam es la religión de Estado. La legislación se inspira en la charia, aunque no se aplica de forma severa en el ámbito penal y sus dictados se interpretan de forma progresista en la civil.
Bosnia-Herzegovina | El islam sirve como denominador ‘étnico’. Aunque la legislación no es religiosa, las comunidades musulmanas, ortodoxas y católicas, definidas como ‘bosnias’, ‘serbias’ y ‘croatas’, reciben tratamientos políticos distintos y una enseñanza escolar diferente.
Egipto | El islam es la religión de Estado. La sharia se limita al ámbito civil familiar. Aunque el nasserismo, una ideología panarabista laica, dominó el gobierno a partir de 1952, la influencia de los movimientos islamistas fue creciendo hasta la revolución de 2011 y en mayor medida después. El gobierno islamista de Mohamed Morsy fue derrocado por un golpe militar pero no se prevé que esto reducirá el peso del islam en la vida pública.
Emiratos Árabes Unidos: El islam es la religión de estado. La legislación se basa parcialmente en la sharia, aunque en el ámbito penal se suele interpretar de forma moderada.
Irán | El islam es la religión de Estado. La Revolución Islámica de Ruholá Jomeini en 1979 instauró una teocracia en la que los líderes religiosos están por encima de los poderes parlamentarios y pueden vetar cualquier ley si la consideran imcompatible con la fe. Se aplica la sharia en la legislación civil y penal.
Iraq | El islam es la religión de Estado desde 2004, acorde a la nueva Constitución, proclamada bajo tutela de Estados Unidos. El país fue oficialmente laico hasta 2003, aunque a partir de 1991, Sadam Husein introdujo reformas legales inspiradas en la sharia y fomentó una islamización de la sociedad para buscar el apoyo de los sectores religiosos.
Jordania | El islam es la religión de Estado. La legislación penal se inspira en la británica, la civil en la sharia. La dinastía hashemí mantiene una imagen moderna, pero no impulsa un cambio de las normas sociales conservadoras.
Kuwait | El islam es la religión de Estado. La legislación se inspira en la charia, aunque no se aplica de forma severa en el ámbito penal.
Líbano |  Ninguna religión es oficial. Una ley no escrita obliga a que el presidente sea cristiano, el primer ministro musulmán suní y el portavoz del Parlamento chií. En cuestiones civiles y familiares, cada comunidad se rige por sus propias normas religiosas.
Libia | El islam es la religión de Estado. Entre 1969 y 2011, la legislación reflejaba un ‘socialismo islámico’ modelado según la interpretación personal del dirigente, Muammar Gadafi. Desde su caída, los movimientos fundamentalistas buscan una interpretación más estricta, en pugna con los sectores menos religiosos.
Mali | Aunque la Constitución no menciona el islam, el lema oficial sí proclama “una fe”, y la legislación civil referida al matrimonio sigue la jurisprudencia islámica.
Marruecos | El islam es la religión de Estado. La aplicación de leyes basadas en el Corán, como la prohibición del consumo de alcohol, es muy laxa o inexistente. La legislación sigue el derecho francés; desde la reforma de 2004, el código civil de la familia (mudáwana), inspirado originalmente en la sharia, es el segundo más progresista del mundo musulmán.
Mauritania | El islam es la religión de Estado, La legislación se inspira en la francesa y el gobierno promueve una visión tolerante del islam.
Omán | El islam es la religión de estado. La legislación se inspira en la sharia, aunque no se aplica de forma severa en el ámbito penal.
Palestina | Sin legislación propia en Cisjordania. La dominancia del partido Fatah, laico, ha sido contestada desde los años 90 por Hamás, un movimiento fundamentalista que impone normas sociales islámicas en Gaza, territorio que domina. No aplica la sharia en el ámbito penal.
Qatar | El islam es la religión de Estado. La legislación referida a los ciudadanos musulmanes sigue la sharia, pero no se aplica de forma severa en el ámbito penal.
Sáhara | Las normas del Frente Polisario, de aplicación en los campamentos de refugiados en Argelia, declaran el islam religión oficial. Aunque la sharia es la base de las normas referidas a la familia, la interpretación no es rigurosa, pero tampoco se han hecho intentos de modernizar la legislación.
Siria | Ninguna religión es oficial. La Constitución establece que el presidente debe ser musulmán, pero religión y política están estrictamente separadas. La legislación civil referida a los asuntos familiares varía acorde a las normas de la confesión a la que se aplica (la sharia en el caso de los musulmanes). El gobierno persigue con dureza los movimientos fundamentalistas.
Sudán | El islam es la religión de Estado. El golpe de estado de Omar Bashir en 1989, aliado con el clérigo islamista Hassan Turabi, llevó a una islamización del sistema público e introdujo la sharia en el código civil. Su aplicación, no obstante, no se ha generalizado; convive con el sistema juridico laico, que se aplica a cristianos y musulmanes moderados.
Túnez | El islam es la religión de Estado. Hasta 2011, el gobierno reprimía todo movimiento fundamentalista. La legislación referida a la mujer es la más progresista del mundo árabe. Tras la revolución, las organizaciones feministas frenaron el intento del gobierno islamista de definir a la mujer en la Constitución como “complemento del hombre”.
Turquía | Laica. En la última década, el gobierno del partido islamista AKP fomenta la islamización de la sociedad en el espacio público y educativo, pero no en el ámbito penal ni de legislación civil.
Yemen | El islam es la religión de Estado. La legislación civil se inspira en la sharia y su aplicación es conservadora, pero no extremista. Sólo los musulmanes pueden ser funcionarios.
Yibuti | El islam es la religión de Estado, pero sus normas no se imponen a los ciudadanos; sólo algunas leyes referidas a la familia se inspiran en la sharia; no hay enseñanza religiosa en los colegios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *