Trabajo

Trabajar es una obligación… y un derecho. Para gran parte de las mujeres en las sociedades mediterráneas es un derecho adquirido tras largas luchas, al menos si se define el trabajo como una actividad pagada. Porque la inmensa mayoría de las mujeres por supuesto nunca ha dejado de trabajar. En el ámbito rural, normalmente hay cierta división de tareas entre hombres y mujeres, pero ambos participan en las faenas del campo y a través de ellas en la esfera pública.

Es en la ciudad donde el trabajo de la mujer se ha ido limitando al ámbito del hogar, lo cual lo ha convertido en invisible. Y es en las sociedades urbanas donde la conquista del derecho al trabajo ha supuesto un mayor cambio en la vida de las mujeres, que así adquieren no sólo independencia económica, sino también libertad de movimiento y un ámbito social distinto.

Pese a que casi todos los países ya garantizan en su Constitución el derecho al trabajo de todos los ciudadanos, hombres como mujeres, sólo en algunos la fuerza laboral ya está equilibrada entre ambos sexos. Normalmente, el porcentaje de hombres es superior al de mujeres.

Pero la mayor diferencia no estriba en el número sino en el tipo de trabajo al que acceden las mujeres: suelen ser los de menor responsabilidad y menor salario, exceptuando algunos oficios tradicionalmente considerados “femeninos”: profesora, médico… En países como España, Francia o Italia, esta diferencia se va reduciendo rápidamente, en Marruecos, Egipto o Siria es aún enorme, aunque también en estos países se encuentran mujeres en todas las profesiones.

Irán es uno de los pocos países que —desde la revolución islámica de 1979— limita por ley el acceso de mujeres a determinados puestos, como el de juez. En otros países islámicos, el porcentaje de mujeres en cargos de juez, ministra, catedrática o similares es pequeño, pero no inexistente.

Página en obras
Página en obras

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *