«Hoy es difícil imaginar en Europa un país más fascista que Italia»

Vincenzo Consolo

 
Vincenzo Consolo (Sevilla, 2009) | © Alejandro Luque

Vincenzo Consolo (Sevilla, 2009) | © Alejandro Luque

Aunque con media docena de títulos publicados en España, el siciliano Vincenzo Consolo (Sant Agata di Militello, 1933) sigue siendo un autor de culto, desconocido para el gran público. Mientras que buena parte de su obra, como su celebrada novela La sonrisa del ignoto marinero, lleva años descatalogada, recientemente ha visto la luz Al otro lado del faro, un volumen de ensayos breves en los que pone de relieve su lúcido y firme compromiso con la literatura y la realidad de su tierra.

La pasada semana, Consolo estuvo en Sevilla para participar en las Jornadas sobre su amigo Leonardo Sciascia, —fallecido hace exactamente veinte años— que organizó el Departamento de Filología de la Universidad de Sevilla bajo el lema ‘Per un ritratto dello scrittore’. *)

¿Por qué deberíamos leer a Sciascia hoy?
Porque la corrupción del poder político es un tema imperante. Porque leer a Sciascia equivale a entender nuestro tiempo. Él no escribe tanto de episodios concretos como de una metáfora, la del poder político que oprime a los ciudadanos y que no reconoce sus derechos. Eso no tiene que ver solamente con Sicilia, sino también con nuestro mundo occidental. La mafia, por ejemplo, es un fenómeno ciertamente siciliano, pero hoy existe en toda Italia, sobre todo en Milán, donde ha nacido del poder de un señor que se llama Berlusconi…

Como decía Sciascia, la palma va al nord… Del mismo modo en que la palmera, o sea la desertización, ha ido avanzando de sur a norte, así el crimen organizado, ¿no?
Exacto: la palma va al nord.

Y ante la situación actual de Italia, ¿qué pensaría él?
Estaría ofendido como ciudadano, como hombre, y también indignado, porque creo que en Italia nunca, ni siquiera en los años del poder democristiano, se había llegado a un punto tan bajo como hoy. Además, ha habido una alianza, digamos, entre la mafia siciliana y Berlusconi a través de Marcello Dell’Utri. Éste era un señor asociado a la mafia, y puedo afirmarlo porque se está descubriendo a través de las investigaciones sobre los asesinatos de 1992, los de Falcone y Borsellino. Con Dell’Utri y Berlusconi, que se conocieron en la universidad en Milán y cuya amistad llega hasta hoy, Sciascia hoy vería comprobada de lleno su tesis.

Sciascia aborda en varias obras el tema de la impunidad…
Claro, él rompe el esquema de la novela policíaca clásica que nace en Inglaterra, en un mundo capitalista, donde se produce un asesinato, se descubre al asesino y es condenado y además el mundo es el mejor de todos los mundos posibles. Pero no, en Sciascia no se descubre nunca al asesino. Hay un delito, el homicida, la investigación, pero no se llega nunca a la personificación del asesino, porque son delitos político-mafiosos y el poder no puede condenarlos. No hay nunca personificación del asesino.

Lo decía porque parece que Berlusconi ha hecho también esfuerzos muy serios en materia de impunidad.
Sí, y pesca a muchos de sus ministros en Sicilia. El último es [Angelino] Alfano, un señorito siciliano al que Berlusconi ha hecho ascender, como a tantos otros.Luego los lleva al Parlamento italiano y los hace nombrar ministros. Este Lino Alfano ha sido condenado por el Consejo Superior de la Magistratura, ahora el propio Berlusconi debería ser procesado por muchos casos de corrupción e intenta evitarlo como sea, acogerse a las prescripciones… Por otro lado, él debe rendir cuentas a la Liga Norte con la que está asociado, un movimiento de tipo xenófobo, racista y fascista, con el que ha instituido el delito de inmigración clandestina. Así, estos pobres inmigrantes que a veces mueren en la mar de Sicilia ahogados, estos pobres diablos, estos pobres desgraciados que escapan del hambre, de la guerra, e intentan probar suerte en nuestro país, son considerados al mismo nivel que los mafiosos, los terroristas. Todo ello hace que hoy sea difícil imaginar en Europa un país más fascista que Italia.

Sciascia pertenece a una generación de grandes escritores italianos. ¿Qué le hace tan especial?
Verán, yo trabajé como colaborador durante algunos años en la editorial Einaudi, en Turín, cuando el director era Italo Calvino, y asistí a muchos encuentros de Calvino y Sciascia. Pero Calvino estaba muy atento a los acontecimientos literarios estéticos, y a Sciascia le interesaba más la realidad política, la realidad histórica. Y un día le pregunta Calvino:“¿Qué estás haciendo ahora, Leonardo?” Y él le responde: “Estoy escribiendo un libro que se llama Todo modo”. Y Calvino dice: “Yo estoy escribiendo ocho libros”. Nos quedamos sorprendidos: ocho libros a la vez. Y estos ocho libros era Si una noche de invierno un viajero, que son ocho comienzos de novelas interrumpidas. Calvino había visto que habían salido dos libros importantes, La tía Julia y el escribidor de Vargas Llosa, y El beso de la mujer araña, de Manuel Puig, donde se dejaba ver la incursión de la cultura de consumo en la novela. Calvino asumió esta línea porque él, como especialista en literatura sudamericana, había entendido que no se podían escribir más novelas, y acomete Si una noche de invierno un viajero. Sin embargo, Sciascia no estaba preocupado por estas nuevas formas; a él le interesaba el contexto histórico, civil.

¿Es ésa la esencia de su literatura?
Así es. De alguna manera, también Pasolini, cuando dejó su pueblo, Casarsa, y dejó de escribir poesía en latín, se trasladó a Roma y empezó a hablar del ambiente romano, de la vida violenta, del bajo proletariado romano… Pero Pasolini estaba mucho más presente en eso que Roland Barthes llamaba escritura de intervención, de función. Se trata de un tipo de escritura con la que el intelectual acaba suscitando el debate en los medios de comunicación. Los escritos de Pasolini y Sciascia en los periódicos provocaban mucha polémica.

 

*) Vincenzo Consolo falleció el 21 Enero 2012 en Milano.

´

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Vincenzo Consolo
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario