El segundo destierro de Abu Nuwas

 
El poeta árabe Abu Nuwas (recreación) | Khalil Gibran (Al Funun, 1916)

El poeta árabe Abu Nuwas (recreación) | Khalil Gibran (Al Funun, 1916)

Como gran poeta clásico, Abu Nuwas nunca ha dejado de estudiarse en las escuelas de educación secundaria de los países árabes. Nacido en Persia a mediados del siglo VIII, el poeta de la melena (éste es el significado del mote de Hasan ibn Hani al-Hakami) era una estampa habitual en las tabernas de Bagdad… y durante un milenio, sus versos lo serían en boca de los estudiantes de literatura de Rabat a Yemen.

Sin embargo, sus versos más libertinos, que describen explícitamente el amor, el erotismo y las bacanales homosexuales, y aquellos considerados hoy más rebeldes, que manifiestan su desobediencia religiosa, han sufrido la mano de la censura en varias ocasiones. Con todo, lo que forzó a Abu Nuwas a dejar Bagdad y buscar refugio en Egipto durante algunos años no fue su preferencia sexual ni su afición al vino, ni siquiera sus burlas al sagrado mes de ramadán, sino un poema de contenido político.

En el siglo XX, los gustos del público cambiaron. En Egipto, el intento de publicar una antología de toda su poesía fue abortado en 1934 cuando salió a la luz la primera edición moderna en árabe de su obra… y la primera en la que se suprimieron los poemas más irreverentes.

En 1934, se suprimieron por primera vez los poemas más irreverentes de una edición de la obra

Mucho más tarde, en 2001, Gamal Ghitani, escritor y editor del suplemento de literatura egipcio Ajbar al Adab, fue el encargado de la edición impresa de una colección completa de su obra: alrededor de 13.000 versos. El afán de recuperar al clásico no duró mucho: tras la publicación y distribución de miles de ejemplares, el Ministerio de Cultura egipcio ordenó confiscar y retirar del mercado los volúmenes tercero y cuarto del diván, correspondientes a la poesía nuwasí más controvertida.

La decisión del por entonces ministro de Cultura, Faruk Hosni ―nombrado en 1987 y en el cargo hasta hoy― vino tras la pregunta de un diputado parlamentario de los Hermanos Musulmanes, que criticó la publicación de tres novelas donde aparecían escenas sexuales, que en opinión de su partido, eran deshonestas y contrarias a la moral y valores de la sociedad.

Faruk Hosni agradeció la intervención del diputado y anunció el despido de los funcionarios encargados de la publicación de las tres novelas, olvidándose de que así estaba cooperando con aquellos que durante años le acusaron de ser el responsable de la difusión de la decadencia en el país. En consecuencia, el Ministerio de Cultura ordenó la retirada de la circulación de varias obras literarias, entre las que se encontraban las tres novelas y los volúmenes de la antología de Abu Nuwas mencionados.

La respuesta de los intelectuales egipcios ante las actuaciones del ministro fue boicotear la Feria Internacional del Libro de El Cairo de aquel año. El propio Ghitani declaró, figurativamente, que se habían quemado los volúmenes de Abu Nuwas, lo que le costó decenas de declaraciones para explicar que se refería a un secuestro de libros. Las aclaraciones no llegaron a muchos medios occidentales pues siguen referiéndose aquel supuesto acto escandaloso e inquisidor cual escena de Fahrenheit 451 llevada a la práctica.

A Faruk Hosni, en todo caso, la irreverente poesía nuwasí le debió de parecer poco universal: en 2009 se postularía como candidato a secretario general de la UNESCO, carrera que perdió por un escaso margen ante la búlgara Irina Bokova.

Reivindicaciones islamistas

La existencia de una censura justificada con argumentos de base fundamentalista se repite en la mayor parte de los países árabes. La supresión de escenas y formas de expresión en el arte, el cine, la canción y la literatura se encuentra entre la lista de objetivos reivindicados por quienes quieren implantar la bandera de un estado islamista. Desgraciadamente, se viene demostrando que la aprobación de esa censura es uno de los recursos más fáciles con el que el gobierno intenta captar el apoyo de los sectores fundamentalistas.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Eva Chaves
Arabista (Cantabria, 1979) . Traductora freelance de árabe. Después de licenciarse en Filología Árabe por la...

El segundo destierro de Abu Nuwas
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario