El reino de la absurdiotez

 

opinion

El “terrorismo internacional” no existe.

Declararle la guerra al “terrorismo internacional” es una idiotez. Los políticos que lo hagan son o bien tontos o cínicos, y probablemente sean ambas cosas.

El terrorismo es un arma. Como un cañón. Nos reiríamos de alguien que declarase una guerra contra “la artillería internacional”. Un cañón pertenece a un ejército y sirve a los fines de ese ejército. El cañón de un bando dispara contra el cañón del bando contrario.

El terrorismo es un método operativo. Lo usan a menudo los pueblos oprimidos, incluida la Resistencia francesa contra los nazis durante la II Guerra Mundial. Nos reiríamos de alguien que declarase una guerra contra “la resistencia internacional”.

“El terrorismo es la continuación de la política con otros medios”, diría Clausewitz

Carl von Clausewitz, el pensador militar de Prusia, dijo una vez, como sabemos, que “la guerra es la continuación de la política con otros medios”. Si viviera hoy entre nosotros, igual diría: “El terrorismo es la continuación de la política con otros medios”.

Terrorismo quiere decir, literalmente, amedrentar a las víctimas para que se rindan ante lo que quiere el terrorista.

El terrorismo es un arma. Normalmente es el arma de los débiles. De aquellos que no poseen bombas atómicas como las que se lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki, aterrorizando a los japaneses para que se rindiesen. Ni aviones como las que destruyeron Dresde en un (infructuoso) intento de amedrentar a los alemanes para que abandonasen la lucha.

Dado que la mayoría de los grupos y países que utilizan el terrorismo tienen objetivos diferentes, a menudo enfrentados, no hay nada “internacional” aquí. Toda campaña terrorista tiene su carácter propio. Dejando al margen el hecho de que nadie se considera a sí mismo terrorista, sino un luchador (o luchadora) por Dios, la Libertad, o Loquesea.

(No puedo evitar recordar, sin modestia, que hace muchísimo tiempo acuñé la frase: “Lo que para uno es un terrorista, para otro es un luchador por la libertad”).

Muchos israelíes normales sintieron una profunda satisfacción tras los atentados de París. “¡Ahora estos malditos europeos experimentan por fin lo que nosotros sentimos todo el rato!”

Si son lo mismo los palestinos con cuchillos y los belgas del ISIL, el problema no es de Israel

Binyamin Netanyahu, como pensador un enano, pero un brillante vendedor, se ha dedicado a la idea de inventar un vínculo directo entre el terrorismo yihadista en Europa y el terrorismo palestino en Israel y los territorios ocupados.

Es un golpe digno de un genio: si son la misma cosa los adolescentes palestinos que blanden cuchillos y los devotos belgas del ISIL, entonces no hay un problema israelí-palestino, no hay ocupación, no hay asentamientos. Sólo hay fanatismo musulmán (Se ignora, de paso, a los muchos árabes cristianos que forman parte de las organizaciones palestinas “terroristas” laicas).

Esto no tiene nada que ver con la realidad. Los palestinos que quieren luchar y morir por Alá se van a Siria. Los palestinos – tanto los religiosos como los laicos – que disparan, acuchillan o atropellan a los soldados y civiles israelíes en estos días quieren liberarse de la ocupación y crear un Estado propio.

Eso es algo tan obvio que incluso alguien con el cociente intelectual limitado de nuestros ministros podría entenderlo. Pero si lo entendiesen, tendrían que afrontar opciones muy desagradables respecto al conflicto israelí-palestino.

1 2 3Página siguiente

 
 

Acerca del autor

Uri Avnery
Periodista y ex diputado israelí. Nacido en 1923 en Alemania, emigró con su familia en 1933...

Etiquetas

, , ,

Artículos relacionados

El reino de la absurdiotez
 
 

2 comentarios

  1. Hector F. Ortega V. dice:

    Excelente articulo

  2. Raymond Dupre dice:

    Su artículo Uri no hace mas que seguir aclarando mis dudas sobre si realmente el mundo está en las manos the un grupo de idiotas (además de absurdos…)

 
 

Deja un comentario