«La guitarra española, flamenca, está abandonadísima»

Gerardo Núñez

 
Gerardo Núñez (2009) | © José Manuel Cabello

Gerardo Núñez (2009) | © José Manuel Cabello


Sevilla| Septiembre 2016

Gerardo Núñez (Jerez de la Frontera, 1961) pertenece a esa estirpe de guitarristas que prosperó bajo la sombra imponente de Paco de Lucía, de quien aprendieron a buscar su propia identidad. Se forjó acompañando a voces legendarias como Terremoto, Tío Borrico o La Paquera, pero muy pronto empezó a dar muestras de su talento como compositor y concertista, en vivo como en discos tan celebrados como Andando el tiempo o Travesía. Su último atrevimiento ha sido interpretar sus creaciones con una big band de jazz encabezada por el saxofonista Kike Perdomo. “Nos une una única cosa, que nos gusta tocar”, afirma.

En 2004, se plantó en la Bienal de Sevilla con un recital a guitarra pelada. Este año ha regresado con una big band, ¿necesitaba arroparse?

En este espectáculo no es tanto una cuestión de arropo, sino de desarrollar un concepto nuevo, tratando de conjugar el flamenco con la sonoridad de una big band. No puedo decir que ésta me acompañe, yo soy parte del proyecto, tengo mi función, pero se trata de abrir un nuevo campo. No es cuestión de demostrar nada, sino de explorar posibilidades, abrir espacios para la guitarra y sobre todo la música flamenca, que tienen una entidad propia.

¿Cómo surgió el proyecto?

«Tocar la guitarra es lo mejor que me ha pasado en el mundo»

Empezamos como Kike Perdomo, la sección de metales viene por cortesía del gobierno Balear, y como todos los proyectos arrancamos en plan de a ver qué pasa. Es una apuesta muy bonita y original, no es el típico concierto donde el solista solea y la orquesta acompaña, la sonoridad la produce todo el conjunto. Y claro, no pensamos qué vamos a hacer: la vida nos va poniendo cosas por delante, y es un lujo para nosotros tocar por diversión. Tocar la guitarra es lo mejor que me ha pasado en el mundo. Mi hija me dice a veces: “papá, tú has trabajado mucho”, y yo le respondo: yo no he trabajado en mi vida.

¿Cuál era el objetivo con la big band?

El interés para mí es poder decir que la música flamenca desarrollada por la guitarra ha logrado una entidad, un prestigio, nivel… Y ahora puede viajar por el mundo entero en cualquier formato. Ya hay interés por parte de la Big band de Colonia, por la de Bruselas… Son proyectos muy bonitos, y se trata de que los que vengan lo tengan más fácil. Que cuando alguien quiera llevar una falseta por bulerías a orquesta, no suene a chino.

Este trabajo, ¿es la culminación de toda la labor que ha venido desarrollando con el jazz?

Claro, el jazz, como el flamenco, no es cuestión solo de coger la clave, un, dos, cuatro-cinco-seis… Yo llevo tiempo tocando con los jazzeros, colaborando con ellos. Sin esa andadura, algo como esto habría sido muy complicado. Ahora tengo mucha experiencia tocando con orquestas. Empecé en Jerez, pero siempre he tratado de buscar mi sitio como músico y de defender mi identidad musical, y eso me ha llevado, por ejemplo, a tocar mis composiciones con la Sinfónica de Chicago, armonizadas por un músico ruso. Siempre es gratificante, todo va dejando cositas. Me interesa que mis alumnos, la gente que ha empezado con nosotros y a la que hemos ayudado, Manuel Valencia, Jesús Méndez, se encuentre con que hay un mercado, porque somos únicos y el mundo está ahí.

1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

, ,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Gerardo Núñez
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario