Xemáa El Fna

Jaume Pont

 

Palabras de luz

Jaume Pont | © Editions Fédérop

Jaume Pont | © Editions Fédérop

Cabría preguntarse si la condición de profesor experto en vanguardias de Jaume Pont (Lleida, 1947) no ha ensombrecido de alguna manera la del poeta, máxime cuando en este país se lleva tan mal el hecho de que uno sea capaz de desenvolverse con acierto en ambas facetas, la de creador y la de estudioso de la literatura. Sin embargo, este hecho cierto le ha llevado siempre a arriesgarse lo máximo posible, tutelado por una necesidad imperiosa de mostrar al margen de sus exhaustivos estudios, una poesía cuya continuidad y coherencia ha ido perfilando una voz bien definida en el ecléctico panorama de las letras catalanas.

Cuarenta años separan Càntic d’ombres, el último poemario de Jaume Pont, de Limit (s), su primer libro de versos. Cuarenta años durante los cuales las primeras imágenes deudoras del exceso vanguardista fueron decantándose y depurándose para expresar cada vez con una mayor claridad la esencialidad del poema. Es decir, la celebración desnuda de las perplejidades que suscitan en el poeta las emociones más elementales: la perspectiva de la muerte, el poder de metamorfosis del amor, la experiencia mística, la sorpresa siempre renovada por las experiencias vitales, la capacidad inagotable que tiene la lengua de expresar lo intemporal.

Uno de los méritos mayores de Jaume Pont -uno de los miembros más importantes de lo que se conoce como generación los 70- es el de hacernos partícipes a lo largo de pocos libros de ese conocimiento profundo que en él supone la revelación de la tradición, la poesía y la cultura. Y desde ahí, ofrecernos sugestivas imágenes que hunden sus raíces en una serie de afinidades literarias que abarcan desde March, Villon o Mallarmé a autores más modernos como Ungaretti, Foix o Yves Bonnefoy.

Para Pont, la poesía es un medio de conocimiento, y es a través de su luz, que podemos llegar a la sabiduría escondida en las sombras. Como él mismo explica: “Todas mis obsesiones tienden a cargarse de referencias indirectas, fragmentarias, mágicas. Al fin y al cabo, y siguiendo la paradoja mística, sólo de la oscuridad puede salir la luz. Oscuro no significa incomprensible. Soy de los que creen firmemente que la dificultad, cuando toca lo esencial, se convierte en un estímulo que puede abrirnos la puerta de la verdad más profunda.”

En el poema que publicamos, “Xemáa El-Fna”, perteneciente a su libro Enlloc (2007), cada verso funciona con una especie de mecanismo interno de alta precisión, donde los contrarios fluctúan y luchan hacia direcciones opuestas. A partir del sueño de Brian Sweeney Fitzgerald (“Fitzcarraldo”), llevado a las arenas de Marraquech, la fantasía, lo extraordinario, juegan un papel fundamental. Jaume Pont toma la imagen de la célebre película de Herzog y convierte el poema en la creación de un mundo propio, inédito, con unas leyes y unas atmósferas que lo acercan más a una poesía de aire romántico, elevado, o incluso surrealista.

[Mané García Gil]

···

 Xemáa El Fna

···

Her terrace was the sand
And the palms and the twilight

Wallace Stevens

 

A Andrés Sánchez Robayna

 

 Xemáa El Fna

···

Her terrace was the sand
And the palms and the twilight

Wallace Stevens

A Andrés Sánchez Robayna

···

Aquí regna el somni de Fitzcarraldo.

Marràqueix:

damunt les algues, la duna.

Com una nau varada al mig del desert.

Com un abisme que s’obre al llindar

del silenci.

Quina hora és aquesta?

Quin rostre aplega el cel i la deriva

del sol?

La veu d’un ocell sense nom?

Brian Sweenie Fitzgerald i tot el somni

de la febre vermella, l’arbre del cautxú

o la palmera on ressona l’altiva bellesa

d’Enrico Caruso.

Selva o desert,

la muntanya final. Aquí, el sol,

insomne, aspira el seu aire i s’assossega.

És el refugi que origina la fi,

barca de fòsfor

sobre una platja de palmeres.

Vermells, el temps i l’argila dels murs.

Oscades totes les naus, els viatges

són grocs com les guixeres del camí,

arrels que davallen vers els sots més profunds.

No miris endarrere.

Calla i canta

ben endins, palpeja tot el rovell de l’ànima.

Perquè aquesta és l’altra terra,

l’altra

plaça que també és la teva, la terra

de la bardissa que aombra el foc sense

cremar-se.

A l’ull fosc de l’aiguader batega

la duna, la por i la fam de tots els dies.

A l’ull de la serp, fred com el mercuri,

l’inassolible que repta amb la llengua

clavada a l’espiral llunyana de la mort.

 

Atura’t.

El record aquí no troba fura

que furgui les entranyes del seu cau.

La fura és morta i el record ho sap.

Tot penja de l’arbre que va plantar

la vida.

Debades et perds, camines,

temptes la corda fluixa del no-res.

Debades, desarborada la llengua

i el paladar feixuc com una pedra.

Sota la veu et creix la set sense saber-ho.

Clara, sense treva, esclata la dansa

al cor de la plaça.

Es fon el temps.

Sota els fanalets de gas, l’enramada

de taronges espesseix el fum agredolç

de la tarda.

Llisquen els cossos,

llisquen

música i paraules entre les dents corcades

del domador de contes.

I tot d’una

gira el cel, la baldufa al mig del buit,

la nit que remunta el ponent i el bressoleig

de les llavors als coves del mercat.

I tot d’una, quan cau la nit i tot es lleva,

el cec et diu:

“Tens una taca blava als ulls”.

Llavors, només llavors, en aturat paratge,

immòbil, el cor es clivella a la memòria

com una magrana.

I tot es mou.

Fins i tot aquesta nau varada al mig

del desert es mou.

Puja-hi.

Res no et serà

estrany.

Aquí regna el somni de Fitzcarraldo.

 


Enlloc 
(2007)

Aquí reina el sueño de Fitzcarraldo.

Marraquech:

la duna por encima de las algas.

Como un barco varado en mitad del desierto.

Como un abismo abierto en el umbral

del silencio.

¿Qué hora es ésta?

¿Qué rostro junta el cielo y la deriva

del sol?

¿La voz de un pájaro sin nombre?

Brian Sweenie Fitzgerald y aquel sueño

de fiebre roja, árboles del caucho,

o la palmera en que resuena la belleza

altiva de Caruso.

La montaña final,

selva o desierto. En este punto, el sol,

insomne, aspira su aire y se sosiega.

Es el refugio que origina el fin,

una barca de fósforo

sobre una playa de palmeras.

De color rojo, el tiempo, la arcilla de los muros.

Melladas ya las naves, amarillos los viajes

igual que los yesares del camino,

raíces que descienden a los hoyos más hondos.

No vuelvas la mirada.

Calla y canta

muy adentro, palpando el óxido del alma.

Porque ésta es la otra tierra,

la otra plaza

que también es la tuya, la tierra de matojos

que entenebrece el fuego sin

quemarse.

En la pupila oscura del aguador palpita

la duna, el miedo, el hambre cotidianos.

En el ojo de sierpe, frío como el mercurio,

late lo inalcanzable que repta con la lengua

clavada en la lejana espiral de la muerte.

 

Detente.

Aquí el recuerdo no halla hurón alguno

que hurgue en las entrañas de su hoyo.

El hurón está muerto y el recuerdo lo sabe.

Todo cuelga del árbol que plantó

la vida.

En vano andas, te extravías, tientas

la cuerda floja de la nada.

En vano, desarbolada la lengua

y el paladar pesado como piedra.

Bajo la voz te crece la sed sin tú saberlo.

Clara, sin tregua, en medio de la plaza

la danza irrumpe.

El tiempo se disuelve.

Bajo luces de gas, las enramadas

de naranjas espesan el agridulce humo

de la tarde.

Los cuerpos se deslizan,

se deslizan

músicas y palabras por los dientes picados

del domador de cuentos.

Y de golpe

giran el cielo, el trompo en medio del vacío,

la noche que el poniente remonta, las semillas

mecidas en los cestos del mercado.

De golpe, cuando cae la noche y todo se alza,

te dice el ciego:

“En la mirada tienes una mancha azul”.

Entonces, sólo entonces, en paraje aquietado,

inmóvil, el corazón se agrieta en la memoria

igual que una granada.

Todo empieza a moverse.

Y también este barco varado en la mitad

del desierto se mueve.

Súbete.

Nada

te será extraño.

Aquí reina el sueño de Fitzcarraldo.

 

··· 

© Jaume Pont |  Traducción: El autor

 
 
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario