«Ser fotógrafo no es hacer fotos, es tener proyectos»

Cristina García Rodero

 

¿Hacen falta más fotógrafas, o más fotografía que muestre la vida de las mujeres?

Hace falta todo, pienso. Fíjate, cuando empecé, éramos poquísimas. Luego viajé a montones de pueblos donde no solo era la primera mujer fotógrafa que iba, sino el primer fotógrafo que veían. Ahora ves por todas partes a chicas cargadas con cámaras pesadísimas, ha habido un avance muy emocionante. Piensa que mi madre era de las mujeres que no viajaban y ni siquiera compraban sin el consentimiento del marido. Pasaban del padre al marido sin tener jamás voz propia. Era una pseudoprotección donde se asfixiaba a las mujeres.

Usted siempre ha buscado una religiosidad popular, no normativa. ¿Cómo vivió eso en Irán, donde lo espiritual está siempre muy determinado desde el poder?

«Lo que me interesa es la gente sencilla, los que se levantan a las seis de la mañana para hacer un pan»

No solo fotografío la religión, sino todo lo que pueda tener interés para mí. Las noticias son más fáciles de encontrar en los fenómenos religiosos, porque arrastran a mucha gente, pero el mundo es muy diverso. El trabajo que hago ahora es espiritual y también carnal, intento hablar del por qué, o qué situaciones hay en la vida donde se dan esas contradicciones… El ser humano tiene una espiritualidad, necesita creer cosas. Muchas veces, lo ves en todas las religiones, ese deseo de que sucedan cosas extraordinarias, y de dejarse llevar por la corriente. El poder nunca me ha interesado, sea del tipo que sea. Ni el económico, ni el político, ni el religioso. Lo que me interesa es la gente sencilla, los que construyen un país, los que se levantan a las seis de la mañana para hacer un pan, ordeñar una vaca o lo que sea.

Eso aunque fue muy polémico su trabajo con la familia real. ¿Era una propuesta irresistible?

Fue un placer, fueron amables y generosos, porque yo soy muy perfeccionista y muy pesada cuando hago fotos. Tengo un recuerdo muy bonito de aquel trabajo.

Cuando se equipara a las mujeres con velo del mundo musulmán con las diversas ‘tapadas’ de la España arcaica, ¿se exagera o distorsiona, o son lo mismo?

«En mi juventud, las viudas vestían de negro hasta que se morían; era no despedirse de la vida, sino de vivir»

En España claro que había tapadas, por un lado por los muchos siglos de dominación árabe, pero también había velos para ir a misa. Recuerdo en mi juventud, como cuando moría alguien en una familia, se tapaban de arriba a abajo. Las viudas vestían de negro hasta que se morían, medias fuertes, zapatos también negros, era no despedirse de la vida, sino de vivir. Ahora las cosas han cambiado, no hay más que ver los viajes de jubilados, cómo se lo pasan.

¿Ha entendido alguna vez esa manía de tapar a las mujeres?

Me parece puro machismo, uno de sus aspectos más negativos. Los aspectos positivos, si puedo verle alguno al machismo, se refieren a la protección, aunque no siempre la mujer la pide, ni la necesita…

… o bien piden protección frente a otros hombres.

[risas] Sí, o evitar que se vayan con otros hombres. Todos son modos de dominar.

Trabajó con los kosovares en Macedonia. ¿Los refugiados son siempre los mismos?

Hay realidades mejores y peores. Lo de los refugiados kosovares fue muy corto, y era salir a los países de alrededor, Macedonia, Albania, Montenegro… La odisea que están pasando los sirios, o todos los que vienen del Sahel, de Eritrea, de Bangladesh, tardan años en llegar, cuando no se quedan por el camino. Al final partimos de cosas comunes a todos, el conflicto, la destrucción, la muerte y la supervivencia. Dejar la tierra de tus abuelos y tus bisabuelos por salvar tu vida y la de los tuyos. Cuando fui a Georgia, me recordaba mucho España, veía allí lo que tenía que haber sido la salida de los españoles por los Pirineos, la dureza del momento y del mañana. En España no se habla lo suficiente de ellos, quizá para no producir dolor, pero deberíamos pensar en eso para que nunca vuelva a suceder.

Página anterior 1 2 3Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Cristina García Rodero
 
 

3 comentarios

  1. Alberto López yBrun dice:

    Ser fotógrafo no es hacer fotos??!!!!, ….es tener proyectos ???!!!. como un . ingeniero, un arquitecto, un chef? como cualquier ser humano (que tiene proyectos)???!!!!!

    Le respondo a la señora: Ser fotógrafo ES HACER FOTOS. Punto

    Déjese de tonterías !!!

    Con esa lógica ser sepulturero no es sepultar muertos, es hacer fotos!!!

    Y me pregunto; en dónde están los editores? Cómo es posible que -no sólo dejan pasar semejante tontería- la resaltan! Dónde están los diseñadores?

  2. Emerson dice:

    Alberto López. Ni idea tienes.
    Deja de ver las letras e interpreta las palabras, deja de ver fotogramas y ponte a ver cine, deja de saborear guisantes y mezclalos con la comida. Hay fotógrafos que usan su inteligencia para contar historias que están dentro de un proyecto. Hacer fotos apretando un botoncito es simplemente garabatear un lienzo. Tener un proyecto es desarrollar narraciones. De analfabetos visuales está la fotografía llena… bienvenido al club, analfabeto de la fotografía.

  3. msur dice:

    Una nota de los editores: Para escribir un título como “Ser fotógrafo es hacer fotos” no hace falta entrevistar a Cristina García Rodero. Basta con leer el diccionario de la Real Academia.
    La diferencia entre una entrevista con Cristina García Rodero y el diccionario de la Real Academia es que Cristina García Rodero dice cosas que tal vez muchos lectores nunca se habían planteado.
    Luego, si les gusta o si prefieren enfadarse ya es cosa de ellos. En eso, los editores no nos metemos.

 
 

Deja un comentario