«Tenemos una derecha infame y una izquierda imbécil»

Ramón de España

 

La izquierda que defiende desde Madrid “el derecho a decidir”, ¿piensa que Cataluña no es España, o piensa que es tan España que puede ser un buen principio para replantear toda la estructura territorial?

«No veo tanta diferencia entre el PP y lo que queda de Convergencia»

Pero si aspiran a ocupar el poder, me pregunto qué poder van a ocupar, ¿llegar a presidente de lo que queda de un país? Más bien es esa especie de propuesta no sé si ingenua, de creer que todo se puede defender, y ver cierto progresismo donde no lo hay. Y sobre todo está la obsesión de quitarse de en medio a la derecha, que está muy bien, pero hay cosas como la idea de país, que no son estrictamente de izquierda ni de derecha. En Cataluña tengo la impresión de que hemos pasado del régimen franquista al nacionalista, y que las técnicas son las mismas. No veo tanta diferencia entre el PP y lo que queda de Convergencia. Son dos partidos nacionalistas, de derechas, corruptos, uno con su Gürtel y otro con su 3 por ciento, pero su discurso patriotero es el mismo. Cambias la idea de país, el himno y la bandera, y tienes la misma tabarra. Pero hay que creerse que la de estos es la buena. Cuando no saben qué hacer, hablan de Franco, esa especie de ectoplasma que sigue por ahí rondando.

¿Eso explica que hace cuatro años tuvieran que salir escoltados del Parlament, con la turba llamándoles de todo menos bonito a cuenta de los recortes, y hoy estén a la cabeza de esas mismas masas?

Es realmente curioso, la unión del buen burgués y del revolucionario por un supuesto bien mayor. Ellos sabrán lo que hacen, pero me parece que tanto unos como otros han escogido un socio que no tiene nada que ver con ellos. Una vez más, estamos con la cosa del bien mayor, la Patria. Por eso la gente se echa a la calle, porque echa de menos una causa.

Llama la atención que muchos inmigrantes, especialmente de la comunidad islámica, simpatizan con la causa independentista. ¿Usted se lo explica?

«Tenían una norma no escrita de privilegiar la inmigración árabe sobre la sudamericana»

Bueno, es el paso siguiente a los rufianes, a los hijos de andaluces conversos a la causa, para hacerse perdonar no sé qué. El eslabón siguiente de los hijos de inmigrantes que se dedican a sobreactuar en su catalanidad. Pasó en el País Vasco, donde encontrabas infinidad de Aitor Rodríguez e Iñaki Fernández, que eran más abertzales que la hostia. El caso de Rufián me parece sintomático: un tipo que habla un catalán lamentable, pero que es más independentista que nadie. Es lo que antes se llamaba irónicamente el charnego agradecido, ahora hay algo un escalón más, el charnego reivindicativo que le ríe las gracias al señorito. Una actitud un poco a lo tío Tom, ¿no?

¿Tiene el independentismo, entonces, un vivero de votos en la comunidad musulmana?

Esa inmigración ha sido favorecida por el gobierno catalán, cuando estaba Àngel Colom en el departamento este de acogida del inmigrante. Tenían una norma no escrita, y nunca reconocida, de privilegiar a la inmigración árabe sobre la sudamericana, porque los sudamericanos tenían la mala costumbre de seguir hablando español. Al moraco, decían, lo podemos convencer con inversión de hablar catalán. Eso con independencia de que en la comunidad islámica abundan los trepas también, y allí tenemos unos cuantos, que salen en TV3. Es un caso de manipulación al que algunos con ganas de medrar se prestan encantados. Una manera de chupar del bote.

Tiene un libro y una columna titulada Manicomio catalán que invita a recordar aquello de Hamlet, “Parece locura, pero tiene método”, ¿no?

Ese libro funcionó bien porque respondía a esta gente con un arma que hasta entonces no se había usado, que era el humor, la ironía y el sarcasmo. El ninguneo por parte de la prensa del régimen fue absoluto, porque esto es una cosa muy nuestra: a usted no le censuramos, simplemente nos las apañamos para que parezca que usted no existe, y que su libro no se publicó jamás. No espere que le invitemos en TV3, no espere más que el basureo… Esta es la diferencia entre una dictadura y una democracia, Franco te podía meter en el trullo, y estos se las apañan para que parezca que no existes.

Página anterior 1 2 3 4Página siguiente

 
 

Etiquetas

,

Artículos relacionados

Acerca del autor

Alejandro Luque

@atoluque

Periodista y escritor (Cádiz, 1974). Vive en Sevilla.
Tras trabajar en la...

Ramón de España
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario