Libertad de violencia

 

opinion

 

En un debate entre dos personas lamentaba uno de ellos la cultura de la violencia verbal que se difunde en las redes sociales contra cualquiera que tenga una opinión distinta. La segunda person defendía la idea de que los personajes públicos deben asumir este asunto… en el marco de la libertad de expresión.

Vaaaaya. Parece que tenemos una enorme confusión respecto a qué entendemos bajo “libertad de expresión”.

Los insultos y el acoso sexual en la calle no son libertad de expresión

La violencia verbal jamás ha sido libertad de expresión.
La ofensa y el insulto jamás han sido libertad de expresión.
Hacer un llamamiento para matar a alguien jamás ha sido libertad de expresión. Muy a diferencia de lo que creen algunos, que consideran libertad de expresión la instigación al asesinato y a la violencia que difunden algunos jeques.
El acoso sexual en la calle no es libertad de expresión.
Utilizar contra alguien datos de su vida personal no es libertad de expresión.
Tocar el honor de otra persona no es libertad de expresión… por muy grande que sea la diferencia de opinión que tengamos con esa persona.

Todas las personas activas, ya sea en la política, ya sea en las artes, la literatura o las ciencias, necesitan crítica. Porque nadie puede proponer verdades absolutas, y nadie está por encima de la crítica. En palabras sencillas: La crítica tiene el objetivo de hacer avanzar el debate y profundizar en la investigación, de ir alcanzando logros y desarrollar percepciones distintas a las iniciales de ambos bandos.

Pero la crítica tiene una condición: El respeto al otro.

Debemos aprender de nuevo el abecedario de la libertad de expresión y el de la crítica

La crítica puede ser tajante, y será completamente aceptable. Pero una crítica debe siempre y en todos los casos quedarse en los límites de lo objetivo, sin entrar en lo personal. Y debe atenerse a los límites del respeto al derecho de la otra persona a discrepar y no debe nunca lesionar su honor.

No puedes insultar a una persona determinada ni echarle en cara su vida personal, ni instigar a los demás a la violencia contra esta persona, y justificarte con la libertad de expresión.

Por eso debemos aprender de nuevo el abecedario de la libertad de expresión y el abecedario de la crítica, y el del debate fructífero, que nos hace avanzar como individuos y como sociedad. Debemos aprender la diferencia entre la libertad y la canallada. Entre la libertad y la vileza. Entre la libertad y la cobardía.

Recordemos siempre que las grandes mentes debaten las ideas. Las mentes medianas debaten lo que está pasando. Y las mentes limitadas debaten sobre las personas. ¿A cuál de los tres grupos queremos pertenecer?
·

© Sanaa El Aji | Primero publicado en MC-Douliya· 30 Oct 2017 | Traducción del árabe: Ilya U. Topper

¿Te ha interesado esta columna?

Puedes ayudarnos a seguir trabajando

Donación única Quiero ser socia



manos
 
 

Acerca del autor

Sanaa El Aji

@SanaaElAji

Socióloga (Casablanca, 1977). Empieza a trabajar como periodista en el semanario ...

Etiquetas

Artículos relacionados

Libertad de violencia
 
 

0 Comentarios

Sé el primero en dejar un comentario.

 
 

Deja un comentario